Así será el primer portaaviones de Corea del Sur.

El primer portaaviones de la marina surcoreana se parecerá mucho a los barcos de asalto de clase América de la marina estadounidense, según el Ministerio de Defensa en Seúl.

El nuevo plan de defensa de cinco años del gobierno surcoreano incluye una versión del llamado “LPH-II” de techo plano.

El buque, una variante del portahelicópteros clase Dokdo, tiene una cubierta rectangular, dos ascensores, una larga isla con dos embudos de escape y mástiles parcialmente cerrados que podrían ayudar a reducir su firma de radar.

Las autoridades de Seúl especificaron previamente que la LPH-II desplazaría alrededor de 30.000 toneladas, lo que la hace dos veces más grande por tonelaje de lo que es un Dokdo y ligeramente más pequeña que el América y su hermano Trípoli.

Los grandes embudos gemelos apuntan a un gran aumento de la potencia del motor del LPH-II en relación con los dos Dokdos con su propulsión diésel de 32.000 caballos de fuerza.

Cabe destacar que el portaaviones surcoreano carece de catapultas y de rampa de proa, lo que significa que sus aviones de salto F-35B sólo pueden despegar con un balanceo de despegue plano y sin asistencia. Este método de lanzamiento tiene implicaciones para la carga útil de los cazas y, por lo tanto, para su alcance.

En julio, Seúl anunció que comprará al menos 20 cazas sigilosos F-35B de aterrizaje vertical. Con 20 aviones de salto, la fuerza aérea surcoreana probablemente podría embarcar en el LPH-II un ala de una docena de aviones más o menos. El resto estaría en mantenimiento o ocupado con el entrenamiento.

Clase Dokdo.

Eso es coherente con las capacidades de la clase América, que son variantes optimizadas para la aviación de los buques de asalto básicos de la clase Wasp. Mientras que los Wasp (Avispa) combinan las capacidades de la aviación con una cubierta de pozo inundable para las lanchas de desembarco, los América cambian la cubierta de pozo por combustible adicional y almacenamiento de armas.

El resultado es que el Wasp normalmente embarca sólo cinco aviones de salto, más en caso de emergencia. Pero un América puede acomodar fácilmente una docena o más cazas. Veinte en un apuro.

El LPH-II también carece de una cubierta de pozo.

El nuevo avión de techo plano de Corea del Sur podría encajar en la estrategia existente del país para defenderse contra, y finalmente retroceder, una invasión norcoreana. Bajo la planificación actual, los marines de EE.UU. y Corea del Sur aterrizarían detrás de las fuerzas norcoreanas para abrir un segundo frente. La LPH-II podría proporcionar cobertura aérea para la fuerza de aterrizaje.

Pero Seúl también tiene la ambición de competir con China y Japón por la influencia en el Pacífico occidental. Un portaaviones podría funcionar como el buque insignia de una marina de aguas azules con alcance regional.

No está claro cuánto podría costar el proyecto LPH-II. Vale la pena señalar que un Dokdo cuesta alrededor de 300 millones de dólares. El precio de la etiqueta de LPH-II podría ser el doble. La plataforma podría entrar en servicio ya en el 2026.

David Axe

2 thoughts on “Así será el primer portaaviones de Corea del Sur.

  • el 15 agosto, 2020 a las 04:48
    Permalink

    Hace un tiempo que se viene discutiendo en Corea del Sur acerca de su futuro portaaviones, y este diseño es el que hoy por hoy el país está en condiciones económicas y técnicas de construir. Constituye una evolución de la clase Dokdo (LPH), en especial de la segunda unidad (Marado). Posee numerosas diferencias con las anteriores, más allá de sus dimensiones ampliadas y un grupo motor más poderoso. En realidad se acerca mucho conceptualmente a las dos primeras unidades de la clase América (LHA) estadounidense. Al igual que sus congéneres se trataría de un buque anfibio al que se le ha clausurado el dique para operaciones anfibias y en su lugar se han ampliado las instalaciones aeronáuticas (hangares, cisternas de combustible, pañoles de armamentos, talleres de mantenimiento, etc.). Es decir que se trataría de un verdadero portaaviones ligero (denominado LPX-II ), aún cuando algunos informes sugieren que aún podría desarrollar algunas funciones anfibias.

    Respuesta
  • el 15 agosto, 2020 a las 04:57
    Permalink

    Corea del Sur, al igual que Japón con su clase Izumo, equipará esta unidad con aviones F-35B, pero no está claro si será dotado o no con rampa ski-jump al estilo del BPE español, que permitiría a estos aviones incrementar su relación de carga armas/combustible al momento del despegue. Es curioso que tanto la clase América (y antes la clase Wasp) como la clase Izumo, prescinden de su uso. No está confirmada la cantidad de buques que comprendería la clase, especulándose con una segunda unidad similar, o bien un portaaviones más grande aún, del Tipo CATOBAR. Con respecto a este último, se han considerado dos proyectos: uno más ambicioso, de 71.400 t de desplazamiento, 298 m de eslora y 40 aeronaves; y otro menor, de 41.500 t, 239 m y 20 aeronaves.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.