Airbus defiende sus posibilidades en Australia, donde los helicópteros Tiger están en el punto de mira.

A principios del mes de julio, el Ministerio de Defensa de Australia lanzó una solicitud formal de propuesta (RFP) para adquirir 29 nuevos helicópteros de ataque “armados, probados, maduros y listos para su uso” para sustituir, como parte del plan “LAND 4503”, a los  22 Tiger ARH adquirido por Canberra a Airbus Helicopters en la década de 2000.

En detalle, el Estado Mayor australiano aspira a tener un primer escuadrón de 12 aeronaves plenamente operativas para 2028. Además de los cinco helicópteros asignados para la formación de las futuras tripulaciones.

La apertura de este procedimiento no fue realmente una sorpresa ya que los Tiger ARH (la versión de reconocimiento armado) ha sido criticada por expertos en varias ocasiones. En particular, han sido criticados por generar costes de mantenimiento excesivos y por mostrar tasas de disponibilidad insatisfactorias. De ahí la recomendación de ponerlos fuera de servicio a partir de 2020, formulada en el Libro Blanco de la Defensa de Australiana publicado en 2016.

De acuerdo con las especificaciones requeridas por Canberra, los futuros helicópteros de combate de Australia deberán ser transportables por vía aérea [en particular en los aviones C-17 Globemaster III], capaces de comunicarse con aviones no tripulados [norma STANAF 4586] y optimizados para operaciones anfibias.

En términos de mercado, se pensó que este procedimiento se reduciría a un duelo entre el Bell AH-1Z “Viper” y el Boeing AH-64E Apache. Pero eso fue sin contar con el deseo de Airbus Helicopters de no perder el mercado australiano.

De hecho, el 30 de agosto, el fabricante con sede en Marignane emitió un comunicado de prensa en el que afirmaba que estaba “totalmente comprometido a mantener al Tiger en servicio” dentro de las fuerzas australianas “más allá de 2025”, es decir, el plazo establecido en el contrato de asistencia técnica recientemente notificado por Canberra.

“Estamos convencidos de que podemos proponer una modernización rentable de la plataforma para llevarla hasta la década de 2040”, argumenta Airbus Helicopters, prometiendo un ahorro de 3.000 millones de dólares australianos en caso de que el Ministerio de Defensa australiano seleccione la versión modernizada del ARH Tiger.

También recuerda Airbús en su comunicado, que 18 de los 22 Tiger ARH fueron montados en Brisbane, Australia y que el coste por hora de vuelo se ha “reducido en más del 30%” en los últimos años.

“En todo el mundo, se han entregado 181helicópteros Tigres: a Australia, Francia, Alemania y España. Desplegado por el ejército francés en Afganistán en 2009, el Tigre sigue demostrando su papel esencial en los teatros de operaciones como un helicóptero de ataque extremadamente versátil, sigiloso y maniobrable”, dice Airbus Helicopters.

En otras palabras, la idea de Airbus es llevar a los Tiger australianos al estándar Mk3, cuyo lanzamiento fue notificado por la OCCAr [Agencia Conjunta de Cooperación de Armamento] en septiembre de 2018.

Por su parte, Boeing está jugando la carta de la interoperabilidad con los socios de las fuerzas australianas, en particular los de la región Asia-Pacífico. “Como operador de helicóptero Apache AH-64E, Australia se uniría a los Estados Unidos y el Reino Unido, así como a sus socios regionales, como Singapur, Japón, Corea del Sur e Indonesia”, señaló Terry Jamison, gerente de ventas internacionales del fabricante estadounidense.

Nota editor: el Eurocopter EC665 es conocido en Alemania y Australia como Tiger, mientras que en Francia y España es llamado Tigre.

Laurent Lagneau

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com