China realizará un gran simulacro militar que simboliza la toma de la isla de Taiwán.

El ejército chino está planeando llevar a cabo un simulacro de desembarco a gran escala frente a la isla de Hainan, en el mar del sur de China en agosto, para simular la posible apropiación de la isla de Pratas, en manos de Taiwán, según informaron fuentes chinas familiarizadas con el asunto.

El Ejército Popular de Liberación de China está cada vez más preocupado por la creciente presencia militar de Estados Unidos en el Mar del Sur de China, y un ejercicio de este tipo podría aumentar las tensiones entre ambas fuerzas. La Armada estadounidense ha confirmado en la madrugada de hoy que uno de sus destructores de misiles guiados había navegado ayer a través del sensible Estrecho de Taiwán.

La isla de Pratas, situada en el medio de la ruta desde la base militar de China en la isla de Hainan hasta el Océano Pacífico, es estratégicamente importante para el avance de China hacia el Océano Pacífico. El primer portaaviones de construcción nacional de China, el Shandong, también se desplegó en diciembre pasado en la base de Hainan, aumentando la presión del ejército chino para capturar el islote.

El Mando del Teatro del Sur, que se encarga de proteger el Mar del Sur de China, movilizará un nivel de fuerzas sin precedentes, que incluirá infantes de marina, buques de desembarco, aerodeslizadores y helicópteros.

La isla, conocida por los chinos como la isla Dongsha, alberga un pequeño campo de aviación utilizado principalmente por el ejército taiwanés.

El general de división Lin Wen-huang, que dirige una oficina de operaciones y planificación en el Ministerio de Defensa de Taiwán, fue citado por los medios de comunicación taiwaneses diciendo que el ministerio estaba vigilando los movimientos de las “fuerzas hostiles”, añadiendo que tiene planes de contingencia para el Mar del Sur de China y que la labor para reforzar la preparación para el combate y la preparación de la defensa en la zona no se detendrá.

Aviones de guerra electrónica de Estados Unidos han estado volando con frecuencia cerca de la isla de Pratas para recopilar información sobre el ejército chino, sólo en el mes de abril se contabilizaron 13 de estos vuelos. La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también ha estado reforzando las relaciones con la administración de la líder taiwanesa Tsai Ing-wen, y China considera la presencia militar de Estados Unidos como “conducta militar conjunta con Taiwán”. Tsai tomará juramento para su segundo y último mandato el próximo miércoles.

China ha estado aumentando su presencia militar en las Islas Spratly y en las Islas Paracel en el disputado Mar del Sur de China, pero había sido menos explícita en el tema de la Isla Pratas en una muestra de consideración por el ex presidente taiwanés Ma Ying-jeou, quien había cultivado vínculos más estrechos con Pekín.

El USS McCampbell, el último buque estadounidense que navegó ayer por el estrecho de Taiwán.

Sin embargo, el impulso ha ido creciendo dentro del ejército chino para capturar la isla Pratas o presionar a Tsai, que ha estado menos interesada en la cuestión de la soberanía, para que la abandone, según las fuentes chinas.

Tanto China como Estados Unidos han intensificado las actividades militares cerca de Taiwán en los últimos meses, incluyendo la navegación regular de Estados Unidos a través del Estrecho de Taiwán y los ejercicios regulares de la fuerza aérea china cerca de la isla.

El viernes pasado, Taiwán dijo que un avión Y-8 de la fuerza aérea china había cruzado la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán, lo que provocó que los aviones de Taiwán le advirtieran que se fuera.

China opera el Y-8 como avión de transporte y de alerta temprana y guerra electrónica.

Taiwán ha denunciado los simulacros chinos como intentos de intimidación y  ha dicho a Pekín que debe centrar sus esfuerzos en la lucha contra el coronavirus en lugar de amenazar la isla.

Pekín reclama gran parte del Mar del Sur de China, aunque Taiwán, Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunei también tienen reivindicaciones en las aguas donde operan rutinariamente las armadas de China, Estados Unidos, Japón y algunas otras del sudeste asiático.

The Japan Times

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com