Buques de guerra de la Royal Navy parten de Gran Bretaña para un despliegue sin precedentes en el Pacífico.

Dos buques de patrulla de la Royal Navy partieron el martes del Reino Unido para un despliegue de cinco años en el que actuarán como “los ojos y los oídos” de Gran Bretaña desde la costa occidental de África hasta la costa occidental de Estados Unidos, según un comunicado del Ministerio de Defensa británico.

“Dos tercios del mundo son nuestro patio de recreo”, dijo el comandante Ben Evans, oficial al mando del HMS Spey, un buque de patrulla en alta mar de 2.000 toneladas y 300 pies de largo que formará equipo con el HMS Tamar para una misión que no se espera que los vea regresar a su puerto de origen en Portsmouth hasta 2026.

Mientras patrullan las aguas de los océanos Pacífico e Índico, los buques de guerra se aventurarán tan al norte como el Mar de Bering y tan al sur como Nueva Zelanda y el estado australiano de Tasmania.

En el centro de esa región se encuentra China, con la que se han intensificado las tensiones con el principal aliado de Gran Bretaña, Estados Unidos.

“Actuarán como los ojos y los oídos de la Marina -y de la nación- en la región, trabajando junto a los aliados de Gran Bretaña, realizando patrullas de seguridad para hacer frente al narcotráfico, el contrabando, el terrorismo y otras actividades ilegales, participando en ejercicios con otras marinas y fuerzas armadas, y enarbolando la bandera de la Gran Bretaña Global”, dice el comunicado del Ministerio de Defensa.

Global Britain es el proyecto del país tras el Brexit para ejercer la influencia británica en todo el mundo en una serie de áreas, incluyendo en el caso de los dos buques de guerra, la seguridad militar.

En marzo, el Reino Unido publicó una amplia revisión de su política militar y exterior, en la que reconocía una inclinación hacia el Indo-Pacífico en la próxima década y advertía de los desafíos procedentes de China.

El HMS Spey y el HMS Tamar cuentan con una tripulación de 46 personas cada uno, cuyos miembros, según la Royal Navy, se intercambiarán con una frecuencia de pocas semanas, ya que el servicio intenta que sus tripulaciones adquieran experiencia regional, sin que se agoten en la misión lejana. Esto también permitirá que los buques pasen hasta nueve meses seguidos en el mar, según la Marina.

HMS Tamar (P-233)
HMS Spey (P-234)

Naves de 2.000 toneladas

Los buques no tendrán una base permanente en el Pacífico. En su lugar, recalarán en bases y puertos de aliados y socios según convenga a su misión, dijo la marina.

Además de sus tripulaciones habituales, los buques acogerán hasta 52 Marines Reales u otras tropas, que podrán ayudar en misiones específicas, “una versatilidad que convierte a los buques en ‘navajas suizas de 2.000 toneladas'”, según el comunicado de la Royal Navy.

Los buques se dirigirán al oeste del Atlántico desde Portsmouth para comenzar su despliegue el martes. Atravesarán el Canal de Panamá para desplazarse a su nueva zona de patrulla en el Pacífico.

El Spey y el Tamar han recibido la “pintura deslumbrante” de la época de la Primera Guerra Mundial para su misión en el Pacífico. El esquema de pintura estaba destinado a hacer que los buques de guerra fueran más difíciles de rastrear hace cien años, en una época en la que la flota británica estaba considerada como la mejor del mundo.

“Con nuestros esquemas de pintura, nos destacamos – tenemos un aspecto diferente. Enarbolaremos juntos la enseña blanca en la región del Indo-Pacífico. La gente sabrá que la Royal Navy ha vuelto”, dijo Evans, comandante del Spey.

Los aliados y socios del Reino Unido en la región ya han tenido una muestra de la moderna Royal Navy este verano con el despliegue del mayor buque de guerra británico, el portaaviones HMS Queen Elizabeth, en la región.

El Grupo de Ataque de Portaaviones 21 del Reino Unido, que también incluye buques de guerra estadounidenses y holandeses, partió de Gran Bretaña en mayo en un despliegue de siete meses que lo ha llevado hasta Corea del Sur, donde completó tres días de ejercicios con la Marina surcoreana la semana pasada.

A ello siguieron los primeros ejercicios entre grupos de ataque de portaaviones estadounidenses y británicos, cuando el portaaviones USS Carl Vinson y sus escoltas realizaron ejercicios combinados con el Queen Elizabeth en el Pacífico. Los cazas furtivos F-35 de ambos portaaviones realizaron operaciones de entrenamiento durante esos ejercicios.

Cooperación en materia de defensa entre el Reino Unido y Japón

El Queen Elizabeth visitó esta semana la base naval de Yokosuka, en Japón, y altos funcionarios de defensa y oficiales militares japoneses visitaron el portaaviones el lunes.

“La visita del grupo de ataque del portaaviones británico tiene una gran importancia, para mantener y fortalecer un Indo-Pacífico libre y abierto”, dijo el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, tras su visita al Queen Elizabeth, según un informe de Reuters.

Yokosuka es también el puerto base del portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan, el único de los 11 portaaviones de la Marina estadounidense que tiene su base fuera de Estados Unidos.

Esto se considera un símbolo del fuerte compromiso de defensa de EE.UU. con Japón, el tipo de vínculos que Gran Bretaña quiere promover en el Pacífico con el Queen Elizabeth y sus otros buques de guerra.

“La visita a Japón del HMS Queen Elizabeth y de otros buques británicos del Carrier Strike Group es una plasmación segura de la estrecha y profunda relación entre el Reino Unido y Japón”, dijo la embajadora británica en Japón, Julia Longbottom, en un comunicado.

“La relación entre el Reino Unido y Japón tiene una larga historia. Creemos que esta visita marca la elevación de nuestra relación en materia de defensa y seguridad a un nuevo nivel”, añadió.

Los tres socios, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos se han manifestado sobre lo que denominan la creciente amenaza china a la seguridad en la zona de Asia-Pacífico.

En su libro blanco de defensa publicado este verano, Tokio adoptó una postura firme contra lo que denominó “intentos unilaterales de China de cambiar el statu quo en los mares de China oriental y meridional”, y mencionó a Gran Bretaña como socio clave para compartir su visión de un “Indo-Pacífico libre y abierto”.

Por su parte, China se ha burlado de la presencia del portaaviones británico y de otros buques de guerra en la región.

Escribiendo en los medios de comunicación estatales chinos cuando el Queen Elizabeth transitó por el Mar de la China Meridional a finales de julio, Wu Shicun, presidente del Instituto Nacional de Estudios del Mar de la China Meridional de China, describió el despliegue del portaaviones británico como un intento de “revivir los días de gloria del Imperio Británico”.

“El Mar de la China Meridional era un símbolo del glorioso pasado colonial británico, a través del cual el antiguo imperio que se enorgullecía de sus colonias en todo el mundo devolvía la fortuna y los tesoros que saqueaba en Asia”, escribió Wu.

El miércoles, Hu Xijin, director del tabloide estatal Global Times, restó importancia al orgullo de la flota británica en aguas del Pacífico.

“La visita del portaaviones británico a Japón fue considerada por los internautas chinos como un abrazo de dos matones a sueldo de EEUU. A los ojos de los internautas chinos, el portaaviones Queen Elizabeth es inútil como una draga”, dijo Hu en Twitter.

Brad Lendon

11 thoughts on “Buques de guerra de la Royal Navy parten de Gran Bretaña para un despliegue sin precedentes en el Pacífico.

  • el 8 septiembre, 2021 a las 10:40
    Permalink

    De querer negociar con China ,sin estar por enmedio la UE( una de las razones del brexit ) a estar enseñandole los dientes por influencia de USA.

    Respuesta
    • el 8 septiembre, 2021 a las 11:56
      Permalink

      Es lo que queda de la alianza anglosajona forjada en los dos grandes conflictos del pasado siglo. Alemania y Holanda, con antiguas posesiones, y Francia, por presencia territorial, se han sumado a esta exhibición, y entre todos quieren lanzar un aviso a China y a los países de la zona. Paradójicamente, antiguos imperios con posesiones en aquellas latitudes, como España y Portugal, se mantienen al margen. Por algo será. Como también que la economía pesa y mucho, por eso una vez exhibido el músculo, mientras unos se retiran del todo, americanos e ingleses envían buques menores y más fáciles de mantener.

      Respuesta
      • el 8 septiembre, 2021 a las 16:20
        Permalink

        Eso mismo dijo Clinton, cuando un periodista le preguntó por las acciones internacionales de USA:” la economía tonto”

        Respuesta
  • el 8 septiembre, 2021 a las 14:32
    Permalink

    Pero qué pena da esta gente, ¿no? mandan dos patrulleros de altura y dicen que la royal navy ha vuelto. Eso es lo que quisieran, jajaja. Qué cosa más triste por favor!!

    Respuesta
      • el 9 septiembre, 2021 a las 16:25
        Permalink

        ¿Pa’ qué? ¿Qué se nos ha perdido en el Pacífico y qué tendríamos que ganar?

        Respuesta
  • el 8 septiembre, 2021 a las 21:34
    Permalink

    Al lado de esto nuestros denostados BAMs son el Yamato. Un cañón de 30mm y 2 ametralladoras M2

    Respuesta
    • el 9 septiembre, 2021 a las 22:26
      Permalink

      Es que los BAM tienen un 50% de desplazamiento lo más parecido a estos patrulleros UK son los Clase Chilreu que tienen dos ametralladoras de 12,7 vamos que los clase River son casi toda la flota imperial comparados con los Chilreu.

      Respuesta
  • el 9 septiembre, 2021 a las 14:50
    Permalink

    España no tiene que enviar nada porque allí no se le ha perdido nada, igual que a los british. Lo que pasa es que estos se piensan que todavía son algo en el mundo y no son nada. Ni con esos portaaviones nuevos que son unos mamotrecos . Son unos ridículos

    Respuesta
  • el 9 septiembre, 2021 a las 17:07
    Permalink

    Pues España aún tiene cuatro islas allí, en la micronesia española: Pescadores, Guedes, Oroa y Acea.
    Es hora ya que Occidente le muestre los colmillos a la China comunista. El mar del Sur de China no es chino.
    La Pesco debe hacer planes para mantener presencia naval constante en la zona, un sitio de paso estratégico del comercio marítimo mundial que China quiere controlar a su antojo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.