China debería agradecer al F-16 de Estados Unidos el éxito de su caza JF-17.

El caza polivalente JF-17 “Thunder” de China es una de las exportaciones aeroespaciales más exitosas de Pekín. Si bien fue diseñado desde el principio para ser un caza de exportación, su camino hacia el servicio fue difícil, implicando décadas de desarrollo e incluso la participación estadounidense en algunos puntos. En cuanto a su diseño, es una fusión del MiG-21 y el F-16 Fighting Falcon. Los bloques más recientes del JF-17 han introducido capacidades avanzadas que nominalmente lo ponen a la par con diseños de veinte años de antigüedad. Pero, ¿cómo ayudó exactamente Estados Unidos a crear el JF-17?

El JF-17 se  desarrolló a partir de una serie  de proyectos para producir una actualización de la flota de cazas J-7 de la Corporación de Aviones de Chengdu (CAC) de la Fuerza Aérea de Pakistán. Como Pakistán fue uno de los principales mediadores de la ayuda estadounidense a los mujaheddines afganos que luchaban contra los soviéticos, Estados Unidos estaba dispuesto a proporcionar ayuda a Pakistán en otros sectores de la defensa. Mientras los soviéticos se preparaban para desplegar su siguiente generación de cazas ligeros; el MiG-29, Pakistán quería un avión que pudiera contrarrestarlo.

Esto dio como resultado el Proyecto Sabre II, un intento de modernizar los J-7 realizado por CAC y Grumman. La versión original del Sabre II solo alargó el fuselaje del J-7, rediseñó las superficies de control y cambió la ubicación y el tamaño de las tomas de aire. Sin embargo, el Sabre II no pudo alcanzar el rendimiento de los cazas estadounidenses contemporáneos o el rendimiento proyectado del MiG-29 con esta configuración, por lo que el Proyecto Sabre II fue cancelado.

Sin embargo, los tres países decidieron intentarlo de nuevo  en la década de 1980, dando como resultado el proyecto “Super 7”. Esta vez, la envergadura fue aumentada y se formó en una  configuración similar a la del F-16, además de los cambios aerodinámicos anteriores. Grumman se retiró del proyecto Super 7 en 1989 debido a los sucesos de la Plaza de Tiananmen y las consecuencias resultantes. El proyecto permaneció congelado durante unos 10 años mientras continuaban las negociaciones entre China y Pakistán. En 1992 se encargó un estudio de viabilidad para ver si el desarrollo futuro sería fructífero, que tuvo éxito, por lo que se firmó un memorando para continuar el desarrollo.

En 1998,  China y Pakistán reanudaron el desarrollo del Super 7. Los costes se dividieron al 50% entre el gobierno pakistaní y el CAC y el avión pasó a llamarse JF-17. Como Grumman se había retirado, el caza necesitaba un nuevo motor. Se encontró una solución en la oficina de diseño rusa Mikoyan, que ofreció el motor Klimov RD-93 que fue diseñado originalmente para el avión de combate MiG-33, más tarde cancelado. El RD-93 era una versión avanzada del RD-33 usado en el MiG-29, sin embargo, solo un RD-93 se usó en el JF-17 en contraste con dos RD-33 en un MiG-29.

Otra innovación clave que se produjo durante el proceso de desarrollo fue la inclusión de tomas supersónicas sin desviador (DSI) en el diseño del JF-17. El diseño  pasó por varias versiones, pero lo llevan los aviones de producción JF-17 actuales. En 2003, el primer prototipo salió al aire. Para 2006, el JF-17 estaba terminado y listo para entrar en producción en serie. Fue adoptado formalmente  en 2007.  El primer JF-17 fabricado completamente en Pakistán fue creado en 2008. 

Los diseñadores del JF-17 han demostrado ser expertos en mantenerse al día con los tiempos posteriores a su entrada en servicio. La primera serie de cazas para Pakistán se ha denominado Bloque I JF-17. El Bloque II JF-17 introdujo una multitud de nuevas capacidades y mejoras, incluyendo compuestos en el fuselaje para reducir el peso, el reabastecimiento de combustible aire-aire, un sistema completo de vuelo por cable y un mejor radar. China ofreció reemplazar los RD-93 rusos por sus propios WS-13 en el Bloque II JF-17, pero Pakistán  optó por quedarse con el motor ruso.

Para el Bloque III, China espera añadir un radar AESA al JF-17 y mejorar aún más la compatibilidad de aviónica y armas. El estándar JF-17 incluye la base de datos MIL-STD-1760 en algunas versiones, permitiendo la compatibilidad con las armas occidentales y orientales. Una debilidad potencial del JF-17 es su cañón interno, que sigue siendo el GSh-23 de doble cañón, un legado de su herencia del MiG-21. Ese cañón es superado por prácticamente cualquier otro cañón automático montado en un avión de combate moderno. Sin embargo, dada la relativa poca frecuencia del uso de cañones en el combate aéreo moderno, esto no es un gran problema.

La mayor ventaja del JF-17 es su coste. Con solo 15 millones de dólares por avión en su configuración más básica, el JF-17 es mucho más barato que cualquiera de sus competidores, incluso usado. Los JF-17 del bloque II cuestan mas o menos lo mismo, y Myanmar (Birmania) los está comprando por solo 16 millones por unidad. Esta ha sido la clave del éxito de exportación del JF-17. Una nación pobre puede tener un caza relativamente moderno por un precio muy bajo. Pakistán parece estar satisfecho con lo que el JF-17 puede hacer en las pruebas. En muchos sentidos, China ha actualizado el caza de presupuesto de la última generación, el MiG-21, para la era moderna con la ayuda y las señales de diseño adicionales del F-16.

Charlie Gao

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com