Australia busca una alternativa a sus costosos nuevos submarinos de diseño francés.

El plan para introducir doce submarinos nuevos y muy avanzados de la clase Attack se está enfrentando a críticas políticas y financieras.

Los planes de Australia para introducir 12 nuevos submarinos avanzados de clase “Attack” pueden haber tenido un nuevo inconveniente. El enorme coste de los submarinos convencionales de diseño francés, que probablemente contarán con propulsión independiente del aire (AIP) y otras tecnologías avanzadas, hace que las autoridades estén examinando la posibilidad de sustituir los seis barcos existentes de la Real Armada Australiana de clase Collins por una versión actualizada de este mismo diseño.

El Australian Financial Review informó recientemente que el Gobierno australiano está considerando la posibilidad de rescindir el contrato actual con el Grupo Naval de constructores navales franceses. Ese conglomerado, conocido antes como DCNS, ganó el programa de reemplazo de los submarinos clase Collins, también conocido como SEA1000, en 2016 con su diseño Shortfin Barracuda Block 1A. Posteriormente denominados clase de Attack, estos submarinos entrarán en servicio a principios de la década de 2030 y contarán con una importante proporción de sistemas instalados de fabricación estadounidense, incluyendo una versión del sistema de control de carga útil de submarinos AN/BYG-1.

Un concepto artístico del nuevo submarino de la clase Attack para la Royal Australian Navy.

Según se informa, el Primer Ministro Scott Morrison está cada vez más descontento con la forma en que se ha llevado hasta ahora el programa de clase Ataque, con “explosiones de costes y plazos incumplidos” que han provocado aparentes tensiones entre el Departamento de Defensa australiano y el Grupo Naval, según el Australian Financial Review. El proyecto está ahora valorado en unos 69.000 millones de dólares. En 2016, cuando el Grupo Naval fue seleccionado, se esperaba que el coste del programa fuera de unos 40.000 millones de dólares. Estas preocupaciones parecen haber aumentado en cuanto a las conversaciones sobre el tema entre Morrison y el presidente francés Emmanuel Macron. El gobierno francés tiene una participación de control en el Grupo Naval.

“No creo que esté garantizado que el submarino [francés] se construya”, dijo una fuente anónima a la Australian Financial Review. “El Grupo Naval sigue teniendo el trabajo de diseño y la propiedad intelectual en Francia y la Commonwealth está molesta”.

También hay preocupación por la participación de la industria australiana en general, o la falta de ella. Los 12 submarinos se construirán en el astillero naval de Osborne, en Australia Meridional. En virtud de un Acuerdo de Asociación Estratégica, se suponía que el 60 por ciento de todo el trabajo del programa, por coste, se invertiría en proveedores locales. Sin embargo, el compromiso de ambos, el departamento de defensa y el Grupo Naval, no cumplió con su plazo a finales del año pasado mientras las negociaciones continuaban.

“Si el Departamento de Defensa y el Grupo Naval no pueden llegar a una modificación satisfactoria del contrato de manera oportuna para algo a lo que la empresa se comprometió públicamente y que supuestamente está sujeto a la supervisión ministerial, entonces qué confianza puede tener la industria australiana, en particular las pequeñas y medianas empresas, en que podrán competir de manera justa y equitativa por un trabajo significativo en este programa”, dijo Brent Clark, Director Ejecutivo de Australian Industry & Defence Network, al Australian Financial Review.

Estos no son los primeros problemas con los que se ha topado el programa. El contrato original y la forma en que el Gobierno de Australia manejó las negociaciones posteriores con el Grupo Naval, anteriormente generó una controversia importante y ha sido amenazado en el pasado con una investigación formal.

Como alternativa a la clase Attack (Ataque), el gobierno australiano está considerando ahora, aparentemente, la posibilidad de que el Grupo Naval de Australia -una filial local del diseñador francés- construya una nueva clase de submarinos que se basaría en el antiguo diseño de la clase Collins, cuya primera unidad entró en servicio en 1996. Liberar el proyecto de algunos de los controles de la empresa matriz francesa podría ayudar a reducir los costes y, por lo demás, aumentar la transparencia del proyecto, que supone uno de los mayores contratos internacionales de defensa de la historia reciente. Sin embargo, no está claro cómo se compararía el diseño alternativo con la clase de Ataque, y qué compromisos habría que hacer en términos de capacidades y rendimiento.

Submarinos clase Collins HMAS Collins , HMAS Farncomb , HMAS Dechaineux y HMAS Sheean frente a la costa de Australia Occidental.

Hasta ahora, el programa de la clase Ataque ha llegado a la fase de diseño detallado, en la que se perfeccionará el diseño ganador del Bloque 1A del Barracuda Shortfin y se elaborarán los planos y especificaciones de la versión australiana. La Revista Financiera Australiana dice que, aunque se esperaba que esta fase costara 1.900 millones de dólares, se cree que ahora ha aumentado a 2.300 millones de dólares, lo que contribuye a las actuales preocupaciones sobre la viabilidad general del proyecto.

Si Australia recurriera ahora a un diseño evolucionado de la clase Collins -conocido oficiosamente como el “Hijo de Collins”- reavivaría su relación con la empresa sueca Kockums, cuya empresa matriz Saab posee ahora los derechos de diseño del submarino. Por su parte, Saab/Kockums no estaba entre las empresas que participaron en la licitación final para el reemplazo de la clase Collins, pero tienen mucha experiencia en la construcción de submarinos convencionales avanzados, incluida la tan mencionada clase Gotland. Este diseño, que también cuenta con un sistema de propulsión independiente del aire (AIP), fue construido para la Armada sueca y una unidad fue arrendada por la Marina de los EE.UU. a mediados de la década de 2000 como un agresor dedicado.

La idea del “Hijo de Collins” no es nueva. En 2015, antes de reducir el programa de reemplazo de la clase Collins a tres contendientes, el Departamento de Defensa australiano rechazó un diseño revisado de la clase Collins con el argumento de que no valía la pena el coste y el riesgo que implicaba. Además, según el Instituto Australiano de Política Estratégica, se consideró que la empresa Kockums “no estaba a la altura del trabajo ya que no había construido un submarino durante muchos años”.

Ahora, sin embargo, el Australian Financial Review dice que la Ministra de Defensa australiana Linda Reynolds no ha negado la posibilidad de comenzar a hablar con Saab sobre una posible alternativa a la clase Ataque. “Como diseñador original del submarino de clase Collins, Saab Kockums tiene una relación continua con [la Corporación Australiana de Submarinos] que apoya el programa de extensión de la vida útil del submarino de clase Collins”, declaró.

Uno de los submarinos de la clase Gotland de la Armada sueca .

Kockums también sigue participando en el programa de submarinos de la Real Armada Australiana, prestando apoyo continuo a un programa de prolongación de vida útil que tiene por objeto mantener viables los barcos originales de la clase Collins hasta que sus sucesores previstos estén en servicio. Por lo tanto, ya existe una relación entre las dos empresas que podría ofrecer una alternativa a la clase Attack.

También puede haber otros clientes en el mercado para un diseño Collins tan evolucionado. Saab está actualmente en carrera para suministrar a los Países Bajos una nueva clase de submarino y ese país tiene requisitos muy similares a los australianos. Si tanto Australia como los Países Bajos optaran por este diseño “Hijo de Collins”, ambos podrían beneficiarse de las economías de escala resultantes.

Los submarinos de la clase Walrus de la Marina Real de los Países Bajos deben ser reemplazados alrededor de 2025. Naval Group, Saab y ThyssenKrupp Marine Systems están en la carrera para proporcionar sucesores.

La Real Armada Australiana necesita urgentemente un submarino avanzado para garantizar la seguridad de sus líneas estratégicas de comunicación marítima en una región indopacífica en la que no faltan los posibles puntos de inflamación y asfixia. A medida que Australia invierta en sus fuerzas armadas para mantener una ventaja cualitativa y cuantitativa sobre sus rivales regionales, se espera que su flota de submarinos lleve a cabo misiones como la de patrullar el Mar de China Meridional, donde una Armada del Ejército de Liberación Popular en rápido crecimiento se muestra cada vez más enérgica tanto sobre como bajo el agua.

El coste total del programa de sustitución de la clase Collins siempre ha sido muy elevado, pero el total incluye la investigación y el desarrollo, la integración de los sistemas de combate, el establecimiento de la producción autóctona y la infraestructura de apoyo, lo que significa que un precio de 8.000 millones de dólares por casco no es estrictamente exacto. Sin embargo, eso no significa necesariamente que Australia haya tomado la decisión correcta para empezar.

En 2016, cuando el Grupo Naval ganó el contrato, Tyler Rogoway, editor de The War Zone, comentó:

“La verdad es que los submarinos diesel-eléctricos con capacidad avanzada de AIP se pueden tener por alrededor de 500 a 700 millones de dólares por barco si se compran directamente a un fabricante como el alemán Thyssen Krupp. Incluso los submarinos altamente modificados de la clase Dolphin II de Israel cuestan alrededor de 500 millones de dólares cada uno. Pero el Shortfin Barracuda es un barco mucho más grande que el Dolphin II y está lleno de capacidad de combate y características adicionales. Lo más importante es que terminará siendo un diseño relativamente nuevo construido en un país completamente diferente a su origen. También contará con sistemas de combate americanos”.

El tamaño de la clase Ataque ciertamente contribuye a su coste. Sin embargo, la Marina Real Australiana está familiarizada con la operación de submarinos más grandes. La clase Collins actual tiene un desplazamiento de casi 3.500 toneladas, mientras que la clase Attack está planeada para tener un desplazamiento de más de 4.000 toneladas. Aunque las especificaciones exactas aún no están disponibles, los submarinos de diseño francés tendrán alrededor de 90 metros de eslora, en comparación con los 77,5 metros de la clase Collins. Por otro lado, el submarino alemán rival, el Tipo 216, que perdió en la licitación del SEA1000, habría costado la mitad, pero habría sido comparable en tamaño a la clase Attack.

En este momento, muchos de los detalles de la clase Attack están aún por confirmar. Sin embargo, podemos estar seguros de que se adaptarán a las operaciones a largo plazo, con la capacidad de moverse a altas velocidades cuando sea necesario. La naturaleza exacta de la tecnología de propulsión que se utilizará no está clara, pero ha habido rumores de que los submarinos podrían utilizar sistemas franceses de pilas de combustible. Ya se está considerando la posibilidad de utilizar una nueva tecnología de baterías que podría ofrecer un rendimiento significativamente mejor y que podría sustituir a las baterías tradicionales de plomo-ácido, de la misma manera que el Japón ha optado por las baterías de iones de litio en su última clase de submarinos.

Otra vista del submarino planeado de la clase Attack.

En última instancia, Australia exigió un submarino que se acercara lo más posible a un diseño de propulsión nuclear en cuanto a capacidades, pero con propulsión convencional. Así que, en cierto modo, la elección más lógica fue el Shortfin Barracuda Block 1A, basado en una versión reducida del diseño del Barracuda de propulsión nuclear que ahora está entrando en el servicio de la Marina francesa. Esa decisión debería dar como resultado un submarino que cumpla fácilmente con los requisitos australianos, pero que viene con un alto precio que parece desproporcionado. Francia, por ejemplo, está pagando 10.200 millones de dólares por sus seis Barracudas, lo que, incluso teniendo en cuenta las subvenciones, parece estar en una categoría diferente a la del programa australiano de 69.000 millones de dólares. La incorporación de sistemas fabricados en Estados Unidos en los submarinos australianos también puede añadir costes y complejidad a los submarinos australianos.

Queda por ver si el Gobierno australiano está dispuesto a cargar con los gastos de sus submarinos de diseño francés altamente avanzados o si estará dispuesto a cambiarlos por una opción más barata.

Thomas Newdick

22 thoughts on “Australia busca una alternativa a sus costosos nuevos submarinos de diseño francés.

  • el 20 enero, 2021 a las 16:09
    Permalink

    Y puede ser también una estrategia para abaratar costes. ,Bonito y barato, los hay.. Pero eso ya lo sabían, no? Y los Collins donde se fabricaron?. Porque si es que hay que acudir al auxilio economico de alguien por motivos políticos tampoco es nuevo. Una cosa es cierta nuevas ” novias” va a tener.

    Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 16:09
    Permalink

    … y un intento de transferencia tecnológica con los S80 a “precio de coste”??

    Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 16:51
    Permalink

    Vaya cacao. O el cacao es del artículo o de los australianos o de ambos. Por un lado submarinos oceánicos de 3.500 o 4.000 t de desplazamiento. Por otro lado, la clase Gotland de a penas 1.600 t como alternativa. ¿Los australianos saben lo que quieren (o el que escribe el reportaje lo sabe?

    Más luego que las necesidades de Alemania y Holanda seguramente que son muy diferentes a las de Australia. Los mares alemanes son un charco y los holandeses un canal. ¿Y quieren enviar a patrullar a un submarino construido para esos mares al mar de China? ¡Good luck!

    Eso sí, siempre la culpa es de los demás. No creo que sea casualidad que el ornitorrinco sea australiano.

    Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 19:49
      Permalink

      Porque la clase anterior australiana la Collins, que sustituyo a la la clase O, es de diseño sueco y desplazan de 3100-3400 Tm y es una versión muy agrandada de los submarinos suecos de la clase Västergötland que desplazan 1100-1300 Tm. Como estan contentos con los Collins pues supongo que han pensado tirar de los suecos de nuevo. De todas formas el fallo es Australaino eso de adaptar un submarino nuclear a convencional no funciona , lo intento España con una propuesta a Francia por la clase Rubis y los franceses les dijeron que eso no suele funcionar.

      Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 22:50
      Permalink

      Desde luego el artículo es muy largo, denso y pesado, pero viene a decir mas o menos lo que la noticia de hace unos días de los Tigre y los Apache: Australia sigue en su línea de comprar un poco a tontas y a locas, como un nuevo rico caprichoso. Pero sin tener los medios (la industria) necesaria para mantener todos esos juguetes o para hacerse cargo de su producción. Ya lo han destacado especialistas navales e industriales: los canguros son incapaces de fabricar nada bien, a lo sumo a montar las piezas que les manden otros, como en el caso de los submarinos. Y claro, con esa forma de entender la vida que tienen (trabajar lo justo para vivir y priorizar el “carpe diem” sobre cualquier otra consideración (vamos, como decía un amigo mío que trabajó allí una temporada, “son unos putos vagos”), no me extraña que se les disparen los costes, pero claro, la culpa no es nunca suya, es del otro.

      A ver qué es lo próximo que no les gusta. ¿Las fragatas británicas quizás?

      Respuesta
      • el 20 enero, 2021 a las 23:10
        Permalink

        Por ejemplo, hubo un tiempo en que Australia fabricaba automóviles, no solo la nativa HOLDEN australiana, sino de marcas europeas y niponas. Todas cerraron. El país era simplemente incapaz de producirlos con la productividad necesaria para vender algo en el exterior y sin exportaciones una industria, y en especial la automotriz, no puede sobrevivir. Australia es un país acostumbrado a vivir muy bien a costa de sus ingentes materias primas y del comercio con Asia, pero no sabe producir nada y carece de una industria diversificada digna de tal nombre.

        Respuesta
        • el 22 enero, 2021 a las 10:41
          Permalink

          Hay una mejor en los 80 en Japon no se podian vender motos de más de 600 cc , parece una estupidez por la industria del motor japonesa, el sistema paar poder tener una moto de mayor cilindrada era muy sencilla salian de las fabricas de Japon se metian en un barco y se enviaban a Australia y ni se descargaban el barco volvia a Japon y las motos se vendian como importadas de Australia. En vez de pedir Australia que montaran fabricas como contraprestación o que se montaran las motos en Australia nada de eso poner la mano para cobrar impuestos y tasas y ya esta.

          Respuesta
      • el 22 enero, 2021 a las 02:10
        Permalink

        Ojalá , pero no caerá esa breva , estando los pérfidos piratas de por medio .

        Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 17:57
    Permalink

    No creo que Australia deje el proyecto francés
    dado el dinero ya desembolsado, pero mejor le hubiera ido ir de la mano de NAVANTIA con un S-80 Plus modificado a sus necesidades.
    Pero esto igualmente nos enseña como trabajan los franceses y su industria, donde su chauvinismo y prepotencia es más que evidente.
    La pregunta que sigue es: ¿Tendrán que lidiar Alemania y España con los franceses en el proyecto FCAS por idénticos motivos?. Mucho me temo que sí.
    Otra cuestión: ¿Podría NAVANTIA aprovechar esta situación para colocar su S-80 Plus?

    Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 19:01
      Permalink

      Intuyo que Navantia en su momento llegó tarde al proyecto. Además, los franceses partían con ventaja, porque ya habían trabajado con los australianos y tenían una amplia experiencia en submarinos.

      ¿Puede ahora mismo aprovechar la situación Navantia? No creo que vaya a ser fácil, pero tal como describe el artículo la situación, la oportunidad debería de estar ahí. Además, creo que los submarinos Saab son demasiado pequeños para las necesidades de Australia (si realmente quieren llegar hasta China para apoyar a los EE. UU.). El S-80Plus me parece mejor capacitado para esa labor. A ver si saben vender. También dependerá de la experiencia que Australia haya tenido y esté teniendo con los buques de Navantia.

      Lo curioso es que el artículo no menciona a Navantia para nada. Puede que Thomas sea un nuevo “dick” y nos tenga manía.

      Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 19:14
      Permalink

      Para colocar el S80 Plus, es necesario:
      Primero que se bote, luego que navegue, después que haga inmersion, y que funcione todo a la perfección, que se pruebe durante uno , dos o tres años a pleno rendimiento, y luego hablamos de venderlo.

      Ah, y olvidaba que, de momento, ¡¡¡¡¡ el primero irá sin el A.I.P.!!!! Ergo habrá que esperar que salga uno con él instalado, y probarlo adecuadamente, y si todo va bien, entonces si, se podrá ofrecer.

      ¿Y que costes les imputamos?, solo los recurrentes o también algo de los” Non recurring cost”s

      Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 23:15
      Permalink

      Vamos, que no te gustan los franceses.

      Pues otro gallo cantaría si Alemania, Italia o España y en general toda la UE tuviera los huevos y la voluntad de los franceses en materias como industria aeroespacial, gastos militares, industria militar, ciencia y tecnología, energía y armamento nuclear, etc… Europa, la UE, sería una superpotencia en todos los sentidos.

      Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 21:39
    Permalink

    No se en que estaban pensando los Australianos. Un pais puede y debe arriesgarse a hacer un desarrollo nuevo para sus fuerzas armadas. Pero financiar un diseño nuevo, que hace otro pais, es completamente absurdo. Te cargas con todos los sobrecostes y todos los riesgos y el beneficio se lo lleva el vecino: mas un pais como Australia que tiene unos recursos tecnologicos muy justitos.

    Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 23:35
    Permalink

    Yo hace tiempo ya tiempo atrás que lo sabía , a través de un medio informativo británico que filtró la noticia de una posible rescisión del contrato debído a múltiples problemas . Lo extraño del asunto es el nulo interés por nuéstro submarino , detalle que apunta a nada bueno a la vista . Ojalá me equivoque .

    Respuesta
    • el 21 enero, 2021 a las 10:24
      Permalink

      Lo confirmo : esa noticia aparece como ya he apuntado el 30/07/2019 en un diario británico .

      Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 00:11
    Permalink

    Una prueba más de que incluso los franceses con su amplia experiencia también sufren de retrasos, sobrescostes y problemas varios de diseño, tal como le ha pasado a Navantia. Aquí el problema fué por muchos factores: la lamentable gestión interna de la empresa y de gestión del programa, del gobierno de entonces . Los problemas de sobrepeso parten del déficit de capacidad técnica de diseño. Los Australianos, con unas pretensiones de submarinos cuasi imposibles dejando de lado propuestas como la asaptación de los magníficos Soryu japoneses . ¿A quien se le ocurre elegir un diseño francés con un motón de equipamiento americano, desarrollado por una empresa que no se caracteriza por su capacidad de integración de sistemas de distinto origen… y además exigir el desarollo de una industria propia autóctona en durante el proceso? Así les ha pasado una salvajada de presupuesto con el que podrían haber comprado 8 virginias Made in USA.

    Y luego nos quejamos de España

    Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 01:53
    Permalink

    Vamos a ver, nuestro submarino de nueva construcción s-80 ni siquiera está en servicio aún, de verdad creéis que los australianos son tan ilusos de hacernos un encargo tan importante ante las dudas evidentes del S-80? Se habla de un contrato para fabricar 12 submarinos, aquí ya nos está costando hacer realidad la miniflota de 4 submarinos.
    Es lógico que los de nuestras antípodas prefieran empresas suficientemente consolidadas industrialmente.
    Creo que de momento es más factible seguir ofertando buques de superficie, ahí sí somos competitivos en el diseño y fabricación, ojala en unos años también podamos ser fabricantes cualificados de submarinos y de cualquier tipo de material digno de exportar .

    Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 08:28
    Permalink

    Mientras el S-80 no esté en el mar y navegando y navegando, no hay nada que hacer. Nadie se fijará en él. Hemos llegado tarde a tarta tan enorme. Quizá no teníamos ni la capacidad, ni el dinero, ni la tecnología suficiente para “embarcarnos”, en un proyecto de estas características. La pandemia y las grandes cantidades de recursos que se necesitan para frenarla, ha ralentizado el proyecto. Mientras no se demuestre que es fiable y a buen precio, nada de nada. Solo deseo, en estos momentos, que los cuatro proyectados puedan ser terminados en un plazo razonables de tiempo. Sin olvidarnos de los A.I.P., en cuya construcción también vamos muy atrasados.l

    Respuesta
    • el 21 enero, 2021 a las 09:59
      Permalink

      Cierto. Pero también es cierto que el “hijo de Collins” ese tampoco ha sido botado aún ni está navegando todavía. Al final, si quieren algo moderno, no les quedará más remedio que optar por un submarino que solamente existe en los planos (el Gotland me parece demasiado pequeño para ellos y el submarino alemán también). Es como le decía a mi padre durante el bum inmobiliario: si quieres comprarte un piso moderno, tienes que hacerlo sobre plano. En aquel caso, era de hecho la única posibilidad de comprar un piso que no fuese una cochambra antigua.

      Navantia lo tiene chungo por los argumentos que has esgrimido. Pero ¿lo tiene imposible? El submarino, al menos en cuestión de tamaño podría cuadrar. Pero sería un acto de fe de los australianos y puede que ya estén escarmentados.

      Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 18:36
    Permalink

    Veamos Espartero, yo admiro a los franceses en muchos sentidos y desde luego ya me gustaría que los españoles tuviésemos los mismos valores, pero trabajar en asociación con ellos es un infierno porque son pedantes y siempre se creen los mejores.
    No solo eso, sino que en todos los proyectos compartidos tratan de beneficiarse de las ideas de los demás y presentarlas como propias y de quedarse con la propiedad intelectual de las mismas.
    ¿Recuerdas cómo terminó la relación entre la francesa NAVAL GROUP y la española NAVANTIA? ¿Recuerdas los que paso con Francia en el Eurofigther?
    Incluso ahora en el FCAS ya han empezado a decir los franceses que ellos quieren mayor participación que Alemania y por supuesto muchísimo más que la aportación de España en el diseño y construcción del mismo.

    Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 18:49
    Permalink

    Dicho en román paladino, quieren que la aportación de conocimientos de los ingenieros alemanes y españoles sea de su propiedad intelectual, que la mayor parte y la más importante se hagan en sus factorías y el beneficio de su comercialización sea para ellos, presentándolo como un producto francés donde los alemanes y especialmente los españoles figuremos como subcontratistas (eso si, el dinero a partes iguales).
    Espero que esto no suceda y que tanto Alemania como España hagan valer sus derechos, pero ya está empezando a haber maniobras por parte de los franceses en este sentido en el programa FCAS.
    Lo dicho Espartero, admiro y siento envidia de los franceses en muchos aspectos, pero son insoportables como compañeros de proyecto y los australianos han comenzado a darse cuenta de ello.

    Respuesta
  • el 21 enero, 2021 a las 18:55
    Permalink

    Gran Bretaña, Alemania, España e Italia ya nos dimos cuenta de como son los franceses con el EUROFIGTHER.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com