Alemania necesita un ejército más grande y fuerte.

Los equipos de tanques alemanes últimamente han estado practicando con minibuses Volkswagen porque hasta tres de cada cuatro de sus tanques Puma están en el taller de reparación, o más bien, están esperando interminablemente a ser reparados, debido a la burocracia kafkiana. Pedir mochilas, chalecos antibalas, cascos, viseras y todo tipo de equipamiento puede llevar años en el ejército alemán. Cerca de 20.000 plazas libres en el ejército no pueden ser cubiertas porque muy pocos jóvenes quieren alistarse. Los oficiales se quejan de que se están bajando los estándares y de que los nuevos reclutas son “más gordos, más débiles y más tontos”.

Todo esto según Hans-Peter Bartels, defensor del pueblo designado por el parlamento para auditar a las fuerzas armadas del país. Entre sus conclusiones devastadoras de esta semana se encuentra esta simple observación: El ejército de Alemania no podría contribuir adecuadamente a la defensa colectiva de la OTAN, la alianza occidental, si algún miembro fuera atacado.

Los aliados de Alemania, desde Polonia en el este hasta los Estados Unidos en el oeste, conocen y critican esta realidad desde hace mucho tiempo. El presidente Donald Trump puede ser singularmente poco diplomático al respecto, pero sus predecesores que se remontan al menos a George W. Bush también arengaron a Berlín por la misma razón. Han estado diciendo que Alemania debe dejar de ir por libre, escatimando su ejército y eludiendo sus responsabilidades en misiones conjuntas.

El gobierno de la canciller Angela Merkel siempre escuchó educadamente y asintió. En 2014, cuando Rusia estaba invadiendo Crimea, varios altos funcionarios alemanes pronunciaron discursos pidiendo que su país asumiera más responsabilidad internacional. Más tarde ese año, en una cumbre de la OTAN en Gales, Merkel se unió a sus colegas para comprometerse a aumentar el gasto militar al menos al 2% del PIB en una década.

Alemania parece no tener intención de cumplir esa promesa. “Nadie en Berlín está planeando seriamente un ejército del 2%”, dijo Bartels. Es cierto que después de los drásticos recortes en el gasto militar tras el final de la Guerra Fría, Alemania ha empezado a aumentarlo nuevamente desde una cantidad baja. En términos absolutos, presupuestó 43.200 millones de euros (47.600 millones de dólares) el año pasado (aunque no gastó todo eso debido a la burocracia) y 45.100 millones de euros este año. Se insinúa que habrá más subidas por venir. Pero Bartels reconoce que eso ni siquiera llevará al país a su meta declarada de manera tacaña del 1,5% del PIB para 2024.

Alemania no tiene intención de cumplir su promesa de la OTAN

Probablemente ni siquiera cumplirá con su propio objetivo declarado para 2024

Las razones más profundas se encuentran en la cultura alemana de la posguerra. Cuando el piloto de un vuelo comercial en Estados Unidos anunció que un soldado estadounidense se encontraba a bordo del avión, toda la cabina aplaudió espontáneamente. Aproximadamente la atmósfera opuesta existe en Alemania. Durante décadas, después de que Alemania Occidental en 1955 estableciera un nuevo ejército, los soldados a menudo eran escupidos mientras salían en uniforme. Traumatizados por la culpa de haber empezado dos guerras mundiales, los alemanes buscaron una nueva identidad en ser anti-guerra y anti-militares.

Con el tiempo, esa reacción comprensible a su propio pasado se transformó en una presunción más desagradable. Los alemanes modernos no disparan, comercian, se convirtieron en el mantra implícito. En efecto, Alemania subcontrató su defensa, así como las cargas de la vigilancia del orden internacional, a los EE.UU. y, en menor medida, a Francia y al Reino Unido.

Algunos en la élite política de Alemania sabían que esto no era sostenible. En 2010, Horst Koehler, el presidente federal, dijo que Alemania debería participar en más despliegues extranjeros para proteger sus propios intereses nacionales, que incluyen mantener abiertas las rutas comerciales. La respuesta de indignación fue instantánea, generalizada e histérica. Koehler tuvo que renunciar. La mayoría de los políticos concluyeron que pedir un ejército más fuerte es el tercer carril de la política alemana.

No debería serlo. El mundo es un lugar peligroso, y la OTAN se enfrenta a muchos peligros, mientras que un ejército de la Unión Europea sigue siendo un sueño imposible. La mayor amenaza para Europa sigue siendo Rusia. Como han detallado los investigadores del ministerio de defensa sueco, Rusia se ha fortalecido militarmente en la última década, y podría derrotar (o chantajear) a Europa al combinar la guerra híbrida, la superioridad militar convencional y la amenaza de las armas nucleares desplegadas por nuevos tipos de misiles.

Entonces, ¿quién debería presentar ese caso al público alemán? Una posibilidad es la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, que es una candidata bastante desafortunada para suceder a Merkel como canciller. Incluso ha abordado el tema al sugerir un esfuerzo dirigido por los alemanes en Siria en un momento dado y una mayor cooperación con los franceses en la lucha contra los terroristas en África. Pero cada vez que plantea el tema, parece hundirse aún más en las encuestas.

Eso nos deja solo a Merkel. Ya ha declarado que no volverá a presentarse a las elecciones. Pero sigue siendo popular y creíble, después de haber gobernado durante más de 14 años y haber manejado muchas crisis, incluida la agresión de Rusia en Ucrania. Ahora está tratando de mediar en otros conflictos, incluida la guerra civil en Libia. Y le preocupa enormemente de que Estados Unidos bajo Trump se retire de su papel como garante de la paz en Europa. Le quedan menos de dos años en el cargo. Debería usarlos para abrir un debate histórico, instando a los alemanes a pensar de forma diferente sobre su ejército.

Andreas Kluth

Un comentario en “Alemania necesita un ejército más grande y fuerte.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com