China intentará descubrir los submarinos estadounidenses en el Pacífico occidental.

A mediados de julio se celebrará en el laboratorio Charles Stark Draper, adyacente al campus del MIT, el último de una serie de seminarios clasificados para instruir al personal naval y a los contratistas sobre cómo ocultar los buques de guerra estadounidenses de las miradas indiscretas de los enemigos.

No se puede asistir a menos que se tenga una autorización secreta y la necesidad de saber, porque los métodos para enmascarar las “firmas” reveladoras de los buques de guerra estadounidenses son un tema muy delicado.

Esto es especialmente cierto en el caso de los submarinos, que serían de poca utilidad en tiempos de guerra si pudieran ser rastreados y apuntados de forma fiable.

Los submarinos son los sistemas de combate más sigilosos jamás concebidos, y la Marina de Estados Unidos pretende que sigan siéndolo.

Pero un tema que probablemente ocupará un lugar destacado en el seminario de julio es cómo hacer frente a los crecientes esfuerzos de la Marina china por encontrar, fijar y derrotar buques de guerra submarinos en sus mares marginales.

Las circunstancias geográficas de China dictan que, si quiere ampliar el alcance de su poder militar, el movimiento, al menos inicialmente, tendrá que ser hacia el este, hacia el Océano Pacífico.

La geografía de China dicta que su principal escenario de actividad militar estará en los mares del este.

Esto significa inevitablemente un enfrentamiento con la Marina estadounidense, que ha dominado el Pacífico occidental desde la Segunda Guerra Mundial, pero que está perdiendo terreno gradualmente a medida que China supera a Estados Unidos en la construcción de buques.

China tiene grandes ventajas en esta competición, porque opera cerca de casa y, al menos por ahora, se centra principalmente, en la supremacía marítima local.

La Marina estadounidense, en cambio, tiene que cubrir todo el mundo con una flota más pequeña, aunque mejor entrenada y equipada.

El gran protagonista de esta rivalidad es el submarino de ataque rápido de clase Virginia, el más avanzado y versátil jamás construido y que pronto será el único submarino de ataque de la flota estadounidense.

La Marina también opera un puñado de submarinos de misiles balísticos que albergan alrededor del 70% de las ojivas del arsenal nuclear estadounidense, pero éstos no tienen necesidad de acercarse a China para cumplir su misión de disuasión, dado el largo alcance de sus misiles de ojivas múltiples.

Cualquier otra misión submarina, incluidas todas las que se lleven a cabo cerca de China, requerirán un submarino de ataque.

A medida que los submarinos de ataque de la Guerra Fría se vayan retirando de la flota, los Virginia se convertirán en el activo bélico más importante de Estados Unidos en el Pacífico Occidental.

Por ejemplo, si Pekín decidiera atacar Taiwán, los submarinos de la clase Virginia podrían romper cualquier bloqueo naval de la isla, interrumpir los desembarcos anfibios, destruir objetivos terrestres críticos con misiles de crucero y recoger información detallada sobre las maniobras chinas.

Y a diferencia de otros sistemas de combate estadounidenses, los Virginias podrían hacer esto desde las primeras horas de un conflicto sin ser detectados o rastreados por las fuerzas chinas.

Al menos, eso es lo que espera la Marina estadounidense.

Es la mayor razón por la que eventos como el seminario del MIT son necesarios.

Pero China también tiene esperanzas en cuanto a quién prevalecerá en futuros conflictos, y esas esperanzas tienen que empezar por averiguar cómo derrotar a los submarinos de ataque estadounidenses que operan en cualquier lugar cerca de sus 9.000 millas de costa.

Eso implica que los mares marginales de China, el Mar de China Meridional y el Mar de China Oriental, están destinados a convertirse en el escenario más intenso de las actividades de guerra antisubmarina en el mundo.

Los planes de Pekín son secretos, pero el rompecabezas está definido en gran medida por la geografía.

Dentro de la primera cadena de islas que va de Japón a Taiwán y a Filipinas, la Armada china necesitará operar múltiples capas de sensores: hidrófonos en el fondo del océano (especialmente en los puntos de estrangulamiento que conducen al Pacífico), aviones de patrulla tripulados y no tripulados, buques de guerra de superficie y submarinos equipados con el equipo adecuado, y satélites de órbita terrestre baja diseñados para el reconocimiento preciso del océano.

Incluso con todos estos medios, que no existen en la actualidad, la Marina china seguiría enfrentándose a una tarea titánica al intentar encontrar los submarinos de la clase Virginia.

Los submarinos han sido diseñados para minimizar las señales acústicas, electroópticas, infrarrojas y magnéticas que podrían utilizarse para desenmascararlos.

Como mínimo, la marina china tendría que conectar en red todos sus sensores desplegados en los mares marginales y sus alrededores para fusionar la información recopilada, creando la madre de todos los desafíos de big data.

Muchas de las señales conocidas de los submarinos, como los retornos de radar de los mástiles o las anomalías magnéticas creadas por los cascos, pueden suprimirse mediante la aplicación hábil de tácticas y tecnología.

Las señales acústicas son un reto mayor, pero las características de diseño de la clase Virginia lo convierten en el submarino de ataque de propulsión nuclear más silencioso del mundo, y la Marina de Estados Unidos dispone de una variedad de contramedidas para frustrar los esfuerzos del enemigo por localizar dichas emisiones.

La propulsión nuclear es en sí misma una gran ventaja, porque el submarino no está atado a fuentes de suministro de combustible y puede navegar de forma imprevisible a máxima velocidad y profundidad durante largos periodos.

No obstante, poseer la capacidad de derrotar a los submarinos de ataque estadounidenses que operan cerca de China sería necesariamente una prioridad máxima para Pekín si decidiera ocupar Taiwán o irrumpir en el Pacífico más amplio.

Por ello, es probable que la investigación sobre tecnología y tácticas antisubmarinas se convierta en uno de los principales objetivos del gasto militar chino en los próximos años.

Pekín ya está adquiriendo los medios para rastrear los buques de guerra de superficie estadounidenses -sólo este año ha puesto en órbita dos tríos de satélites de reconocimiento oceánico-, pero apenas ha comenzado a abordar las complejidades de la derrota de la amenaza submarina.

Hasta que no lo haga, la Marina china no podrá dominar el Pacífico Occidental en tiempo de guerra, y sabiendo que Pekín es poco probable que se lance a una agresión importante.

Loren Thompson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.