China podría tener 4 portaaviones para el 2022: ¿debería preocuparse la Armada de EE.UU.?

La Armada del Ejército Popular de Liberación, más conocida fuera del país como la Armada china, se está modernizando a un ritmo vertiginoso. Los constructores navales chinos han construido más de cien buques de guerra en la última década, una tasa de construcción que supera a la poderosa armada de Estados Unidos. Y lo que es más importante, China tiene ahora dos portaaviones, el Liaoning y un segundo barco en pruebas en el mar, y un tercer y posiblemente cuarto buque en construcción. Con una fuerza tan masiva en construcción, vale la pena preguntarse: ¿hacia dónde va la aviación naval del PLA a partir de ahora?

Durante la mayor parte de su historia moderna, China ha tenido el objetivo de poseer portaaviones, no ser el propietario de uno solo. Los portaaviones de la Armada Imperial japonesa llevaron a cabo ataques en la parte continental de China en apoyo de las campañas terrestres en la década de 1930, ataques que contribuyeron en gran medida a perfeccionar el legendario historial de la aviación naval del Ejército. Más tarde, el poder naval de Estados Unidos protegió a las fuerzas nacionalistas de Chiang Kai-shek al final de la Guerra Civil China, y los portaaviones de la Marina de EE.UU. realizaron ataques aéreos contra los “voluntarios” chinos durante la Guerra de Corea. En 1996, durante la tercera crisis de Taiwán, Estados Unidos desplegó un grupo de combate de portaaviones cerca de Taiwán como señal de apoyo contra las acciones militares chinas. Podría decirse que la presencia de los portaaviones causaron una gran impresión a los dirigentes comunistas.

Hoy en día, China tiene dos portaaviones: el antiguo portaaviones soviético Liaoning y un segundo barco sin nombre, el Tipo 002, que actualmente está siendo sometido a pruebas en el mar. Se espera que el Liaoning funcione estrictamente como buque de entrenamiento, estableciendo entrenamiento, técnicas y procedimientos para los marineros chinos en uno de los aspectos más peligrosos de la guerra naval: la aviación naval. A pesar de esto, las tres “pasadas” del Liaoning por el Estrecho de Taiwán y su visita a Hong Kong demuestran que el PLAN lo considera perfectamente capaz de mostrar la bandera del país.

El segundo barco, el Tipo 002 (anteriormente denominado Tipo 001A) se parece al Liaoning, pero con un número de mejoras, entre las que se incluyen un radar activo de barrido electrónico (AESA), la isla del barco y la plataforma de vuelo más grande. Los expertos creen que el Tipo 002 llevará un poco más de cazas que su hermano mayor, quizá hasta 30 aviones J-15 en total. El tipo 002 será el primer portaaviones con capacidad de combate, aunque la falta de catapulta obliga a sus aviones a sacrificar alcance y  potencia de ataque para poder despegar de la cubierta de vuelo.

En el astillero Jiangnan de Shangai se está construyendo un tercer barco pero se desconoce su clase, también existen evidencias de que en el puerto de Dalian se está construyendo otro cuarto buque. Esta nueva clase, denominada como Tipo 003, es el primer barco chino que se construye utilizando un método moderno y modular. Los módulos, conocidos como “súper elevadores” pesan cientos de toneladas cada uno, se ensamblan en tierra y luego se izan al barco en dique seco. Los grandes buques de guerra americanos y británicos, incluidos los portaaviones como el USS Gerald R. Ford y el HMS Queen Elizabeth, se ensamblan utilizando el mismo método Superlift (súper elevadores).

Aunque hay pocos detalles concretos sobre Type 003, sí sabemos algunas cosas. El nuevo buque no llevará el método tradicional de rampa de esquí, parece ser que ha sido cambiado por el CATOBAR (acrónimo en inglés de Catapult Assisted Take-Off But Arrested Recovery, despegue asistido por catapulta, pero recuperación mediante detención. El uso de catapultas permitirá al barco lanzar aeronaves más pesadas con grandes cargas de combustible y armas, haciendo que el barco sea más efectivo como plataforma de proyección de potencia. Según se informa, China ha llevado a cabo “miles” de pruebas de lanzamiento del nuevo sistema electromagnético de lanzamiento (EMALS). El sistema de lanzamiento EMAL no solo permite el lanzamiento de aviones de combate más pesados, sino que también puede lanzar aviones propulsados ​​por hélice similares a los aviones de alerta y control aerotransportados E-2D Hawkeye y el transporte de carga C-2 Greyhound de la armada de Estados Unidos. La capacidad de ajustar los niveles de potencia de EMAL también hace que sea más fácil lanzar vehículos aéreos no tripulados más pequeños y ligeros desde las catapultas.

Actualmente no conocemos el tamaño y el desplazamiento del Tipo 003, y probablemente ni siquiera podamos hacer una conjetura con conocimiento de causa durante un año más. Probablemente serán gradualmente más grandes que el Tipo 002 con un ala aérea más grande y una capacidad de combate total, aunque todavía por debajo de los grandes portaaviones americanos. Se espera que los nuevos barcos sean de energía convencional y, afortunadamente, el sistema EMALS de China, según los informes, no requerirá energía nuclear.

Al mismo tiempo, se cree que los diseñadores chinos están trabajando en una cuarta clase de portaaviones, el Tipo 004. Según Popular Science, una filtración del astillero afirma que la nueva clase “desplazará entre noventa y cien mil toneladas” y tendrá catapultas del sistema de lanzamiento asistido electromagnéticamente (EMALS) para lanzar las aeronaves de la cubierta. Es probable que lleve una gran ala aérea de cazas J-15, cazas furtivos J-31, aviones de alerta temprana y control aerotransportado KJ-600, helicópteros de guerra antisubmarina y drones de ataque. Tales especificaciones los harán iguales a los portaaviones estadounidenses, al menos sobre el papel.

Mientras tanto, el PLAN espera una aeronave de última generación para incorporar al portaaviones. La Armada china cuenta con veinticuatro aviones de combate multipropósito J-15, con al menos dos aviones perdidos y dos más dañados durante los accidentes atribuidos al propio J-15. Eso no es suficiente para equipar a dos portaaviones. Una futura aeronave podría ser una versión basada en portaaviones del sigiloso Chengdu J-20 o del J-31/FC-31, los dos nuevos aviones de combate de quinta generación de China. Una solución provisional podría ser el llamado J-17, un J-15 mejorado aproximadamente comparable al F/A-18E/F Super Hornet y al EA-18G Growler.

La flota de portaaviones de la Armada del Ejército Popular de Liberación está siendo una fuerza en rápido crecimiento que se perfila como una herramienta poderosa y flexible de naves de guerra. Pekín podría tener cuatro portaaviones de manera realista para el año 2022, una hazaña notable de construcción militar. Todo esto conduce a una serie de preguntas sin resolver. ¿Con qué fin está construyendo Pekín esta fuerza? ¿Cuántos portaviones construirá finalmente el PLAN? ¿China está desarrollando una fuerza naval destinada a proteger sus intereses o para ampliarlos? Ahora no lo sabemos, pero sin duda lo sabremos.

Kyle Mizokam

Un comentario sobre “China podría tener 4 portaaviones para el 2022: ¿debería preocuparse la Armada de EE.UU.?

  • el 14 septiembre, 2018 a las 23:30
    Permalink

    4 portaaviones??
    JAJAJAJ y EEUU tiene 20 y son los más poderosos del planeta.

    China siempre está haciendo copias baratas y defectuosas, sus fuerzas armadas usan armamento defectuoso, de muy mala calidad, te sale más barato comprar chatarra a los rusos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com