Berlín se retrasa en las compras de defensa tras el compromiso de 100.000 millones de euros.

Alemania está luchando por aumentar las compras de defensa o incluso por reemplazar las armas y municiones que ha suministrado a Kiev, dijeron varias fuentes a Reuters, ocho meses después de que el canciller Olaf Scholz prometiera 100.000 millones de euros para poner al día al ejército.

“No hay casi ningún movimiento”, dijo el jueves una fuente involucrada en los procedimientos de adquisición de defensa alemanes, añadiendo que hasta ahora se habían hecho muy pocos pedidos.

La fuente se hizo eco de los directivos de la industria de la defensa que expresaron su decepción por lo que consideran la lentitud del gobierno para reponer los inventarios de la Bundeswehr, causada por la lentitud de los procedimientos y la falta de decisiones al más alto nivel.

“Habríamos esperado ver muchos más pedidos a estas alturas”, dijo a Reuters un directivo de la industria de defensa, que habló bajo condición de anonimato.

“Hay una guerra en Ucrania, pero los procedimientos aquí siguen funcionando en tiempo de paz, mientras que la inflación se come el dinero”, dijo otro gerente de defensa.

Los aliados de la OTAN han criticado duramente a Berlín en el pasado por no alcanzar el objetivo de gasto militar del 2% de la alianza y por depender de Estados Unidos para su seguridad sin compartir la carga financiera.

En un importante cambio de política, días después de la invasión rusa de Ucrania en febrero, Scholz anunció un fondo especial de 100.000 millones de euros para poner al día el armamento y el equipamiento de la Bundeswehr, tras décadas de desgaste tras el final de la Guerra Fría.

Pero la primera fuente dijo que las adquisiciones de defensa no se estaban moviendo lo suficientemente rápido, dada la guerra en Ucrania y el deterioro de la situación de seguridad.

“Se han aprobado contratos para algunas municiones, pero eso es sólo una gota en el océano comparado con lo que realmente necesitamos”, señaló la fuente.

Entre otras cosas, no se ha avanzado en los esfuerzos por reemplazar 14 obuses autopropulsados y 13.500 rondas de munición de artillería que Berlín suministró a Ucrania desde los inventarios de la Bundeswehr, subrayó la persona.

“El ministro de Finanzas, Christian Lindner, todavía no ha dado luz verde para que se gaste el dinero”, dijo la fuente, señalando que la sustitución del equipo entregado a Kiev iba a ser financiada parcialmente con el presupuesto general, que está bajo el control de Lindner, y no con el presupuesto de defensa.

Sin embargo, los problemas no sólo afectan a la sustitución del material militar entregado a Kiev. También hay una falta de progreso a la hora de subsanar carencias que existían mucho antes de la guerra y que ahora se consideran mucho más precarias, dijo la persona.

Como ejemplos, la fuente señaló la necesidad de sistemas de defensa aérea de corto alcance utilizados para proteger los convoyes militares, así como de sistemas de defensa aérea de medio alcance, como el IRIS-T SLM, que Berlín ha suministrado a Kiev pero que aún no ha pedido para sus propias fuerzas.

Estos proyectos tendrán que pagarse con el fondo especial de 100.000 millones de euros, que hasta ahora sólo se ha utilizado en una proporción muy pequeña, dijo la persona sin dar cifras exactas.

Uno de los primeros grandes acuerdos de defensa que se pagarán con el fondo especial será probablemente la compra del avión de combate estadounidense F-35, que se presentará al Parlamento para su aprobación antes de finales de año, según informaciones anteriores del Ministerio de Defensa.

Sabine Siebold

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.