Australia y EE. UU. se unen para construir misiles hipersónicos para contrarrestar a Rusia y China

Australia desarrollará conjuntamente con los Estados Unidos misiles de crucero hipersónicos en un intento de contrarrestar el desarrollo conjunto de la tecnología altamente destructiva y cambiante de China y Rusia.

Los analistas militares dijeron que el movimiento era una respuesta a la amenaza percibida por el desarrollo de armas hipersónicas de China, pero que tendría poco impacto en disuadir a Pekín de buscar la tecnología.

La Ministra de Defensa australiana Linda Reynolds anunció la asociación hipersónica el martes, diciendo que Australia estaba invirtiendo para dar a la Fuerza de Defensa Australiana “más opciones para disuadir la agresión contra los intereses de Australia”.

“Reconocimos el papel único de nuestra asociación de defensa para mantener nuestra ventaja competitiva, y afirmamos el valor de la colaboración bilateral en la hipersónica”, aseguró Reynolds, firmando un acuerdo de colaboración para desarrollar los prototipos de misiles.

“Invertir en capacidades que disuadan de tomar medidas contra Australia también beneficia a nuestra región, a nuestros aliados y a nuestros socios en materia de seguridad… Seguimos comprometidos con la paz y la estabilidad de la región, y con un Indo-Pacífico abierto, inclusivo y próspero”.

Un X-51A Waverider en el ala de un B-52 el 26 de mayo de 2010.

Los misiles hipersónicos viajan a varias veces la velocidad del sonido -mucho más rápido que las armas convencionales- y dan a los países objetivos poco tiempo para responder.

Según un informe estadounidense de agosto, el misil balístico intercontinental DF-41 de China es capaz de transportar un vehículo nuclear de deslizamiento hipersónico, pero es improbable que los Estados Unidos pongan en marcha un arma hipersónica operativa antes de 2023.

Reynolds no dijo cuándo los misiles estarían operativos o cuánto costaría desarrollarlos. Pero Australia ha reservado hasta 9.300 millones de dólares australianos (6.800 millones de dólares estadounidenses) este año para sistemas de defensa de misiles de alta velocidad y largo alcance, incluida la investigación hipersónica.

Michael Kratsios, subsecretario en funciones de investigación e ingeniería del Departamento de Defensa de EE.UU., dijo que la colaboración podría asegurar que Estados Unidos y sus aliados lideren el mundo en el avance de esta capacidad de guerra transformacional.

El anuncio sigue a un acuerdo firmado la semana pasada entre Australia y los Estados Unidos para probar en vuelo prototipos de misiles hipersónicos de crucero de tamaño completo.

También se produce en medio de informes de que China ha hecho progresos en el desarrollo de armas militares de alta gama, incluyendo misiles hipersónicos y drones.

Según un informe publicado por el Servicio de Investigación del Congreso de EE.UU. la semana pasada, China tiene una sólida infraestructura de investigación y desarrollo dedicada a las armas hipersónicas.

En el informe se decía que China había realizado con éxito varias pruebas del DF-17, un misil balístico de alcance medio diseñado específicamente para lanzar vehículos de planeo hipersónico, y que tenía un nuevo misil de crucero hipersónico aerotransportado destinado a ampliar la capacidad de ataque de la fuerza aérea china.

China también probó con éxito el Xingkong 2, o Starry Sky 2, un prototipo de vehículo hipersónico con capacidad nuclear, en agosto de 2018. Además, Rusia está llevando a cabo dos programas de armas hipersónicas: el Avangard y el 3M22 Tsirkon.

Un avión interceptor supersónico ruso MiG-31BM con un misil de crucero hipersónico Kinzhal Kh-47M2 debajo.

Jon Grevatt, un analista de la industria de defensa de Asia-Pacífico, dijo que las amenazas de China y Rusia están empujando a Australia a asociarse con los EE.UU. para desarrollar sistemas hipersónicos.

“El movimiento en sí no es una respuesta directa a China. Pero es parte de una respuesta a las crecientes tendencias de las grandes potencias de desarrollar estos sistemas de misiles hipersónicos, muy, muy rápidos”, dijo Grevatt.

“El desarrollo de misiles hipersónicos por parte de Australia y Estados Unidos formará parte de un esfuerzo por mejorar la seguridad en la región de Asia y el Pacífico”.

“El desarrollo por parte de China de misiles hipersónicos y otros misiles avanzados está muy motivado, y la decisión de Australia de desarrollar el misil no empujará a China a desarrollar más”.

Dijo que otros países de la región como India, Japón y Corea del Sur podrían seguir y desarrollar otros sistemas de armas sofisticados, pero la competencia no se saldría fácilmente de control debido a “canales de comunicación diplomática muy robustos”.

El experto militar Zhou Chenming, dijo que Australia y EE.UU. han tenido durante mucho tiempo estrechos lazos militares y que China no se preocuparía por el último esfuerzo conjunto.

“Las armas hipersónicas requieren grandes cantidades de inversión y años de investigación antes de que puedan dar algún fruto. Para entonces China podría tener armas aún más sofisticadas”, dijo Zhou.

Kristin Huang

One thought on “Australia y EE. UU. se unen para construir misiles hipersónicos para contrarrestar a Rusia y China

  • el 2 diciembre, 2020 a las 19:47
    Permalink

    Los diferentes desgobiernos españoles que hemos sufrido toda la vida nunca supieron que era eso de un misil subsónico de pacotilla, así que esto de hipersónico les debe sonar a chino mandarín. Es triste decirlo, pero la tecnología misilística española aún no ha pasado del cohete de feria. Debe de ser cosa tabú o alguna orden divina que los simple mortales carpetovetónicos no alcanzamos a comprender.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com