China cierra una zona del Mar de China Meridional para un ejercicio militar de cinco días.

China ha informado que desde el pasado sábado está realizando un ejercicio militar sobre una zona del Mar del Sur de China mientras las tensiones entre Pekín y los otros países que reclaman parte de esas aguas continúan a fuego lento.

La agencia de seguridad marítima en Sansha – en la isla Woody, conocida como la isla Yongxing en China, la más grande de las disputadas islas Paracels, confirmó que las autoridades chinas habían cerrado un área del mar para un ejercicio militar de cinco días cerca de las Islas Spratly.

Navegar en el área, cerca de Macclesfield Bank y Spratly Bank, ha sido prohibido durante ese período. Macclesfield Bank, llamado las islas Zhongsha en China, es un atolón submarino también reclamado por Filipinas.

El anuncio coincide con los informes de Estados Unidos que indican que China había estado realizando una serie de pruebas con misiles balísticos antibuque en el Mar de China Meridional.

La emisora ​​estadounidense NBC News ha informado esta mañana que personal militar chino había llevado a cabo la primera de las pruebas de misiles durante el fin de semana, disparando varios misiles en el mar contra objetivos no identificados.

Estados Unidos tienen embarcaciones navales en el Mar de China Meridional, pero el oficial del gobierno ha dicho a la emisora NBC que no estaban cerca de donde se están realizando las pruebas del fin de semana, y que no estaban en peligro. Pero describieron la prueba como “preocupante”.

El anuncio de China de un simulacro militar y las pruebas con misiles se producen en medio de las tensiones entre China y Estados Unidos en temas que van desde asuntos militares hasta el comercio.

El sábado, el presidente Xi Jinping y su homólogo estadounidense Donald Trump se reunieron brevemente al margen de la cumbre del Grupo de los 20 en Osaka, Japón, donde Xi le dijo a Trump que “en la actualidad, las relaciones entre China y Estados Unidos han tenido algunas dificultades que no son de interés para ambas partes”.

“China y Estados Unidos no deben caer en la llamada trampa del conflicto y la confrontación, sino que deben promoverse mutuamente y desarrollarse juntos”, dijo.

China reclama la soberanía sobre gran parte del Mar del Sur de China y se ha visto envuelta en disputas territoriales con varios países del sudeste asiático, incluido el aliado de Estados Unidos, Filipinas.

Estados Unidos continúa desafiando las reclamaciones marítimas de China navegando cerca y volando sobre las aguas internacionales en disputa.

En abril, Pekín y Manila se enfrentaron diplomáticamente por la presencia de unos 275 buques chinos cerca de la isla Thitu ocupada por Filipinas, lo que llevó al presidente filipino Rodrigo Duterte a exigir que China “despejara la isla”.

A principios de junio, el conflicto estalló de nuevo cuando un barco pesquero chino chocó contra un barco filipino más pequeño anclado cerca del disputado Reed Bank, hundiendo el barco filipino. China y Filipinas acordaron llevar a cabo una investigación conjunta sobre el incidente.

Song Zhongping, analista militar de Hong Kong, dijo que era necesario que los militares chinos realizaran simulacros y pruebas para mejorar su preparación para defender su “interés central” en el Mar de China Meridional.

“Los países de fuera de la región continúan agitando el tema a través de las llamadas operaciones de libertad de navegación y vigilancia cercana,  amenazando  la seguridad nacional de China”, dijo Song. “El ejército chino debe defenderse de esas provocaciones”.

South China Morning Post

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com