Boeing recibe un contrato multianual de la Marina para la producción del F/A-18 E/F Block III.

La Marina de Estados Unidos ha adjudicado a la compañía Boeing un contrato para la adquisición de 78 aviones F/A-18 E/F Super Hornet bloque III; una adquisición plurianual de seis aviones en el año 2018 y 72 entre los años fiscales 2019-2021.

Las autoridades de la Marina estiman que con este modelo de compra de varios años, se ahorra un mínimo de 395 millones a los contribuyentes en un contrato valorado en aproximadamente 4.000 millones de dólares en vez de negociar año tras año.

“Esta compra de varios años es un gran ejemplo de cómo emplear el esfuerzo del equipo para eliminar los costes y maximizar la eficiencia en las compras gubernamentales”, dijo el Contralmirante Shane Gahagan, Oficial Ejecutivo de Programas para Programas de Aeronaves Tácticas. “Esta estrategia de adquisición asegura ahorros a la Marina, y las cláusulas del contrato limitan la responsabilidad de la Marina e incentivan el coste para el contratista”.

“La oficina del programa pudo lograr ahorros significativos al equipar a nuestros cazas con la mejor capacidad en una línea de tiempo acelerada”, agregó Gahagan.

También habrá oportunidades en los ejercicios fiscales 2020 y 2021 para adquirir más aviones a los mismos precios reducidos que los del PAI, mediante una variación en la cantidad.

El contrato de Incentivo de Precio Fijo limita la responsabilidad de la Marina e incentiva el coste de producción de la industria. En virtud de este contrato, la Armada y sus socios industriales han acordado compartir cualquier exceso o defecto monetario una vez que se complete la producción.

La configuración del Block II al Block III del Súper Hornet añade actualizaciones de capacidad que incluyen capacidad de red mejorada, mayor alcance, firma de radar reducida, un sistema avanzado de cabina de mando y un sistema de comunicación mejorado. La vida del caza también se extenderá de 6.000 a 10.000 horas de vuelo. Este Block III del Super Hornet será más letal, interoperable y sostenible hasta la fecha.

The Boeing Company

2 comentarios sobre “Boeing recibe un contrato multianual de la Marina para la producción del F/A-18 E/F Block III.

  • el 23 marzo, 2019 a las 22:06
    Permalink

    Es notable que tanto la marina como la FA siguen adquiriendo cazas de generación anterior al F-35, aunque incorporando tecnología más avanzada, convirtiéndolos en lo que se ha denominado generación 4++. Esto sucede por una cuestión de costos directos (compra,
    operativos, entrenamiento, mantenimiento, etc.) e indirectos (desarrollo, problemas operativos, logística, etc.) del F-35, y a que en realidad el JSF es un avión de ataque más que en un caza de superioridad aérea o interceptor, así que hasta que la marina no disponga de un avión de 5a generación para esos cometidos, más que rivales ambas aeronaves son complementarias en el plano de las operaciones aeronavales. También resulta notorio el interés en racionalizar los recursos. Es que el precio de la tecnología está superando el crecimiento de los presupuestos. La aplicación de las nuevas tecnologías en la industria de la aviación militar en general y de combate en particular, está haciendo de las máquinas de guerra altamente letales y eficientes, pero a un costo difícilmente asequible en las cantidades y ritmos productivos deseados por los planificadores militares. La tendencia es clara: un parque aeronáutico más reducido, pero mucho más eficiente. Asimismo, ha crecido el costo de mantenimiento, así como la cualificación del personal destinado a esa tarea. Cada vez más se necesitan ingenieros y técnicos electrónicos para mantener en el aire a los aviones actuales, así como pilotos muy difíciles de suplantar, altamente entrenados para cumplir sus misiones. Tener operativo un avión de combate, listo para actuar, con el armamento adecuado para una misión y una tripulación entrenada para realizarla, implica un costo de decenas de miles de dólares por hora de vuelo, que implica, cada vez más, cientos de horas de mantenimiento y cadena logística enorme, en la que se han incorporado una multiplicidad de elementos de control que deben ser tenidos en cuenta y cada uno conlleva un costo individual, en tiempo y dinero, que hace que cualquier FA, pero en particular las estadounidenses (USAF, USN, USMC, pues incorpora permanentemente nuevas tecnologías), deba invertir enormes presupuestos cada vez mayores. Esto, por supuesto, es un ciclo que se encuentra en un pico muy alto y que no puede crecer indefinidamente. Así como se proyecta el combate aéreo, muy pocos países van a poder seguir la evolución tecnológica para poseer una adecuada capacidad defensiva (y ofensiva). Se puede notar asimismo la lucha en todos los niveles (industriales, productivos, políticos) por establecer prioridades y asegurarse la producción de sus aeronaves entre las dos grandes corporaciones aeronáuticas norteamericanas, Boeing y Lockheed-Martin. Ésta es una lucha que implica, por supuesto, varios miles de millones de dólares, y que aeronaves que como dijimos, son complementarias en el plano operativo, resultan enconados rivales en el plano productivo; de ésta manera, los representantes de dichas corporaciones, asociados con sus respectivos amigos en el congreso y los altos mandos militares, luchan por mantener sus cuotas de fabricación en el nivel óptimo para sus respectivas cadenas productivas.

    Respuesta
    • el 3 abril, 2019 a las 16:41
      Permalink

      Impresionante análisis breve del estado actual de la defensa.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com