Australia creará una nueva unidad militar en el Pacífico para contrarrestar la influencia regional china.

Australia creará una nueva unidad militar dedicada a entrenar y ayudar a los aliados del Pacífico, ha dicho hoy la ministra australiana de Defensa Linda Reynolds, mientras Canberra acelera los planes para reducir la influencia china en la región.

Australia, que durante mucho tiempo disfrutó de una influencia prácticamente sin control en el Pacífico, ahora, sus aliados occidentales temen que la región se haya acercado más a China en los últimos años a medida que Pekín aumenta la ayuda a la región escasamente poblada y a sus océanos ricos en recursos.

Australia ha canalizado cantidades cada vez mayores de ayuda a la región en un intento de contrarrestar la creciente presencia de China, pero Reynolds ha dicho que el gobierno de Canberra también ampliaría su compromiso de atraer a los países del Pacífico para incorporar lazos militares más fuertes.

“La Fuerza de Apoyo del Pacífico empleará un enfoque de equipo de adiestramiento móvil para fortalecer la capacidad de recuperación y la interoperabilidad en toda la región en áreas como las operaciones de seguridad, asistencia humanitaria, ayuda en casos de desastre y el mantenimiento de la paz”, ha explicado la ministra de defensa.

“Profundizará los lazos de mucho tiempo a través de la realización de ejercicios, entrenamiento y cursos”, ha añadido.

Una fuente familiarizada con los objetivos del plan ha señalado que la unidad probablemente estaría operativa este mismo año.

El anuncio se ha producido durante la visita de seis días del Primer Ministro de Papua Nueva Guinea, James Marape.

Australia y Papúa Nueva Guinea han acordado que sus líderes se reunirán anualmente en un intento por fomentar y estrechar los lazos que se han desgastado en los últimos años.

Papúa Nueva Guinea es rica en recursos de productos básicos y se considera vital para asegurar la influencia en la región, pero cada vez más está recurriendo  a China en busca de financiación bajo la dirección del Peter O’Neill predecesor de Marape.

Australia, que ha prometido 3.000 millones de dólares australianos (2.110 millones de dólares USA) en préstamos y subvenciones baratas en un intento por frenar su pérdida de influencia, se ha comprometido a trabajar con Estados Unidos, Japón y Nueva Zelanda para proporcionar electricidad al 70% de la población de Papúa Nueva Guinea antes del 2030.

The Telegraph

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com