Alemania ‘reacia’ a unirse a la misión de vigilancia marítima del Golfo Pérsico liderada por Estados Unidos.

Alemania es “reacia” a unirse a una propuesta de misión de vigilancia marítima liderada por Estados Unidos en el Estrecho de Ormuz, pero consideraría participar en una misión europea, ha dicho esta mañana el gobierno de Berlín.

El gobierno de la canciller Angela Merkel responde así a una solicitud formal propuesta por Estados Unidos la semana pasada “para ayudar a asegurar” la ruta de transporte de petróleo más concurrida del mundo y “combatir la agresión iraní”.

En un momento de tensiones crecientes, Berlín teme que esto podría llevarlo junto a otras potencias a una confrontación militar entre Estados Unidos e Irán.

La portavoz del gobierno, Ulrike Demmer, ha señalado que Alemania continúa apoyando los esfuerzos diplomáticos para aliviar las tensiones que han aumentado considerablemente desde que el presidente estadounidense Donald Trump se retiró del acuerdo nuclear con Irán el año pasado.

“Estados Unidos presentó recientemente su proyecto para una misión de vigilancia marítima en el Golfo Pérsico a varios aliados, entre ellos a Alemania, y solicitando la contribución de presencia naval”, ha dicho Demmer.

“El gobierno alemán es reacio a la propuesta concreta de Estados Unidos y, por lo tanto, no ha ofrecido ninguna contribución, ya que el enfoque general de nuestra política hacia Irán difiere significativamente del enfoque actual de Estados Unidos”.

Berlin busca un enfoque en la “diplomacia y la desescalada” y salvar el acuerdo nuclear, dice Demmer, subrayando que “la participación en una misión dirigida por Estados Unidos y Gran Bretaña podría complicar este problema, aunque por supuesto compartimos el objetivo de la libertad de navegación”.

Sin embargo, la cooperación con la administración Trump es un puente demasiado lejano para algunos en Alemania, incluso para aquellos que piensan que el acoso de Irán a los buques de carga en la región debe detenerse. Eso se debe a la profunda desconfianza arraigada hacia el presidente Donald Trump en general, y los motivos de Washington hacia Irán en particular.

La semana pasada, el Reino Unido ordenó a su armada que escoltara a los barcos con bandera británica en el Estrecho en respuesta a los soldados iraníes que se apoderaron de un buque tanque en la entrada del Golfo.

Alemania se mantiene “en estrecha coordinación con Francia y Gran Bretaña” en cuestiones de seguridad marítima, asegura Demmer, agregando que Berlin creía que la idea de una misión naval europea “merecía ser considerada”.

The Defense Post

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com