BAE Systems bota el submarino HMS Anson de la Royal Navy.

El quinto submarino de ataque de propulsión nuclear (SSN) de la clase Astute ya se encuentra en el agua tras su botadura por BAE Systems en el astillero de Barrow-in-Furness. La serie la conformarán siete submarinos.

El HMS Anson fue sacado de su nave antes de ser bajado al agua en el astillero de BAE en Barrow durante una delicada operación que duró dos días. Ahora está realizando las pruebas finales y la puesta en marcha de los sistemas, preparándose para su primera inmersión -sumergir la mayor parte del barco en un dique seco especial- antes de abandonar Cumbria el año que viene y unirse a sus cuatro hermanos en Faslane.

La tripulación del Anson es la clave de todas estas pruebas, ya que se ha implicado cada vez más en el proceso de construcción y acondicionamiento de su barco, que fue bautizado formalmente por su patrocinadora Julie Weale antes de Navidad.

Las etapas finales de la terminación del barco se complicaron por la pandemia, que planteó retos y exigencias particulares en la compleja operación de bajar el buque al agua.

Tras las pruebas exhaustivas y la puesta en marcha de unos 40 sistemas críticos, la tripulación es responsable de la integridad estanca del barco durante su estancia en Barrow, así como de la seguridad general a bordo.

A bordo del Anson, el personal de BAE se unió a los submarinistas, encabezados por el primer oficial al mando del barco, el comandante David “Bing” Crosby, ocupándose de puestos esenciales, como el funcionamiento de los motores diésel para obtener energía, el cambio de los estados de ventilación y la introducción de aire en los tanques de lastre para la flotabilidad.

Todos los que iban a bordo -servicios y civiles- debían cumplir la normativa Covid, lo que significaba llevar mascarillas selladas.

“El despliegue desde el muelle es una operación lenta y delicada, en la que se comprueba que las cunas y el casco del submarino no estén sometidos a tensiones mientras el barco pasa por las transiciones hasta el elevador de barcos. El descenso del buque-elevador también lleva su tiempo, ya que los arquitectos navales se aseguran de que todos los tanques tengan el contenido correcto, de modo que el barco mantenga el ajuste correcto mientras flota. Mientras se baja, el personal del barco realiza rondas, comprobaciones de fugas y busca inundaciones”.

Una vez a flote, el barco fue “trasladado en frío” al muelle de Wet Dock con la ayuda de remolcadores para el entrenamiento que conducirá al siguiente hito, la inmersión de ajuste.

El comandante Crosby afirmó que los esfuerzos realizados hasta ahora por el equipo combinado que trabaja en su barco han sido “increíbles” añadiendo que la botadura marca un hito importante en la entrega del HMS Anson a la primera línea.

“Me siento muy animado por las sólidas relaciones que mi equipo y la Royal Navy están manteniendo con el equipo de construcción de BAE y su apoyo contratado; estos equipos garantizarán que el HMS Anson salga de Barrow en 2022 bien preparado para las pruebas de mar antes de lo que será una larga y exitosa vida operativa”.

“Mi pequeño equipo ha trabajado incansablemente durante los últimos nueve meses para conseguir la aceptación de los sistemas de integridad estancos sobre la línea, apoyando así la siguiente etapa.

La clase Astute son la nueva generación de submarinos de ataque de propulsión nuclear de la Royal Navy británica. Ofrecen un nuevo estándar para la flota en armamento, mejora en comunicaciones, furtividad y más comodidad para los tripulantes.

Los submarinos están propulsados por un reactor Rolls Royce PWR2 y una hélice y son un 30 % más largos que otras naves de ataque de la Royal Navy. Tendrán un refuerzo en su casco para poder emerger en los casquetes polares, y están armados con misiles crucero Tomahawk, además de los nuevos Tomahawk tácticos.

Su punto fuerte es su capacidad de ocultación a los sonares, que se debe gracias a 39 000 placas anecoicas. Otra característica importante es su nuevo sistema de Sonar 2076, capaz de identificar y rastrear blancos con un alcance de varios miles de millas cuadradas de océano.

La clase Astute cuenta con un desplazamiento de 7.800 toneladas (sumergido), una eslora de 97 metros, una manga de 11,3 m con una velocidad de 29 nudos y una autonomía ilimitada.

Royal Navy

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.