Canadá levanta la suspensión de exportación de armas a Arabia Saudita.

Canadá está levantando la suspensión de las exportaciones de armas a Arabia Saudita y ha renegociado un contrato muy criticado de 14.000 millones de dólares para vender vehículos blindados de General Dynamics Corp a Riad.

Las “mejoras significativas” del contrato asegurarían miles de puestos de trabajo en la filial canadiense de la empresa estadounidense, donde se fabrican los vehículos, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Francois-Philippe Champagne.

El anuncio marca un retroceso del gobierno liberal del primer ministro Justin Trudeau, quien dijo en diciembre de 2018 que estaba buscando una forma de salir del acuerdo.

Un mes antes, el gobierno había congelado nuevos permisos en espera de una revisión. Sin embargo, algunas exportaciones continuaron con los permisos que ya habían sido emitidos.

Los grupos de derechos humanos y los opositores políticos, citando el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y la participación de Arabia Saudita en la guerra de Yemen, habían insistido en que Ottawa desechara un acuerdo firmado por el anterior gobierno conservador en 2014.

Champagne dijo que según los términos del acuerdo renegociado, Canadá podía retrasar o cancelar los permisos sin penalización si descubriera que Arabia Saudita no estaba utilizando los vehículos para el propósito declarado. Ottawa también impulsaría su vigilancia de todas las ventas de armas propuestas, agregó.

Trudeau declaró que habría grandes penalizaciones por anular el acuerdo, pero no dio detalles. Por su parte Champagne indicó que la cláusula de penalización podría valer todo el valor del contrato.

Los nuevos demócratas de la oposición dijeron que Ottawa estaba “enviando vehículos blindados a un régimen autoritario antidemocrático con un terrible historial de derechos humanos” y exigieron que el acuerdo fuera anulado.

El acuerdo se firmó a pesar de una disputa diplomática entre las dos naciones que estalló en agosto de 2018 después de que Canadá criticara a Arabia Saudita por los derechos humanos.

La planta de General Dynamics tiene su sede en London, Ontario, una zona con una tasa de desempleo relativamente alta. El anuncio saudí se produjo el mismo día en que Canadá informó de una pérdida récord de puestos de trabajo en medio del brote de coronavirus.

“A medida que entramos en un mundo de profunda recesión económica, es probable que los países, incluido Canadá, estén aún menos dispuestos a dar importancia a las consideraciones de derechos humanos en las decisiones sobre las exportaciones de armas”, dijo Thomas Juneau, experto en Oriente Medio en la Universidad de Ottawa

“Básicamente, este es un buen dinero y lo necesitamos”.

David Ljunggren

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com