Por qué China ama los aviones de combate rusos (y roba toda su tecnología)

El Sukhoi Su-27 “Flanker” nunca fue planeado para exportación cuando se desarrolló originalmente, a diferencia de su primo más ligero, el MiG-29. Sin embargo, desde que se aprobó su exportación, ha sido una de las exportaciones más populares de la región asiática. El primer cliente para el Su-27 fue China, que aseguró un acuerdo de compra mientras la Unión Soviética aún existía. Pero, ¿cómo lo consiguió Beijing?

El comienzo del éxito de las exportaciones del Su-27 comenzó con el deshielo chino-soviético en 1989. Durante la visita de Gorbachov a China en mayo de 1989, se hicieron las mociones para reabrir el comercio militar chino-soviético. A esto le siguió una entrevista publicada en una revista en septiembre de 1989 en la que se afirmaba que no habría ningún obstáculo político para que China adquiriera aviones de combate MiG-29. En mayo de 1990, una delegación china visitó la Unión Soviética para discutir la adquisición de aviones avanzados. Esta delegación vio las demostraciones del MiG-29, el Su-27 y varios helicópteros.

Los manipuladores soviéticos intentaron empujar el MiG-29 a la delegación china, señalando la larga historia de adopción y adaptación de aviones MiG por parte de China. Sin embargo, después de ver las demostraciones, la delegación china quería el Su-27. Las razones citadas fueron el mayor radio de combate del Su-27, el avanzado sistema fly-by-wire (en comparación con los simples controles hidráulicos del MiG-29) y el rendimiento superior de los motores del Su-27 tanto en potencia bruta como en vida operativa. Esto proporcionaría la mejor plataforma sobre la que podrían construirse futuras actualizaciones, una “base” moderna sobre la que se basaría la próxima generación de aviones tácticos chinos.

MiG-29

Dados los significativos programas chinos de modernización y  actualización para el MiG-21 (J-7 en el servicio chino) que fueron necesarios por la larga división chino-soviética, la base industrial china ha tenido una experiencia significativa modificando y mejorando los diseños soviéticos. Los líderes chinos probablemente sintieron que las capacidades aerodinámicas superlativas del Sukhoi y su gran fuselaje lo hacían el más adecuado para tales experimentos  y mejoras, en comparación con el MiG. Mientras que los soviéticos se resistieron, los problemas económicos de aquella época probablemente los llevaron a dar luz verde a la adquisición china de los Su-27. Las fuentes chinas señalan más bien un espíritu de cooperación fraternal y la necesidad de hacer las paces tras el largo período de relaciones frías, pero un incentivo económico parece más probable.

Tras las negociaciones en el invierno de 1990, China firmó un acuerdo para comprar veinticuatro cazas Su-27SK y Su-27UBK (K que indica Kitai, es decir, China). A pesar del colapso de la Unión Soviética, el presidente Boris Yeltsin siguió respetando este acuerdo, y los primeros aviones fueron entregados el 27 de junio de 1992.

Chengdu J-7 (similar MiG-21)

Pero esto no era suficiente para China. Al darse cuenta de la grave situación económica a la que se enfrentó Rusia en la década de 1990, presionaron para que se transfiriera la tecnología del Su-27, incluida la línea de producción completa. Esto también se acordó en 1995. China entonces comenzó la producción bajo licencia del Su-27 como el J-11.

Esta estrategia parece haber dado sus frutos a China, ya que aparentemente uno de los objetivos originales de la adopción del Su-27 era tener un “chasis” avanzado en el que se pudiera adoptar y desarrollar la tecnología china. 

Podemos ver esto con creces en la multitud de versiones del J-11 que China ha lanzado en los últimos años. El J-11B cuenta con radares AESA, componentes compuestos, cabinas de cristal chinas y motores chinos. El J-16D representa un intento chino de hacer un avión EW similar al EA-18G “Growler”. A diferencia de la India, que abrió el programa MMRCA para encontrar un avión de combate multiusos porque consideró que sus Su-30MKIs son incapaces de ser verdaderos multiroles., el J-11 puede emplear una amplia variedad de municiones de ataque terrestre chinos, incluidas las versiones chinas de la bomba americana de pequeño diámetro. Los equipos rusos han sido reemplazados constantemente, desde los generadores de oxígeno hasta los receptores de advertencia de radar.

Shenyang J-16 (similar al EA-18G Growler)

A pesar de estos avances, China continúa adquiriendo aviones rusos, aunque esto se debe principalmente a la adquisición de tecnologías en las últimas versiones del Flanker, el Su-35. China adquirió estos aviones en diciembre de 2015. Supuestamente, el principal elemento de interés son los motores mejorados en estos aviones , después de que China no obtuviera una licencia para producir esa pieza específica y sus propias dificultades para producir los motores originales del  Su-27SK para el J-11. A pesar de todo, las razones para la adopción por parte de China del modelo Su-27: es que Pekín quería el avión de alto rendimiento con la mejor tecnología de la que pudiera aprender, y lo consiguió.

Sukhoi Su- 35 ruso.

Charlie Gao

2 comentarios sobre “Por qué China ama los aviones de combate rusos (y roba toda su tecnología)

  • el 11 marzo, 2018 a las 13:26
    Permalink

    Bien por China muy pronto contará con tecnología propia

    Respuesta
  • el 12 marzo, 2018 a las 00:21
    Permalink

    Porque le es más fácil obtener la información.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com