Añadir un segundo asiento al avión furtivo ruso Su-57 tiene sentido para controlar los drones de combate.

La agencia estatal de noticias rusa TASS informó el lunes que la United Aircraft Company estaba desarrollando una versión biplaza del caza furtivo bimotor Su-57 (nombre en clave “Felon” para la OTAN) que podría servir como centro de control para hasta cuatro drones de combate furtivos de alta gama Okhotnik-B (“Hunter”) a la vez.

Los militares de defensa rusos declinaron confirmar o negar la afirmación, hecha por una fuente anónima de la industria de defensa. Los informes sobre el trabajo en un Su-57 biplaza no son ni mucho menos nuevos, pero sí lo son los fundamentos del control de los drones. En junio, el viceprimer ministro Yuri Borisov declaró: “El Ministerio de Defensa y la Oficina de Diseño de Sukhoi tienen planes para desarrollar un avión biplaza que impulsará la demanda de exportación de este modelo… y puede crear una demanda adicional”.

Retrocediendo un poco más, se suponía que Sukhoi iba a desarrollar una variante biplaza personalizada del Su-57 llamada FGFA para su producción bajo licencia en la India, pero Nueva Delhi se retiró en 2018 debido a la falta de progreso. Cualquier trabajo que se haya realizado en el FGFA puede ayudar a acelerar el nuevo concepto de biplaza.

Un piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (L) y un oficial del sistema de armas vigilan la cabina de su F-15E Strike Eagle mientras el jet se prepara para el despegue en la Base de la Fuerza Aérea Nellis.

Los cazas biplaza como el F-15E y el Rafale-B son inevitablemente un poco más pesados y menos ágiles, pero son preferidos para fines de entrenamiento porque un instructor puede sentarse en el asiento trasero y tomar el control si es necesario. Como dijo un funcionario de defensa ruso a Interfax en diciembre de 2020 “Este [Su-57 biplaza] puede ser demandado en el entrenamiento del personal de vuelo para rebajar el estrés psicológico de los pilotos inexpertos, y también para realizar largos vuelos sobre terrenos sin accidentes”.

Además, en combate, un oficial de sistemas de armas (WSO) en el asiento trasero puede manejar los sensores, las armas guiadas y las cargas útiles más exóticas, como los sistemas de guerra electrónica y los enlaces de mando de los drones, de forma más eficaz, mientras el piloto se centra en el vuelo.

Sin embargo, hasta el momento no hay ningún caza furtivo biplaza porque estirar un avión furtivo manteniendo una geometría observable por el radar es más difícil y costoso de lo que sería para un caza convencional. Por lo tanto, habrá que ser muy fino para remodelar el Su-57 sin comprometer sus características furtivas.

Un Su-57B biplaza podría convertirse en el primer caza furtivo biplaza en servicio, aunque hay rumores de que China está desarrollando también una versión biplaza de su caza furtivo Chengdu J-20.

El papel del Su-57 trabajando en tándem con el dron furtivo Okhotnik-B también se ha pronosticado durante varios años. Apenas un mes después de que el dron realizara su primer combate en agosto de 2019, se probó en modo autónomo volando en formación con un caza Su-57 monoplaza.

El énfasis en el control de los drones armados también refleja la rapidez con la que Rusia está intentando integrar los drones de combate en el servicio, después de haberse quedado atrás durante años en ese ámbito, y sus primeros drones armados se entregarán a las unidades operativas en 2022.

El control de drones se está convirtiendo en una característica estándar en los conceptos de cazas de nueva generación como el Tempest del Reino Unido, el FCAS franco-alemán y los dos programas NGAD de Estados Unidos.

Pero ¿cómo puede un piloto de un caza monoplaza supervisar adecuadamente a los drones al tiempo que maneja su propia aeronave? Probablemente lo que se necesita es una inteligencia artificial robusta que pueda interpretar amplia pero fielmente las instrucciones sencillas de dicho piloto, al tiempo que reacciona de forma autónoma a las situaciones de combate que se desarrollan rápidamente. En otras palabras, un robot que ayude a controlar otros robots.

Contar con un WSO en el asiento trasero podría mejorar drásticamente la viabilidad de un Su-57 como controlador de drones sin necesidad de una interfaz hombre-máquina de última generación.

Felon y Hunter: ¿una pareja de poder sigilosa?

El Su-57 ha recorrido un largo y rocoso camino antes de entrar en servicio en 2020. A mediados de la década de 2020, Moscú redujo su pedido a sólo doce aviones, y el primer modelo de producción del Su-57 se estrelló debido a un fallo en el sistema de control de vuelo justo antes de su entrega al ejército. Además, el Felon todavía se está conformando con motores provisionales, ya que el modelo final deseado aún no ha entrado en producción.

Un caza a reacción Sukhoi Su-57 de quinta generación realiza un vuelo en el Salón Internacional de Aviación y Espacio MAKS 2019, en la ciudad de Zhukovsky.

Sin embargo, la producción en serie del caza bimotor está por fin, aunque lentamente, en marcha, con cuatro Su-57 que se espera que se entreguen en 2021 para cumplir con el pedido actual de 76 aviones de producción para 2028. En comparación con el avión furtivo estadounidense F-35 Lightning, el Felon es significativamente más ágil, pero parece tener una sección transversal de radar mucho mayor, especialmente desde el aspecto lateral y trasero. En general, es más adecuado para la penetración superficial que profunda del espacio aéreo hostil, y para los enfrentamientos aire-aire de menor alcance.

El Sukhoi S-70 Okhotnik-B, por su parte, es un gran dron furtivo de ala volante con un radio de combate de unos 3.000 kilómetros que lleva hasta dos toneladas de armas de ataque de superficie y aire-aire. Sukhoi comenzó las pruebas de vuelo de dos prototipos del S-70 a partir de 2019, y su entrada en servicio está supuestamente prevista para 2024. Sin embargo, sigue habiendo incertidumbre sobre hasta qué punto el modelo de producción S-70 rectificará las características no observables de los motores de los prototipos.

Un vehículo aéreo de combate no tripulado pesado Sukhoi S-70 Okhotnik después del primer vuelo conjunto con un caza a reacción Sukhoi Su-57.

Un Su-57 podría servir como centro de mando y control para varios S-70, ampliando el conocimiento de la situación del piloto y las opciones de exploración o ataque desde múltiples ángulos simultáneamente. El controlador podría asignar a los drones tareas de combate más arriesgadas, como el lanzamiento de armas o el uso de radares activos para buscar cazas enemigos, asegurándose de que los sensores y las armas hostiles detecten y ataquen a los drones en lugar de que el Su-57 tripulado dirija sus actividades.

Pero a diferencia de los drones “Loyal Wingman” ultra baratos, como el XQ-58 Valkyrie, el Okhotnik es decididamente grande, caro y no fungible, por lo que podría emplearse de forma menos sacrificada.

Hay que tener en cuenta que, aunque el Okhotnik podría estar preprogramado para realizar misiones de forma autónoma, podría ser deseable disponer de una plataforma que pudiera penetrar sigilosamente en el espacio aéreo enemigo junto a los S-70 y mantener un enlace de mando de corto alcance que permitiera un empleo más flexible del dron y la transmisión de sus datos de vigilancia en caso de que su enlace de comunicaciones por satélite se viera comprometido.

El constructor de drones Kronshtadt también propone un dron más tradicional de bajo coste del tipo Loyal Wingman, llamado Grom, aunque tiene el inconveniente de que su radio de combate es mucho más limitado, de unos 650 kilómetros.

Enfoque en la exportación

Sin duda, el Su-57 biplaza sigue orientado a los clientes de exportación, ya que las fuerzas aéreas más pequeñas suelen preferir cazas que puedan cumplir una doble función como entrenadores. Según Defense World, el Su-57E costará probablemente unos 100 millones de dólares.

El principal vendedor de armas de Rusia afirma que cinco países del sudeste asiático han preguntado por la compra de Su-57. Entre ellos se encuentran Indonesia, Malasia, Myanmar y Vietnam, todos ellos operadores de cazas rusos. Más allá, Argelia e incluso Turquía han expresado su interés por el avión furtivo.

El presidente ruso Vladimir Putin (izq.) Y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan inspeccionan un Avión de combate Sukhoi Su-57 de quinta generación durante la ceremonia de apertura del Salón Internacional de Aviación y Espacio MAKS 2019 en Zhukovsky, en las afueras de Moscú, el 27 de agosto de 2019.

Sin embargo, una segunda oportunidad de venta a la India podría ser el premio final, ya que Nueva Delhi podría verse tentada a comprar un Su-57 biplaza completamente desarrollado, siempre que fuera compatible con las armas indias.

Sin embargo, estas perspectivas siguen siendo inciertas debido a la incertidumbre sobre cómo la India equilibrará sus relaciones con Washington y Moscú, y a los muchos años que faltan para que haya disponibles modelos de Su-57 para la exportación, por no hablar de los biplaza. Para entonces, Ankara y Nueva Delhi podrían preferir gastar dinero en programas nacionales de cazas furtivos.

Además, el Su-57E podría tener que competir con el caza furtivo ligero monomotor Checkmate de Sukhoi, más barato y orientado a la exportación, construido con muchos sistemas del Su-57, aunque el desarrollo completo del Checkmate tampoco está garantizado.

Dadas las declaraciones públicas concertadas y los argumentos convincentes, un Su-57 de dos plazas parece claramente posible. Sin embargo, su desarrollo más allá de la fase de prototipo no debe darse por sentado debido a que las limitaciones financieras y de la base industrial han provocado enormes retrasos y han reducido drásticamente las adquisiciones de muchos programas de defensa rusos de gran envergadura que se están llevando a cabo en la década de 2020.

Sebastien Roblin

2 thoughts on “Añadir un segundo asiento al avión furtivo ruso Su-57 tiene sentido para controlar los drones de combate.

  • el 4 agosto, 2021 a las 12:32
    Permalink

    Siempre me ha sorprendido que un helicóptero de ataque lleve un piloto y un especialista en armas y comunicaciones, mientras que en un avión un solo hombre se basta para manejarlo todo. No debe ser fácil. La verdad es que admiro la capacidad de los pilotos para procesar todos los datos que les llegan y tomar la decisión adecuada.

    Efectivamente, me pregunto si con el aumento de la complejidad, por mucho que el software fusione sensores, será suficiente con solamente el piloto.

    Respuesta
    • el 5 agosto, 2021 a las 03:16
      Permalink

      En el combate AA las ventanas de fuego son todavía mas cortas que en AS. Muchos caza bombarderos llevan copiloto, donde los cazas se superioridad aérea no. Requiere de una improvisación mezclada con anticipación que es difícil sino imposible de coordinar, al menos con los cañones. Los cazas en la actualidad son demasiado rápidos y maniobrables para eso.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.