Arabia Saudita firma un acuerdo de construcción de buques de guerra con el Grupo Naval de Francia.

Arabia Saudita firmó ayer domingo un acuerdo preliminar con el Grupo Naval de Francia para construir buques de guerra en el reino, como parte de sus esfuerzos por  desarrollar las capacidades de fabricación nacionales.

Las Industrias Militares de Arabia Saudita (SAMI), la compañía de defensa estatal del reino, hizo el anuncio en la exposición militar IDEX en Abu Dhabi, un evento de exhibición para el aliado cercano de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos.

En el memorando del acuerdo (MoA), SAMI tendrá una participación mayoritaria en la futura empresa conjunta (51%), mientras que el Grupo Naval tendrá el 49% restante.

Arabia Saudita, que está entre los cinco países que más gastan en defensa en el mundo, ha estado librando una costosa guerra en Yemen desde 2015 en apoyo del gobierno internacionalmente reconocido contra el movimiento armado Houthi.

El último acuerdo incluye la construcción de buques de guerra, fragatas, corbetas y artículos navales relacionados en Arabia Saudita a través de una empresa de propiedad mayoritaria de SAMI con la firma francesa, declaró a la prensa el presidente ejecutivo de SAMI, Andreas Schwer.

“A través del diseño, la construcción y las actividades de mantenimiento, la empresa conjunta contribuirá significativamente a mejorar aún más las capacidades y la preparación de las Fuerzas Navales de Arabia Saudita”, afirmó.

Arabia Saudita creó el SAMI en 2017 para desarrollar las capacidades de fabricación con el objetivo de producir la mitad del equipo militar necesario en el país para 2030.

El Grupo Naval es un líder europeo en la industria de la defensa naval. Como empresa internacional de alta tecnología, Naval Group utiliza su extraordinario know-how, sus recursos industriales únicos y su capacidad para organizar alianzas estratégicas innovadoras para satisfacer los requisitos de sus clientes. El grupo diseña y construye submarinos y buques de superficie. 

La localización de las necesidades militares de Arabia Saudita es parte de los esfuerzos dirigidos por el príncipe heredero Mohammed bin Salman para diversificar la economía basada en el petróleo.

Los vecinos de UAE (Emiratos Árabes Unidos) han invertido fuertemente en el desarrollo de sus propias capacidades de fabricación y tienen contratos militares y civiles con varias empresas extranjeras.

SAMI firmó el sábado un acuerdo con el fondo estatal Mubadala de Abu Dabi, para co-invertir en fabricación, mantenimiento e ingeniería.

Los acuerdos militares con Arabia Saudita han sido objeto de un renovado escrutinio desde el asesinato en octubre del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul.

Alemania detuvo las exportaciones de armas a Arabia Saudita alegando la incertidumbre que rodeaba el asesinato.

El presidente del Grupo Paramount, Ivor Ichikowitz, dijo a Reuters que había creado una “gran oportunidad” para aquellos fuera de Europa, como su firma de defensa sudafricana.

Paramount ha mantenido conversaciones con el gobierno de Arabia Saudita para establecer instalaciones de producción en el reino.

El Senado de Estados Unidos, en un gesto en gran medida simbólico, votó en diciembre para poner fin al apoyo militar a la guerra en Yemen y culpar al príncipe heredero saudita por el asesinato de Khashoggi. Arabia Saudita ha mantenido la negativa de que su príncipe heredero estuviera involucrado.

Stanley Carbalho

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com