Camboya niega que la demolición de una instalación financiada por EE.UU. dé paso a los planes de una base naval china.

El gobierno de Camboya negó oficialmente el lunes las sugerencias de que la demolición de una instalación financiada por EE.UU. en una de sus bases navales es una señal de que a China se le concederán privilegios para la instalación de una base allí, diciendo que el trabajo sólo implica mejoras de infraestructura planificadas.

La declaración del Comité Nacional de Seguridad Marítima se hizo en respuesta a recientes informes de los medios de comunicación en los que se destacaba la nueva preocupación por los presuntos planes de China para la Base Naval Ream de Camboya en el Golfo de Tailandia. Las historias se basaban en fotos de satélite que mostraban la instalación demolida y en declaraciones de funcionarios camboyanos.

El comité dijo que su Cuartel General del Mando Táctico, “una unidad operacional responsable de aplicar la ley de múltiples organismos” en cooperación con los Estados Unidos y Australia, había sido una estructura temporal, y a finales de 2017 se iniciaron planes para reubicarla.

Dijo que las instalaciones existentes eran demasiado pequeñas y carecían de instalaciones de atraque, con capacidad limitada para la capacitación y otras actividades, por lo que se estaba estableciendo una instalación más grande en un nuevo lugar, sin cambios en las funciones o las relaciones con los socios extranjeros.

China es el aliado político más cercano de Camboya y su principal fuente de apoyo económico, a través de la ayuda y la inversión.

El primer ministro camboyano Hun Sen declaró en junio que a China no se le han concedido derechos exclusivos para utilizar la base, al tiempo que dijo que los buques de guerra de todas las naciones, incluidos los Estados Unidos, son bienvenidos a atracar allí. Señaló que la Constitución de Camboya no permite que se establezcan bases militares extranjeras en su territorio.

El Wall Street Journal informó el año pasado que un borrador temprano de un reputado acuerdo visto por funcionarios de los Estados Unidos permitiría a China utilizar la base Ream durante 30 años, donde podría colocar personal militar, almacenar armas y atracar buques de guerra.

Los analistas occidentales creen que basar los derechos en Camboya ampliaría considerablemente el perfil militar estratégico de Pekín, e inclinaría el equilibrio regional de poder de manera que presionaría a los países adyacentes de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental cuyas preocupaciones de seguridad tradicionalmente se han alineado más estrechamente con los Estados Unidos.

Las especulaciones sobre la autorización de instalaciones militares en la zona por parte de China se intensificaron con un acuerdo que otorgaba a una empresa china el control de gran parte de la costa y la construcción de un aeropuerto en sus terrenos que parecía estar diseñado para acoger aviones militares y civiles.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció el mes pasado que estaba imponiendo sanciones bajo la ley de EE.UU. a la empresa china Union Development Group Co. Ltd., la empresa que está detrás del acuerdo de tierras costeras.

Acusó a la empresa de “obligar a los camboyanos a abandonar sus tierras y devastar el medio ambiente, perjudicando los medios de vida de las comunidades locales, todo ello bajo el pretexto de convertir a Camboya en un centro logístico regional y un destino turístico”.

El Departamento del Tesoro dijo al anunciar las sanciones que la empresa china adquirió en 2008 un contrato de arrendamiento de 99 años del Gobierno de Camboya para el desarrollo del proyecto Dara Sakor, que abarca casi el 20% de la costa de Camboya, mediante la formación de una empresa local para que se convierta en el arrendatario. La empresa volvió más tarde a ser propiedad china, según el Departamento del Tesoro.

The Associated Press

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com