Biden y Erdogan dan un primer paso para reparar las maltrechas relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

Tras meses de tensas relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Turquía, con fuertes recriminaciones públicas entre ambos líderes, el presidente estadounidense Joe Biden y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan mantuvieron ayer conversaciones al margen de la reunión del G20 en Roma.

En los nueve meses transcurridos desde que asumió el cargo, Biden ha mantenido una postura dura hacia Turquía en una serie de cuestiones que han enfurecido al Congreso y al estamento militar estadounidense, desde el estrecho abrazo de Ankara con Moscú y su negativa a dar marcha atrás en la adquisición de sistemas de misiles rusos S-400, hasta las intervenciones militares de Turquía en Siria y Libia y sus acciones expansionistas y desestabilizadoras en el Mediterráneo oriental, donde Turquía se ha posicionado como una potencia regional agresiva, ignorando de hecho el papel geopolítico primordial de Estados Unidos en la región.

El giro geopolítico de Ankara hacia Moscú y la consiguiente amenaza para la cohesión de la OTAN, en la que Turquía tiene el segundo ejército más grande, es el núcleo de los problemas entre Estados Unidos y Turquía. Aunque a Washington le gustaría que Turquía volviera al redil, Biden ha dejado claro que no lo hará bajo las condiciones de Ankara.

Informe de la Casa Blanca

La lectura de la Casa Blanca sobre la reunión combinó el palo y la zanahoria: un primer acercamiento conciliador con una firme insistencia en las posiciones de Washington sobre las disputas geopolíticas.

“El presidente Biden subrayó su deseo de mantener relaciones constructivas, ampliar las áreas de cooperación y gestionar nuestros desacuerdos de forma eficaz. Expresó su aprecio por las casi dos décadas de contribuciones de Turquía a la misión de la OTAN en Afganistán”, decía el comunicado.

Aunque Erdogan ha buscado repetidamente una reunión con el presidente estadounidense en los nueve meses transcurridos desde que asumió el cargo, la firme negativa de Biden fue una de las muchas señales fuertes hacia Ankara de que cualquier acercamiento se producirá en los términos de Washington y no en base a la pretensión de Turquía de ser una potencia regional intocable que actúa unilateralmente e ignora a sus aliados.

La decisión de Washington de retirar a Ankara del programa de aviones de combate de nueva generación F-35 y su reciente reticencia a aceptar la reciente propuesta alternativa de Turquía de adquirir un gran lote de F-16 es indicativa del persistente gran frío en los lazos bilaterales.

La reciente decisión de Erdogan de expulsar a 10 embajadores occidentales, por su apoyo a la liberación de un destacado preso político, que fue rápidamente revocada en medio de un revuelo político, refleja que Erdogan sigue atrincherado en sus disputas con Washington.

Asociación en materia de defensa con una intensa preocupación por parte de Estados Unidos

“El presidente Biden reafirmó nuestra asociación en materia de defensa y la importancia de Turquía como aliado de la OTAN, pero señaló la preocupación de Estados Unidos por la posesión por parte de Turquía del sistema de misiles ruso S-400. También hizo hincapié en la importancia de unas instituciones democráticas fuertes, el respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho para la paz y la prosperidad”, se lee en el comunicado, subrayando el liderazgo autocrático de Erdogan y el desprecio por el Estado de Derecho en su país.

Áreas de preocupación

Además, la lectura indicó que los dos líderes discutieron la lista completa de temas candentes.

“Los líderes discutieron el proceso político en Siria, la entrega de ayuda humanitaria a los afganos necesitados, las elecciones en Libia, la situación en el Mediterráneo Oriental y los esfuerzos diplomáticos en el Cáucaso Sur. El presidente Biden reafirmó nuestra asociación en materia de defensa y la importancia de Turquía como aliado de la OTAN, pero señaló la preocupación de Estados Unidos por la posesión por parte de Turquía del sistema de misiles ruso S-400. Estados Unidos y Turquía acuerdan la formación de un mecanismo conjunto para fortalecer y mejorar los lazos bilaterales, tras una reunión entre los presidentes de los países en Roma”.

La lectura optimista turca

En una serie de tuits de última hora, la agencia de noticias Anadolu, controlada por el gobierno turco, eludió las profundas disputas bilaterales y ofreció sutilezas diplomáticas.

“EE.UU. y Turquía acuerdan la formación de un mecanismo conjunto para fortalecer y mejorar los lazos bilaterales, tras una reunión entre los presidentes de los países en Roma”, informó la agencia.

“Durante la reunión en Roma, los líderes de Turquía y EE.UU. subrayan la importancia de la alianza de la OTAN, la asociación estratégica, y expresan su satisfacción por las medidas mutuas adoptadas sobre el cambio climático”.

“Los presidentes de Turquía y EE.UU. discuten los pasos a tomar en línea con la perspectiva común para ampliar el volumen de comercio bilateral durante su reunión.”

George Gilson

3 thoughts on “Biden y Erdogan dan un primer paso para reparar las maltrechas relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

  • el 2 noviembre, 2021 a las 09:33
    Permalink

    Cuanta amnesia hay en determinadas zonas y medios de “información”… ¿Ya nadie sabe quien era vicepresidente de USA cuando dan el golpe de estado a Erdogan..?
    Hay estar muy mal como para decir que me voy de copas con quien me quería muerto..

    Respuesta
    • el 2 noviembre, 2021 a las 10:15
      Permalink

      Que tiene que ver Biden con el autogolpe que se dio Erdogan, igual lo que hay que mirar es que Turquia en aquella epoca ya estaba bajo el foco por las ayudas al Daesh y Turquia era el punto y es la vida de paso y aprovisionamiento del Daesh al igual que Pakistan era el santuario de los Talibanes. Y por eso Erdogan lio lo del autogolpes para desviar la peliculay poder controlar mejor la información en su pais y sobre todo la frontera sur del pais.

      Respuesta
  • el 2 noviembre, 2021 a las 13:17
    Permalink

    Turquía no verá una avión useño más en décadas, ni siquiera europeo. Va a tener que echar mano tarde o temprano de los rusos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.