Australia evalúa opciones militares en caso de que China invada Taiwán.

A instancias de la administración Biden, el gobierno australiano y el ejército del país están trabajando intensamente con Estados Unidos para aumentar sus preparativos para lo que podría ser una guerra contra China por el control de Taiwán.

Los planes situarían a las fuerzas australianas en la primera línea de la campaña de Estados Unidos para reafirmar la hegemonía mundial de Washington, cada vez más centrada en la isla, estratégica y económicamente crucial, situada a sólo 160 kilómetros de la China continental.

El Australian Financial Review (AFR) informó a sus lectores el pasado viernes que, “el gobierno australiano había intensificado fuertemente sus preparativos internos para una potencial acción militar en el Estrecho de Taiwán”.

El AFR dijo que “fuentes no identificadas” le habían dicho que “la Fuerza de Defensa Australiana estaba planificando para un potencial escenario del peor caso si Estados Unidos y China se enfrentaban por Taiwán, provocando un debate sobre el alcance y la escala de la contribución de Canberra a lo que sería un conflicto sin precedentes en la región”.

A pesar de que los detalles están ocultos a la vista del público, los planes son evidentemente detallados. “Las opciones incluyen contribuir a un esfuerzo aliado con submarinos, así como con aviones de vigilancia marítima, reabastecedores aire-aire y, potencialmente, cazas Super Hornet que operen desde bases estadounidenses en Guam o Filipinas, e incluso Japón”, informó el periódico. Otra “opción” -que se dice más arriesgada- era incorporar destructores de guerra aérea a los grupos de portaaviones estadounidenses.

“No hay duda de que Australia sería llamada a apoyar a Estados Unidos si hubiera un conflicto con China”, insistió el informe del AFR.

La mano de Washington en la intensificación de estos preparativos se indicó a finales del mes pasado cuando Michael Goldman, el encargado de negocios de EE.UU. en Australia -actualmente el más alto representante de Washington en el país- dijo durante un podcast de la Universidad Nacional de Australia que la “planificación estratégica” de los dos aliados abarcaba una “gama de contingencias… de las cuales Taiwán es obviamente un componente importante”.

Como sin duda pretendía la administración Biden, los comentarios de Goldman tuvieron una amplia repercusión en destacados medios de comunicación de Asia y Estados Unidos, lo que aumentó la provocación hacia Pekín sobre la isla.

En las últimas semanas, tanto el comandante saliente como el entrante del comando Indo-Pacífico de EE.UU., los almirantes Phil Davidson y John Aquilino, han advertido de una guerra por China en los próximos seis años, o incluso antes.

Davidson y Aquilino acusaron a China de estar planeando “invadir” Taiwán. En realidad, Estados Unidos está socavando la política de “una sola China”, establecida en 1979 cuando Washington puso fin a las relaciones diplomáticas con Taiwán, reconociendo a Pekín como el gobierno de toda China, incluido Taiwán.

La administración de Biden está intensificando una serie de medidas desestabilizadoras iniciadas por la Casa Blanca de Trump, como la eliminación de las restricciones anteriores a los contactos entre funcionarios estadounidenses y taiwaneses y el desarrollo de una colaboración militar más estrecha con Taiwán.

La semana pasada, una delegación estadounidense “no oficial” se convirtió en la última de una serie de visitas de alto nivel a Taiwán. La delegación incluía a Richard Armitage, el “halcón” antichino que fue subsecretario de Estado de George W. Bush. La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo a la delegación que su gobierno trabajaría con Estados Unidos para disuadir las “maniobras y provocaciones aventureras de China”.

En su intervención de la semana pasada en una conferencia de asuntos exteriores de la India, conocida como el Diálogo de Raisina, el jefe de las Fuerzas de Defensa de Australia, el general Angus Campbell, justificó los planes de guerra sobre Taiwán diciendo que todos los ejércitos llevaban a cabo “toda una serie de planes” y que “rara vez hablaban de ello”.

Sin embargo, el hecho de que se “hable” públicamente de tales preparativos militares es una advertencia de hasta dónde está dispuesta a llegar la administración Biden para impedir que China desafíe la supremacía sobre el Indo-Pacífico que Estados Unidos obtuvo mediante la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

“Analistas” citados por el AFR dijeron que la presión de Estados Unidos sobre Australia para que se comprometa a unirse a un ataque de Estados Unidos contra China se había intensificado con la primera cumbre de la Quad del mes pasado, convocada por el presidente Joe Biden con los líderes de Japón, India y Australia. Michael Shoebridge, del Instituto Australiano de Política Estratégica, un thinktank financiado por el gobierno y vinculado a Estados Unidos, dijo: “Biden está utilizando el multilateralismo rápido. Obama quería reunir a todo el mundo en la carpa y consultar. Biden no quiere hacer eso. Quiere que los socios trabajen con él a la velocidad que él necesita”.

Otro indicio del ritmo de los acontecimientos se produjo la semana pasada con la decisión de Biden de poner fin a la larga y desastrosa campaña militar estadounidense en Afganistán, para concentrar más las fuerzas en el Indo-Pacífico.

Un “antiguo funcionario de Defensa” dijo al AFR que habría preguntas en el gobierno sobre si el Tratado ANZUS se aplicaría automáticamente en caso de un supuesto ataque chino contra Taiwán. El artículo IV de ese pacto entre Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, firmado en 1951, compromete a cada una de las partes a hacer frente al “peligro común” de un ataque a sus “fuerzas armadas, buques públicos o aviones en el Pacífico”.

Esta cuestión señala el brusco cambio de posición de la clase dominante australiana para comprometerse con una guerra dirigida por Estados Unidos, a pesar de que China se ha convertido en el mayor mercado de exportación del capitalismo australiano en las dos últimas décadas.

En 2004, la administración Bush buscó una explicación inmediata después de que el Ministro de Asuntos Exteriores australiano, Alexander Downer, durante una visita a China, calificara el Tratado ANZUS de “simbólico”. Downer dijo que Australia no apoyaría automáticamente a Estados Unidos en un conflicto con China por Taiwán. Los comentarios de Downer fueron denunciados por la clase militar y política de Australia, incluido el entonces ministro de Asuntos Exteriores en la sombra del Partido Laborista, Kevin Rudd, como una amenaza a la alianza con Estados Unidos.

Como han hecho en todas las guerras importantes, los laboristas y los sindicatos están haciendo todo lo posible para reprimir el sentimiento antibélico y demonizar al enemigo objetivo. En la reciente conferencia nacional del Partido Laborista, los sindicatos ayudaron a aprobar seis resoluciones que denunciaban a China por “agresión” o “abusos de los derechos humanos” en todos los frentes propuestos por las administraciones de Trump y Biden, incluido Taiwán.

Mike Head

10 thoughts on “Australia evalúa opciones militares en caso de que China invada Taiwán.

  • el 19 abril, 2021 a las 13:56
    Permalink

    Ya os lo digo yo, no haran nada y apretaran el culo esperando que no les invadan nigun atolon a ellos si lo tienen (que no lo sé).

    Respuesta
  • el 20 abril, 2021 a las 08:34
    Permalink

    Pues menudo oráculo. Por que lo digo yo y punto.
    Pues será así en esta ocasión, pero hasta ahora los australianos se han implicado en todos los confluctos habidos y por haber.
    Y me da la nariz que en este conflicto no serán los únicos que acudirán a la llamada de papá USA.

    Respuesta
  • el 20 abril, 2021 a las 13:44
    Permalink

    obviamente yo me refiero a si no hay respuesta USA si la hay vamos a ir casi todos en plan gitaner a darle a los chinos pero ya te digo que unilateramente ningun otro pais va a ir contra los chinos.

    Respuesta
  • el 20 abril, 2021 a las 18:54
    Permalink

    Cualquier conflicto a gran escala que involucre a China contra occidente incluirá necesariamente a Rusia del lado chino, ya que estos no pueden permitirse quedarse solos

    Respuesta
  • el 20 abril, 2021 a las 20:37
    Permalink

    Es que obviamente si no hay respuesta USA no ” hay” ni respuesta taiwanesa. Confio en que captes la ironía.

    Respuesta
  • el 21 abril, 2021 a las 13:20
    Permalink

    ¿Podrias desarrollar eso de que un conflicto entre Chibna y occidente incluira a Rusia? Por que yo no lo veo eso por ningún lado.

    Respuesta
  • el 21 abril, 2021 a las 16:32
    Permalink

    Es que si se prepara con China y los USA llaman a levas, tendremos que ir todos, pero porque también nos conviene. No podemos dejar el mundo en manos de esos comunistas genocidas, parásitos e imitadores sin control, además, después de la pandemia asesina que nos han soltado, no se merecen otra cosa, más que los mandemos al infierno .

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.