Cinco de las naciones más poderosas del mundo se comprometen a evitar una guerra nuclear.

Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, coinciden en que “no se puede ganar una guerra nuclear”.

Cinco de las naciones más poderosas del mundo han acordado que “no se puede ganar una guerra nuclear y que nunca se debe librar” en un compromiso conjunto poco frecuente para reducir el riesgo de que se inicie un conflicto de este tipo.

El compromiso fue firmado por EE.UU., Rusia, China, el Reino Unido y Francia, los cinco estados con armas nucleares reconocidos por el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 1968, que son también los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Se les conoce como el P5 o el N5.

Una declaración común de este tipo sobre una cuestión importante de seguridad mundial se ha convertido en una rareza en un momento de creciente fricción entre Rusia, China y Occidente. Con Moscú amenazando con invadir Ucrania y China señalando su disposición a utilizar la fuerza militar contra Taiwán, la declaración conjunta representa un compromiso renovado para evitar que cualquier confrontación se convierta en una catástrofe nuclear.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que la redacción de la declaración había sido elaborada en las reuniones del P5 durante varios meses, a pesar del ambiente de alta tensión.

“Creo que es digno de mención el hecho de poder decir que así es como pensamos en estos riesgos y que reconocemos que es algo que queremos evitar, especialmente en un momento difícil”, dijo el funcionario.

La publicación de la declaración se había programado para que coincidiera con la conferencia de revisión quinquenal del TNP, pero esa conferencia se ha pospuesto en medio de la propagación de la variante Omicron del Covid-19, y de los desacuerdos sobre si la sesión pudiera celebrarse virtualmente.

“Afirmamos que no se puede ganar una guerra nuclear y que nunca debe librarse”, decía la declaración, haciéndose eco de una declaración conjunta de Ronald Reagan y Mijail Gorbachov en una cumbre celebrada en Ginebra en 1985.

El TNP fue un acuerdo entre los Estados sin armas nucleares, que se comprometieron a no adquirirlas, y los cinco Estados con armas nucleares, que prometieron desarmarse. La conferencia de revisión, originalmente prevista para 2020, se preveía conflictiva debido al estancamiento del impulso hacia el desarme y a las medidas adoptadas por los cinco estados con armas para modernizar sus arsenales.

Otros cuatro países con armas nucleares no reconocidas por el TNP -Israel, India, Pakistán y Corea del Norte- tampoco han dado muestras de reducir sus arsenales.

Mientras tanto, la ruptura del acuerdo nuclear de 2015 con Irán y el estancamiento hasta ahora de los intentos por salvarlo, han aumentado los riesgos de proliferación nuclear, especialmente en Oriente Medio.

La declaración conjunta del lunes tenía como objetivo mejorar el ambiente en la conferencia de revisión del TNP.

El viceministro de Asuntos Exteriores de China, Ma Zhaoxu, calificó la declaración del lunes de “positiva y de peso”, y añadió que “ayudará a aumentar la confianza mutua y a sustituir la competencia entre las principales potencias por la coordinación y la cooperación”.

Fueron necesarios varios meses de negociación sobre la redacción de la declaración antes de que las cinco potencias estuvieran dispuestas a llegar a un acuerdo. A Francia, en particular, le preocupaba que una declaración de este tipo socavara el efecto disuasorio de su arsenal.

“Francia tiene una doctrina nuclear que se reserva el derecho a utilizar las armas nucleares como “advertencia final” para prevenir a un agresor o incluso a un Estado patrocinador del terrorismo”, dijo Oliver Meier, investigador principal del Instituto de Investigación sobre la Paz y la Política de Seguridad.

Meier dijo que las reservas del Reino Unido no estaban expresadas tan claramente, pero creía que eran similares.

Se añadió una línea en la declaración conjunta que dice que “las armas nucleares -mientras sigan existiendo- deben servir para fines defensivos, disuadir la agresión y prevenir la guerra”, para responder a las preocupaciones francesas.

Las cinco potencias nucleares también declararon que la “reducción de los riesgos estratégicos”, asegurándose de que las tensiones globales nunca lleven a un conflicto nuclear, era una de sus “principales responsabilidades”.

“Subrayamos nuestro deseo de trabajar con todos los Estados para crear un entorno de seguridad más propicio para el progreso del desarme”, decía la declaración.

Un alto funcionario estadounidense dijo que la declaración era el resultado “de una conversación buena, sustantiva y constructiva sobre cómo reducir las amenazas nucleares y eventualmente eliminarlas”.

“Teniendo en cuenta el entorno de seguridad, estoy bastante sorprendida de que el P5 pueda acordar tanto”, dijo Heather Williams, profesora titular de estudios de defensa en el King’s College de Londres.

Williams y otros expertos nucleares han instado a las potencias nucleares a mejorar sus canales de comunicación en caso de crisis como una de las formas de reducir los riesgos de que un choque imprevisto se convierta en un conflicto nuclear.

Los defensores del control de las armas acogieron con gran satisfacción la declaración, pero pidieron que fuera respaldada por una vuelta al desarme.

“Con nueve arsenales nucleares en proceso de mejora, y con los problemas de Covid que acechan a los submarinos e instalaciones con armas nucleares, esta declaración de cinco de los líderes con armas nucleares es bienvenida, pero no va lo suficientemente lejos”, dijo Rebecca Johnson, vicepresidenta de la Campaña para el Desarme Nuclear, y primera presidenta de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares.

“Mientras las armas nucleares sigan siendo publicitadas y manejadas por algunos, todos corremos el riesgo de una guerra nuclear”.

Julián Borger

6 thoughts on “Cinco de las naciones más poderosas del mundo se comprometen a evitar una guerra nuclear.

  • el 5 enero, 2022 a las 12:14
    Permalink

    Es increible la desfachatez de estos paises, aumentando constantemente su potencia nuclear a base de nuevas bombas o nuevos sistemas de lanzamiento y al mismo tiempo diciendo que todo va bien, que las conversaciones son sobre cómo reducir las amenazas nucleares y eventualmente eliminarlas, si al final tendremos que darles las gracias por ser los únicos que pueden desencadenar una guerra nuclear.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 12:45
    Permalink

    Todos los medios hacen eco de que se ha llegado a un compromiso bueno para el mundo pero ninguno hace un mínimo detalle sobre a qué se han comprometido. Lo mínimo que podemos decir es que la noticia aunque positiva es a la vez muy vaga e incompleta.

    Alguien sabe donde se han publicado estos compromisos? He sido incapaz de encontrarlos y tengo mucha curiosidad.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 12:59
    Permalink

    A un día después de firmar un tratado de no proliferación nuclear, China anunció que continuará “modernizando” su arsenal, o sea, continuará aumentando su arsenal nuclear. No cabe duda alguna, Taiwán para estar tranquila y quitarse el hostigamiento de los comunistas chinos, requiere de armas nucleares…

    Respuesta
    • el 5 enero, 2022 a las 16:03
      Permalink

      Walter, tu estrategia tendría el efecto contrario al deseado: Si la República de China adquiriese armas nucleares o permitiera que otros países las instalasen en su territorio, la República Democrática de China tendría la excusa perfecta para iniciar una guerra e invadir el país.

      ¿Podrías tú, en tal caso, recriminárselo, tú que aplaudes con las orejas todo lo que hacen los yankees? ¿O no fueron ellos los que bloquearon con contundencia Cuba para impedir que los rusos instalasen armas nucleares a sus puertas (cuando lo de Cuba fue en respuesta a las armas nucleares norteamericanas instaladas a las puertas de Rusia, en Turquía)?

      Lo que tú no quieras para ti, no se lo desees a los demás.

      Respuesta
      • el 6 enero, 2022 a las 21:39
        Permalink

        Entiendo tu logica. China si, puede tener armas nucleares. Taiwan no. Apenas Taiwan tenga armas nucleares, China se la piensa dos veces.

        Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 17:27
    Permalink

    Se pitorrean del personal. La carrera armamentística ya esta en marcha, desde hace varios años. La inicio Rusia, se incorporo China como alumno aventajado y ahora también los americanos están en ello. Veremos como acaba.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.