China aumenta el despliegue de aviones de combate junto a la frontera de la India.

En unas fotos recientes difundidas por la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular (PLAAF) se puede apreciar una gran concentración de aviones de combate chinos J-10 y J-11.

La Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular (PLAAF) ha aumentado sus capacidades aéreas a lo largo de sus fronteras suroccidentales, enviando más aviones de combate de primera línea a regiones de China que limitan con el estado rival de la India. 

A principios de febrero, la Fuerza Aérea publicó fotos de cazas polivalentes Chengdu J-10 Dragón Vigoroso y Shenyang J-11 (una versión local de los cazas rusos de superioridad aérea Sukhoi Su-27 código OTAN Flanker B+) que participaban en ejercicios de entrenamiento de combate real en el oeste de China. 

En declaraciones a Global Times, periódico propiedad del Partido Comunista Chino, el experto del EPL (Ejército de Liberación Popular), Song Zhongping, calificó explícitamente el propósito del aumento de los cazas adicionales como un refuerzo importante de la fuerza militar china, en caso de conflicto con la India.

“La actualización en el Comando Occidental de la región Oeste de China es urgente porque las relaciones con la India se han tensado debido a las escaramuzas fronterizas, sin una resolución a la vista”, dijo Song. “Fortalecer la presencia de más aviones de combate de 4ª generación (J-11) o incluso estacionar cazas más avanzados ha sido urgente para el EPL”. 

Aviones chinos Chengdu J-10

“India ya se está preparando, por lo que es necesario que China se prepare para una posible confrontación militar. Y en estas zonas montañosas, la superioridad en el aire es de suma importancia”.

Por su parte, la India ha estado reforzando su propia fuerza militar a lo largo de la frontera china. Según los informes, se dice que han desplegado cazas de largo alcance Su-30 MKI, una modificación india del Sukhoi Su-30 ruso hasta la frontera.

Cuando se le preguntó sobre la medida tomada por las autoridades chinas, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, restó importancia añadiendo. “No conozco la información que citas. Puedo remitirte a los militares”, dijo en una declaración. “Esperamos que la parte india pueda trabajar con China para mantener la paz y la tranquilidad de las zonas fronterizas porque esto es en interés común de ambas partes”. 

La gran altura de las montañas del oeste y sudoeste de China reducen el alcance y la efectividad de los aviones de combate, lo que coloca a la PLAAF en desventaja si volaran en misiones de castigo contra la India. Los cazas más avanzados como el J-10 y el J-11 han mejorado su aerodinámica, compensando parte de este problema.

Las relaciones entre Pekín y Nueva Delhi suelen ser habitualmente tensas, pero tocaron fondo en el verano de 2017 cuando ambas naciones desplegaron fuerzas militares en la meseta de Doklam, una remota cadena montañosa que se disputa entre China y el estrecho aliado de la India, Bhután.

Avión chino Shenyang J-11

Soldados del PLA y trabajadores de la construcción llegaron para construir un camino a través de la meseta, que según afirma Pekín es parte del Tíbet. El pequeño reino de Bhután protestó por la presencia de China,  y la India intervino desplegando tropas en el territorio disputado. 

Durante 10 semanas, las tropas militares del EPL y la India se enfrentaron a unos cientos de metros de distancia. Ambas naciones retiraron sus tropas el 28 de agosto después de que las negociaciones entre las dos potencias y la construcción de la carretera llegaran a su fin.

Sin embargo, en octubre comenzaron a salir a la luz informes de que China había seguido mantenido una gran presencia militar cerca de la región en disputa, y las fotografías tomadas por satélite en el mes de enero confirmaron que el EPL se estaba instalando en campamentos militares permanentes a unas pocas millas del lugar del enfrentamiento. 

Además, también ha habido roces en Arunachal Pradesh, una provincia de la India que también se disputa con China, que la considera parte del sur del Tíbet. A principios de febrero, el Primer Ministro indio Narendra Modi realizó una breve visita a Arunachal Pradesh, provocando una “dura” protesta del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Avión Chengdu J-10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com