Análisis: Izumo y Kaga, portaaviones en todo, menos en el nombre.

El emergente plan real de Tokio para su par de destructores de helicópteros de la clase Izumo fue siempre, para los observadores navales, una cuestión de tiempo. Con sus 248 metros de eslora, sus amplias cubiertas de vuelo y sus grandes hangares, el JDS Izumo (DDH-183) y su hermano gemelo el JDS Kaga (DDH-184) son los buques más grandes de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón (JMSDF, por sus siglas en inglés), y portaaviones en todos los sentidos, menos en el nombre.

A finales de 2018, Tokio confirmó que las dos naves, cuya dotación oficial eran apenas nueve helicópteros, serían modificadas para operar el Lockheed Martin F-35B, la variante de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) de la familia F-35. El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos ya opera el F-35B desde barcos de asalto anfibios, y el Reino Unido lo hará desde sus nuevas plataformas, el HMS Queen Elizabeth y el Príncipe de Gales de la Royal Navy. Tokio planea adquirir alrededor de 40 F-35B, completando una flota de más de 105 F-35A que serán operados por la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón (JASDS). 

El DDH-183 JDS Izumo

Con carga completa, los barcos de la clase Izumo desplazan 27.000 toneladas, lo que se compara con las 22.000 toneladas de la antigua clase Invencible de la Royal Navy. Según se informa, los buques llevarán aproximadamente 10 F-35B además de helicópteros y, posiblemente, el Bell Boeing V-22 Osprey, que Japón también está comprando. La cubierta tiene dos grandes ascensores que conducen a su espaciosa cubierta del hangar. Dicho esto, la constitución pacifista de Tokio impide la adquisición de portaaviones, lo que da lugar a la gimnasia lingüística necesaria para la designación de “destructor de helicópteros” sin llamarlos portaaviones.

Malcolm Davis, analista de defensa del Australian Strategic Policy Institute, considera que existe una sólida justificación para dotar de una capacidad integrada de ala fija de las JMSDF. Señala la complicada geografía de Japón y los desafíos “multieje” que tiene de China, Corea del Norte y Rusia.

“La proyección de poder dentro de este espacio marítimo es esencial para el JMSDF / JASDF. Ciertamente, pueden confiar en el poder aéreo terrestre, pero la capacidad de combate aéreo naval tiene una oportunidad y flexibilidad operativa dentro y alrededor de las islas Senkaku en el extremo occidental de Japón, o incluso en las Ryukyu, el archipiélago más meridional, que carecerían de apoyo aéreo desde tierra”.

La cristalización de los planes de los buques de Tokio se produce en medio de una creciente inquietud por el aumento del poderío militar de China, que está desarrollando una poderosa armada de aguas azules. Pekín ya tiene un único portaaviones operativo, el Liaoning de 60.000 toneladas, en el que opera el caza Chengdu J-15, una copia china del Sukhoi Su-33 ruso. Pekín, aprovechando su vasta capacidad de construcción de barcos civiles, también está desplegando nuevos destructores, cruceros y submarinos, además de su creciente arsenal de misiles y aviones terrestres.

Además de los atributos principales del F-35, como el sigilo y los sensores, los aviones japoneses tendrán una potente capacidad antiaérea en forma de misil de ataque conjunto Kongsberg (JSM), aunque el arma es demasiado grande para que el F-35B la pueda transportar internamente. A pesar de la promesa de operaciones de portaaviones de ala fija, llevar al mar complicados aviones de combate de quinta generación,  no es un asunto fácil.

El DDH- 184 JDS Kaga

Trabajo de modificación

“Puede haber problemas por tener que proporcionar instalaciones adicionales para talleres, rediseñar las consolas de armas y, en particular, proporcionar todo el apoyo necesario para la considerable capacidad de vigilancia y reconocimiento del F-35B”, dice Childs. “También habrá que añadir más resistencia al calor de las toberas de los F-35B en la cubierta de vuelo. Es posible que los japoneses también tengan que decidir si quieren o no equipar la clase de Izumo con una rampa de salto de esquí como los buques británicos, pero a diferencia de los CATOBAR estadounidenses”.

En cierto sentido, la incorporación del poder aéreo de ala fija por parte de las JMSDF da un giro completo a la historia, ya que la antigua Armada Imperial Japonesa fue pionera en el poder aéreo naval. Utilizó portaaviones con efectos devastadores en la Segunda Guerra Mundial, incluido el ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

Mientras que Tokio no parece tener planes para una gran flota de aguas azules, Davis piensa que Tokio podría algún día considerar una mayor capacidad de transporte, incluyendo un buque convencional con catapultas capaces  de lanzar los F-35C.

Flightglobal.com

Un comentario en “Análisis: Izumo y Kaga, portaaviones en todo, menos en el nombre.

  • el 29 abril, 2019 a las 02:49
    Permalink

    Excelente analisis proactivo, gracias y cordial saludo.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com