Australia y el Grupo Naval concluyen las negociaciones para los nuevos submarinos.

El ministro de Defensa australiano, Christopher Pyne, ha confirmado que el gobierno australiano finalmente ha concluido las negociaciones para la firma oficial de un acuerdo de asociación estratégica para la construcción de 12 grandes submarinos de ataque de propulsión convencional del Grupo Naval francés (anteriormente DCNS).

Australia está comprando los buques bajo el programa Proyecto Sea 1000 (Future Submarine) por un importe previsto de 50.000 millones de dólares australianos (36.120 millones de dólares estadounidenses) para reemplazar su flota actual de seis submarinos clase Collins construidos a finales de la década de 1980 en los astilleros ASC (Australian Shipbuilding Corporation). 

Submarinos australianos clase Collins en formación.

Esta inversión constituye el mayor proyecto de inversión pública en el ámbito naval de la historia del país oceánico. Los submarinos serán de la clase ‘Attack’, el primero de ellos con el nombre previsto de HMAS Attack. Los 12 buques se fabricarán en Australia con un diseño conocido anteriormente como el Shortfin Barracuda 1A. Esta versión diesel-eléctrica tiene más de 90 metros de eslora y desplaza más de 4.000 toneladas cuando se sumerge, según las declaraciones de Sean Costello, director ejecutivo del Naval Group Australia.  

Algunas informaciones de los medios locales habían sugerido que las negociaciones entre las partes se habían estancado, poniendo en peligro el plazo del gobierno para el reemplazo de los Collins, pero Pyne dijo el viernes que el programa estaba en marcha.

“Ha habido muchas y mal informadas noticias en torno a las negociaciones, pero me complace decir que hoy las negociaciones están completas”, aclaro el ministro durante un evento en el lugar donde serán construidos los submarinos en la ciudad de Osborne, en Australia del Sur. “El acuerdo de planificación estratégica se firmará en febrero del próximo año y podemos continuar con el proyecto submarino, que ha estado bajo el contrato de diseño y movilización durante los últimos dos años”.

Al negarse a proporcionar detalles sobre las complejidades del acuerdo debido a su naturaleza comercial, Pyne señaló que las negociaciones se concluyeron oficialmente en una reunión del Comité de Seguridad Nacional del Gobierno de Australia en Melbourne el 10 de diciembre.

“Basta decir que los intereses del gobierno australiano, y los intereses de los contribuyentes australianos, han sido atendidos”. “Naval Group Australia entregará 12 submarinos superiores a nivel regional a tiempo y dentro del presupuesto”.

El Jefe de la Marina de Australia, Vicealmirante Mark Noonan, también negó los informes oficiosos que hablaban de una brecha de capacidad entre la retirada de los primeros submarinos Collins y la entrada en servicio de los nuevos “Attack”, lo que algunos analistas sugirieron que podría necesitarse la elaboración de un “Plan B”.

“No creo que ese sea el caso”, dijo a los periodistas. “Tenemos un plan muy sólido para asegurarnos de que no haya una brecha en la capacidad de los submarinos de nuestra nación, y hay un plan muy avanzado que permitirá que varios de los submarinos de la clase Collins reciban un programa de extensión de vida útil, lo que asegurará que la brecha de capacidad no exista”.

Nigel Pittaway

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com