China desarrolla un bombardero furtivo de nueva generación.

El gigante asiático lleva a cabo diversos programas paralelos con el objetivo de desarrollar un avión furtivo H-20 de nueva generación, similar a los bombarderos estratégicos B-2 de Estados Unidos.

China está “haciendo acopio de la tecnología” necesaria para crear su propia aeronave furtiva, señalan medios del país asiático. Las experiencias obtenidas en el marco de los proyectos del Chengdu J-20 y del Xian Y-20, por ejemplo, han conferido a la industria militar china “ricas reservas técnicas”, que ayudarán en la construcción de una aeronave de modelo ‘ala volante’.

Pese al rápido desarrollo de la industria militar china, la construcción de un bombardero furtivo sigue siendo un desafío para el gigante asiático. Los Xian H-6 —bombarderos estratégicos birreactores chinos—, que forman parte de la división aérea de la tríada nuclear del país, son apenas versiones del Tu-16 soviético.

Teniendo en cuenta la experiencia de EEUU y de la Unión Soviética, es poco probable que China pueda ‘saltar’ del actual H-6 a un análogo del B-2, subrayó Andréi Frolov, investigador del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías de Rusia.

Es posible que, visualmente, la nueva aeronave sea similar al bombardero estadounidense, pero es probable que su estructura, más bien, sea análoga a la de un B-1B o un Tu-160″.

El experto puso en duda, además, las razones por las cuales China requeriría los servicios de una nave aérea con tecnología ‘stealth’:

“Los estadounidenses desarrollaron el B-2 para luchar contra el poderoso sistema de defensa aérea soviética (…) Está claro que China necesita una aeronave capaz de transportar misiles de crucero de largo alcance, pero la pregunta es para qué necesitan que sea furtiva”, manifestó Frolov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *