Boeing presenta un submarino no tripulado que cambiará las misiones militares.

El sumergible de 15 metros, que funciona de forma autónoma, cambiará la manera de llevar a cabo investigaciones en aguas profundas y misiones militares de reconocimiento bajo el agua.

En los últimos meses, Boeing ha estado promocionando su Echo Voyager, un vehículo autónomo submarino de 50 toneladas que  está siendo probado en el Océano Pacífico frente a la costa de California.

En diciembre, el subsecretario de Defensa norteamericano Bob Work visitó la fábrica de Huntington Beach donde se está construyendo el dron submarino. “Es impresionante en todos los sentidos… La larga permanencia bajo el mar, sin intervención humana durante meses gracias a su sistema de energía híbrida recargable, la profundidad de buceo,  son cosas realmente emocionantes” dijo Work. “No puedo esperar a que lo metan en el agua y lo prueben”. 

Boeing ha formado asociación con Huntington Ingalls para trabajar en su dron Echo Voyager de 51 pies diseñado para permanecer bajo el agua por largos periodos de tiempo. Esta unión llega en un momento en el que la Marina de los Estados Unidos comienza a trabajar en lo que llama  grandes vehículos submarinos teledirigidos, drones submarinos no tripulados destinados a cambiar la forma de lucha bajo la superficie del mar.

Boeing y Huntington Ingalls trabajarán juntos en proyectos de vehículos submarinos en las instalaciones de diseño y producción en Huntington Beach; Newport News, Virginia; y en la Ciudad de Panamá, Florida.

“Esta asociación proporciona a la Armada una gran oportunidad para satisfacer las necesidades emergentes y de bajo riesgo que impulsaron el programa de Prototipos Submarinos Avanzados de la Armada”, dijo Darryl Davis, presidente de Boeing Phantom Works, en un comunicado. “Estamos combinando el equipo de ingeniería marítima preeminente de Boeing con nuestro principal constructor naval y la compañía de servicios técnicos de la Marina para conseguir vehículos operativos en los próximos años antes del proceso estándar de adquisición”.

La Marina, en su presentación del presupuesto de 2018 al Congreso el mes pasado, dijo que planea llevar a cabo ensayos con vehículos submarinos existentes y continuar desarrollando nuevos tipos de tecnología antes de incorporarlos formalmente a la flota.

“Esto ayudará a desarrollar la experiencia con estas nuevas máquinas, las comunicaciones, la navegación, la resistencia, la recuperación, la factibilidad de la carga útil y la planificación y ejecución de misiones para los vehículos submarinos no tripulados extra”, dicen los documentos del presupuesto de servicio.

El nuevo miembro de la familia de submarinos no tripulados de Boeing está capacitado para recoger datos de manera independiente, salir a la superficie y transmitir aquellos en tiempo real. El sistema híbrido eléctrico y de combustible permite que se recargue y permanezca bajo el agua durante al menos seis meses. 

“Esperamos una larga relación con Boeing mientras nos preparamos para lanzar este multiplicador de fuerza no tripulada para la Armada”, dijo Andy Green, vicepresidente ejecutivo de Huntington Ingalls Industries y presidente de la división de Soluciones Técnicas de la compañía en un comunicado. “Estoy seguro de que este equipo continuará redefiniendo el modelo de autonomía para los UUVs”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *