Barcos iraníes “hostigan” a buques de guerra de EE.UU. en el estrecho de Ormuz.

La Armada de EE.UU. ha denunciado que varios de sus navíos de guerra fueron “hostigados” el jueves 23 de marzo por las Fuerzas iraníes en el estrecho de Ormuz, situado entre Irán y la península arábiga, cuando una flotilla de cinco buques liderada por EE.UU., que incluía el portaaviones USS George H.W. Bush, pasaba a través de sus aguas en dirección al golfo Pérsico.

Según los comandantes americanos, la flotilla fue abordada por dos grupos de barcos de ataque rápido de la Marina iraní, algunos de los cuales se acercaron a una distancia de 800 metros del portaaviones.

El almirante Kenneth Whitesell, comandante del segundo grupo de ataque del portaaviones, comentó a la prensa que “lo que no le gusta” es que los barcos iraníes “estaban en medio de las aguas internacionales de tránsito”, mientras que los estadounidenses “tenían derecho a pasar por allí” ya que estaban “haciendo ejercicio de la libertad de navegación”, recoge Reuters. Asimismo, señaló que los barcos iraníes “tenían armas descubiertas”.

“El comportamiento de Irán se ha vuelto más agresivo y menos predecible”

Aunque Irán alegó que la flota liderada por EE.UU. —que también incluía una fragata danesa y un destructor francés—había violado sus aguas territoriales, el comandante Whitesell negó estas acusaciones.

El USS George H. W. Bush (CVN-77) es un portaaviones de la Armada de los Estados Unidos  de propulsión nuclear con un desplazamiento cercano a las 100 000 toneladas. Es el décimo y último buque de la Clase Nimitz y, hasta que entre en servicio el USS Gerald R. Ford (CVN-78) (actualmente en fase de pruebas) el USS George H. W Bush es el portaaviones más moderno de la Marina de Estados Unidos. Puede transportar a más de 90 aeronaves, incluyendo aviones y helicópteros, y a más de 5.000 personas. El armamento integrado a bordo se limita a misiles antiaéreos 2 lanzadores RAM Mk-32, con 21 misiles RIM-116, 2 lanzadores Mk-29 con 8 ESSM (Evolved SeaSparrow Missile) y 2 Phalanx de 20 mm.

Durante el incidente, las fuerzas estadounidenses desplegaron varios helicópteros de combate desde el USS George H.W. Bush, uno de los cuales fue amenazado por la Marina iraní, según el capitán Will Pennington, el oficial al mando del portaaviones, quien calificó este comportamiento de “poco profesional”.

El episodio terminó sin que se realizara ningún disparo, y los buques continuaron su camino hacia la parte norte del golfo Pérsico, donde tienen previsto participar en los ataques aéreos dirigidos por EE.UU. contra el Estado Islámico en Irak y Siria.

Pennington cree que el comportamiento de la Marina de Guerra de Irán se ha vuelto “más agresivo y menos predecible”, y aseveró que se está convirtiendo en “un riesgo para el tráfico mercante en la zona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *