China amenaza con una respuesta militar a los buques del Reino Unido.

China ha advertido a Gran Bretaña contra los barcos que navegan a través de las aguas disputadas en el Mar del Sur de China, diciendo que tal movimiento sería “hostil” e insinuando que Pekín se vería obligado a responder militarmente.

En respuesta a una sugerencia de que el Reino Unido podría enviar su portaaviones cerca de las disputadas Islas Spratly, con aviones F-35B estadounidenses a bordo, el embajador de China en el Reino Unido ha manifestado que Gran Bretaña “no debería hacer este trabajo sucio por otra persona”.

En declaraciones a la Asociación de Corresponsales de Defensa en Londres, Liu Xiaoming rechazó el argumento de que la Royal Navy defendería las normas internacionales relativas a la libertad de navegación.

“El Mar del Sur de China es un vasto océano, tiene tres millones de kilómetros cuadrados de ancho, no tenemos ninguna objeción a que la gente navegue por allí, pero que no entre en las doce millas náuticas de aguas territoriales chinas”.

Una vista aérea de las disputadas islas Spratly en el Mar del Sur de China

“Si no se hace, no debería haber ningún problema. El Mar del Sur de China es lo suficientemente ancho como para tener una navegación libre”.

Las islas Spratly y Paracel se encuentran en rutas marítimas estratégicas y son reclamadas por varias naciones de la región, incluida China, Vietnam y Filipinas.

La marina de los Estados Unidos realiza regularmente operaciones de libertad de navegación en el Mar del Sur de China para cuestionar la reivindicación territorial de China.

Washington acusa a Pekín de construir ilegalmente instalaciones militares en algunas de las islas, pero China responde calificando a Estados Unidos de matón y provocador.

En febrero del año pasado, el ex secretario de Defensa Gavin Williamson dijo que Gran Bretaña debía estar lista para usar la “fuerza dura” para disuadir a los adversarios y que el portaaviones HMS Queen Elizabeth sería enviado al Mar del Sur de China en su primer despliegue operativo.

El portaaviones HMS Queen Elizabeth en Portsmouth en junio

El agregado de defensa chino, hablando junto al embajador en el mismo evento, añadió: “Si Estados Unidos y el Reino Unido se unen en un desafío o violan la soberanía y la integridad territorial de China, eso sería un acto hostil”.

Sin embargo, el gobierno del Reino Unido ha respondido diciendo que se opone a la “militarización” del Mar del Sur de China e insiste en que el portaaviones visitará el Pacífico Sur en 2021: “El Reino Unido tiene intereses permanentes en la región y está comprometido a mantener la seguridad regional”.

“La presencia de marinas internacionales en el Mar del Sur de China es normal y la Royal Navy no es una excepción”, ha dicho un portavoz.

“Seguimos comprometidos a hacer valer los derechos de la libertad de navegación en el mar y en el aire, tal como lo dispone el derecho internacional”.

Aprovechando la presencia de los periodistas, el embajador Liu también ha dicho que China se vería obligada a intervenir en Hong Kong si las fuerzas de seguridad del estado perdieran el control.

“Si los disturbios se vuelven incontrolables para el gobierno de Hong Kong, China no puede mirar hacia otro lado. Hong Kong es parte de China. No podemos ver como esa violencia continúa y continúa”.

Sky News

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com