Airbus quiere liderar el programa de aviones de combate franco-alemanes.

En el mes de julio, el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Ángela Merkel sorprendieron a algunos sectores de la industria al anunciar para 2018 una “hoja de ruta” que pueda desarrollar un “sistema de combate aire-aire” franco-alemán que sustituya a las flotas de aviones combate de largo alcance.

Para Alemania, se trata de encontrar un sucesor del Panavia Tornado, que actualmente está en servicio con la Luftwaffe desde 1979 y se espera que pueda alcanzar hasta 2025. Por parte francesa, el reto consiste en sustituir el Mirage 2000D de la Fuerza Aérea para 2030.  Además, este nuevo avión de combate franco-alemán podría, a largo plazo, sustituir al Eurofighter y al Rafale, lo que significa que la Marina francesa también debe tener voz y voto, ya que también necesitará un caza a bordo, siempre y cuando tenga un portaaviones en 2040.

El anuncio de esta iniciativa franco-alemana encierra varias incertidumbres.  Francia ya está comprometida con el Reino Unido para desarrollar el futuro Sistema de Combate Aéreo (SCAF). Este proyecto, que cuenta con una inversión de 2.000 millones de euros, debería conducir a un demostrador de (UCAV) en 2020, que complementará a los aviones de combate “convencionales”. ¿Cuál será su futuro en el marco de la cooperación anunciada por París y Berlin ?.

Al mismo tiempo, habrá que llegar a un acuerdo sobre las necesidades operativas comunes. Lo que parece complicado; para el lado francés, este futuro avión de combate debe poder operar desde un portaaviones y utilizar el misil hipersónico AS4NG como disuasivo nuclear. Limitaciones que las fuerzas alemanas no tienen.

Otra cuestión planteada, y no menos importante, se refiere a la arquitectura industrial de este posible programa franco-alemán. En otras palabras, se tratará de saber quién será el “líder” en este asunto. ¿Dassault Aviation o Airbus?.

En este punto, el grupo europeo no tiene ningún misterio sobre sus intenciones. Asumiendo que exista la voluntad política necesaria, Airbus se propone llevar a cabo una cooperación con sus socios europeos y así dar forma a este aspecto de nuestro futuro europeo común”, escribió Dirk Hoke, CEO de Airbus Defence & Space en un foro publicado por el especialista alemán Griephan Briefe.

Según Hoke, Airbus Defence & Space, cuyas instalaciones se encuentran principalmente en Alemania, debe ser incluso el “líder de un proyecto de esta naturaleza”. 

Además, Hoke dio argumentos para convencer a Berlín de que impulsara este proyecto de aviones de combate. De hecho, el Ministerio de Defensa alemán ha pedido a Lockheed-Martin y Boeing que faciliten información sobre el F-35A y el F / A-18 Super Hornet para sustituir al Panavia Tornado.

Sin embargo, según el CEO de Airbus Defence & Space, la adquisición de aviones de combate de los Estados Unidos “podría debilitar la industria de europea de defensa y hacerla cada vez más dependiente de la tecnología estadounidense”.

“Parece probable que ya exista una solución provisional para la sustitución de las antiguas flotas aéreas. Si se retrasan las decisiones importantes, tal posibilidad podría tomar una dimensión que cuestionaría la economía de todo el proyecto franco-alemán en su conjunto “, explicó Hoke. En resumen, se trata de acelerar el proceso de Dassault Aviation, basándose en las necesidades inmediatas de las fuerzas alemanas.

Hay que decir que al fabricante francés no carece de argumentos. Como su CEO, Eric Trappier, recientemente reiteró en una entrevista con Reuters, Dassault Aviation debe ser “líder natural” en este programa franco-alemán debido a su experiencia en el desarrollo y construcción de aviones de combate.

Sin embargo, Airbus ya ha pensado en cuál podría ser el sucesor del Panavia Tornado. Lo que Dirk Hoke nos recordó: “diferentes plataformas, incluso no tripuladas, estarían interconectadas para que puedan evolucionar juntas y cubrir una amplia gama de misiones”. Lo que la industria europea puede hacer, dijo. Siempre que se tome una decisión rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *