Bell Helicopter apunta al mercado militar con el nuevo helicóptero 525.

Bell Helicopter está desarrollando el nuevo modelo de helicóptero 525 Relentless para clientes militares como una plataforma de 20 pasajeros de transporte de tropas o búsqueda y rescate (SAR).

Aunque Bell había determinado previamente para su helicóptero las misiones SAR civiles y de transporte VIP como alternativas al segmento del gas y petróleo, la posibilidad de cubrir una parte del transporte militar medio con el Bell 525, ha hecho reflexionar a sus directivos que no descartan la posibilidad.

El vicepresidente de ventas y desarrollo de la compañía Larry Thimmesch, ha manifestado que el Bell 525 Relentless es la plataforma ideal por su tamaño medio para muchas de las misiones que hoy se realizan con helicópteros más pesados y por tanto con mayor coste para las fuerzas armadas.

“El transporte de tropas es uno de esos mercados donde nuestros clientes militares han visto el valor que puede aportar el 525 después de largos años de proporcionar a las fuerzas armadas de muchos países nuestros helicópteros”, dice.

Determinadas naciones que ya cuentan con alguno de los modelos de helicópteros civiles, han visto el potencial de posibilidades que ofrece el modelo 525 Relentless en el campo militar, aunque el directivo ha declinado ser más específico por discreción con futuros clientes.

El Bell 525 Relentless está siendo construido principalmente de materiales compuestos y metal, y es el primer helicóptero comercial en incorporar controles de vuelo fly-by-wire, con señales táctiles. Los diseños presentados por el aerógrafo muestran una configuración para 20 pasajeros, usando cuatro filas de cinco asientos cada uno. Además, también se propone una versión naval.

Bell se está moviendo en un espacio dominado por helicópteros militares con un peso máximo en el despegue de 10 toneladas como el Sikorsky UH-60 Black Hawk y de 11 toneladas como el NH Industries NH90 o con aquellos modelos que comparten vínculos más fuertes con modelos comerciales como los Airbus Helicopters H225M y Leonardo Helicópteros AgustaWestland AW149.

Sin embargo, Thimmesch confía en que las tecnologías avanzadas en el Relentless, como los controles de vuelo por cable, atraerán a clientes militares.

Además, Bell anticipa altas ventajas en el servicio de mantenimiento del 525: necesitará sólo 1h de mantenimiento por cada 1.38 h de vuelo, en comparación con las 3-4 h de tiempo de inactividad para sus rivales.

“Nuestro mayor perjuicio en la venta del 525 es que se parece a cualquier otro helicóptero en el exterior. “La diferencia está en la capacidad que estamos presentando desde la tecnología moderna y una plataforma de tamaño adecuado”, dice Thimmesch.

A pesar de apuntar al segmento de helicópteros para las fuerzas armadas, Bell aún tiene que establecer una configuración básica para la variante militar del 525.

Thimmesch señala como ventaja una serie de kits de misión que ya han desarrollado para el mercado civil -como el offshore y SAR- que ya cubre cerca del 80% de las necesidades militares, y el 20% restante requiere un trabajo adicional modesto pero accesible. Por otra parte, el fabricante no ha considerado la posibilidad de armar el 525, pero no lo descarta a largo plazo si fuese necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com