Alemania, preocupada por la presencia militar rusa en el Báltico

Alemania está preocupada por la importante presencia militar de Rusia en la región del Báltico y el creciente gasto en defensa de EEUU, según declaró el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel.

“A mí personalmente me parece preocupante que, llevando ciertas discusiones en ambos lados, nos hayamos acercado otra vez al peligro de una nueva carrera de armamentos”, dijo Gabriel tras reunirse en Moscú con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Funcionarios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) están preocupados por el despliegue de misiles balísticos de corto alcance Iskander-M en la provincia rusa de Kaliningrado, enclave ubicado entre Polonia y Lituania.

Los misiles rusos están montados en camiones, son altamente trasladables y tienen un alcance de alrededor de 480 kilómetros, lo que les permite llegar a los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) y buena parte del territorio de Polonia.

A su vez, Rusia está también alarmada por el incremento sin precedentes de la presencia militar de la OTAN cerca de sus fronteras, que incluye el despliegue de batallones multinacionales en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, así como el emplazamiento de armas antimisiles estadounidenses en Europa del Este.

El ministro alemán también declaró que la confrontación de Rusia y Occidente ha alcanzado un nivel crítico impensable y aboga por seguir buscando vías de diálogo que disminuya la situación.

“Hemos llegado a un punto crítico, se puede seguir escalando la situación limitándola solo a su punto de vista o tratar una y otra vez de entender lo que ocurre en el otro lado de la mesa, comprender y aceptar otros intereses aunque no necesariamente coincidan con todos los nuestros”, dijo en una rueda de prensa en Moscú tras reunirse con su homólogo ruso Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia alemana comentó que “existe también una profunda preocupación en Polonia y en los países Bálticos que, por lo visto, se sienten amenazados por Rusia”.

Iskander-M

Funcionarios de la OTAN están preocupados por el despliegue de misiles balísticos de corto alcance Iskander-M en la provincia rusa de Kaliningrado, enclave ubicado entre Polonia y Lituania.

Moscú subrayó en repetidas ocasiones que no amenaza a ningún país, y en cuanto a los misiles Iskander, afirmó que está en pleno derecho de emplazarlos en cualquier punto del territorio ruso.

La confrontación entre Rusia y Occidente se encuentra en un nivel crítico, lo que hace necesario seguir buscando vías para disminuirla, declaró el ministro alemán de Exteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *