Brasil lanza el primero de cinco submarinos de ataque con tecnología francesa.

Brasil ha lanzado hoy, 14 de diciembre, el primero de los cinco submarinos de ataque de la Armada que está construyendo en el marco de un acuerdo de intercambio de tecnología con Francia por valor de 7.600 millones de dólares.

El presidente Michel Temer y su sucesor en el cargo, Jair Bolsonaro, asistieron a la ceremonia en una base naval en Itaquai, cerca de Río de Janeiro, en la que el barco de 72 m de eslora descendió lentamente a las aguas del Océano Atlántico.

La esposa de Temer, bautizó el submarino de nombre “Riachuelo”, llamado así en honor de una victoria naval brasileña del siglo XIX contra barcos paraguayos, con el tradicional lanzamiento de una botella de champán contra la proa del barco. A partir de ahora, se someterá a dos años de pruebas en el mar antes de entrar en servicio con la Marina.

La flota de submarinos protegerá los 8.500 km de costa y aguas territoriales de Brasil, que incluyen yacimientos petrolíferos en aguas profundas que son vitales para la economía del país.

Cuatro de los nuevos buques, incluido el Riachuelo, serán propulsados ​​por motor diésel y estarán listos para finales de 2022.

Está previsto que uno de ellos sea de energía nuclear, que le otorga un alcance mucho mayor y la capacidad de permanecer sumergido durante largos períodos de tiempo, este barco se espera que se lance al agua en 2029, con seis años de retraso.

Los buques se están construyendo como versiones más grandes de los submarinos de ataque clase Scorpene de Francia en virtud de un acuerdo alcanzado en 2008 a condición de que Brasil adquiera la tecnología necesaria, excepto el reactor nuclear del último submarino.

“Es una combinación de tecnología francesa con las capacidades y recursos de la Armada de Brasil, una especie de tropicalización del Scorpene para proteger nuestro vasto territorio”, dijo Andre Portalis, jefe del consorcio del CIE que construye los buques. 

Otros países también han elegido los submarinos de clase Scorpene para incluir en sus armadas, entre ellos Chile, Malasia e India.

India ha sido afectada por las filtraciones a un periódico australiano de información de alto secreto sobre los seis barcos Socorpene que está construyendo. DCNS el constructor naval francés de los submarinos, ha emprendido acciones legales para intentar detener las fugas.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.