Cómo el misil LRSO de la US Air Force podría evitar que una crisis se convierta en una aniquilación nuclear.

Las mayores crisis de la historia reciente de Estados Unidos han sido causadas por retos que nadie vio venir.

Nadie esperaba que los terroristas estrellaran aviones de pasajeros contra edificios emblemáticos de Estados Unidos en 2001, y nadie predijo que la peor pandemia mundial en un siglo estuviera a nuestras puertas 18 años después.

En ambos casos, la falta de imaginación dio lugar a respuestas insuficientes.

Así que probablemente no sea bueno que nadie en Washington parezca preocuparse ya mucho por la posibilidad de que una crisis desemboque en una guerra nuclear.

Fuera de la fraternidad de profesionales encargados de mantener la fuerza nuclear estadounidense, el número de expertos que tienen algo útil que decir sobre la disuasión estratégica es notablemente pequeño.

Después de todo, la guerra nuclear es la única amenaza que podría destruir nuestra civilización antes de la puesta del sol.

En este contexto, las Fuerzas Aéreas adjudicaron el 1 de julio un contrato a Raytheon Technologies para el desarrollo de un nuevo sistema nuclear lanzado desde el aire.

Se trata del arma Long-Range Standoff (LRSO), diseñada para ayudar a los bombarderos estadounidenses a penetrar en el espacio aéreo fuertemente defendido en caso de intercambio nuclear.

El plan, al igual que con otras armas nucleares de Estados Unidos, es que, al disponer de un potente sistema estratégico, Washington convenza a sus potenciales enemigos de que no hay nada que ganar y sí mucho que perder al contemplar una agresión.

Estados Unidos mantiene una “tríada” de sistemas nucleares de largo alcance -misiles balísticos basados en submarinos, misiles balísticos basados en silos y bombarderos tripulados- que asegura la represalia si se produce dicha agresión.

El LRSO está diseñado para garantizar que la “pata” de los bombarderos de la tríada pueda apoyar su parte de la misión de disuasión proporcionando un arma sigilosa y de bajo vuelo que penetre de forma fiable en las defensas aéreas, incluso cuando los bombarderos que los transportan no puedan hacerlo.

Aunque los misiles nucleares de crucero que llevan actualmente los bombarderos estadounidenses se están acercando rápidamente a la obsolescencia, algunos críticos han cuestionado si es necesario comprar LRSO con las otras partes de la tríada que también se están modernizando.

La respuesta es sí, principalmente porque incluso los bombarderos más avanzados pueden enfrentarse a formidables defensas en el futuro, y no es factible que cada bombardero ataque múltiples objetivos remotos sin un arma que pueda ampliar su alcance.

Los oficiales de la Fuerza Aérea dicen que la gran mayoría de los objetivos estratégicos asignados a los bombarderos en cualquier intercambio nuclear tendrían que ser abordados con armas de separación como el LRSO.

Pero esa es sólo la mitad de la razón por la que se necesita la nueva arma.

Hay un punto débil en la parte de la tríada dedicada a los misiles balísticos que rara vez se discute públicamente, pero que podría resultar crítico en una crisis.

Una vez que se lanza un misil balístico, desaparece.

No va a volver.

Los misiles balísticos de la disuasión nuclear de Estados Unidos no se pueden recuperar, ni reorientar, ni desactivar una vez lanzados.

Así que, en una crisis, como una invasión rusa de Europa del Este, Estados Unidos no tiene muchas opciones para utilizar sus misiles balísticos intercontinentales o sus homólogos submarinos.

Puede lanzarlos o amenazar con lanzarlos.

No hay una opción intermedia en la que los silos o los submarinos puedan moverse visiblemente para dar una señal de resolución.

Todo lo contrario: abrir las puertas de los silos o sacar a la superficie los submarinos invitaría a un ataque inmediato.

Los bombarderos no son así.

Tardan horas en llegar a sus objetivos y, por lo tanto, pueden ser lanzados mucho antes de cualquier ataque real para señalar la seriedad con la que Washington ve una provocación.

La dispersión de los bombarderos en bases remotas y su envío en vectores de ataque, que pueden ser monitoreados por los enemigos, sería un poderoso mecanismo de señalización en cualquier crisis.

Pero a diferencia del caso de los misiles balísticos, los bombarderos pueden ser lanzados y luego retirados.

Pueden ser reorientados.

Por lo tanto, son intrínsecamente más flexibles en una crisis.

El principal inconveniente asociado a la utilización de los bombarderos como señal de resolución es que, una vez que están en el aire, los adversarios van a tener una idea bastante clara de hacia dónde se dirigen los bombarderos.

El alcance de los bombarderos sin repostar es limitado, y los aviones cisterna que podrían utilizarse para el reabastecimiento aéreo son fácilmente localizables (e interceptados).

En otras palabras, aunque el lanzamiento de bombarderos en una crisis puede enviar un poderoso mensaje, también ayuda a los defensores a prepararse para el ataque.

Si los bombarderos no llevasen más que bombas de gravedad o misiles de crucero no sigilosos, los futuros defensores tendrían muchas posibilidades de impedir que alcanzasen los objetivos.

El LRSO eliminaría este problema porque es esencialmente invisible para el radar enemigo y otras defensas.

Desde un único punto fuera del espacio aéreo hostil, un bombardero podría atacar de forma fiable múltiples objetivos estratégicos a una distancia de hasta 1500 millas.

Las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos podrían así lanzar sus bombarderos, asegurándose de que no sean destruidos en tierra, y enviar una poderosa señal a los agresores sin comprometerse realmente a un ataque.

A nadie le gusta pensar en este tipo de escenarios, pero en una futura crisis el LRSO podría resultar decisivo para desactivar una crisis antes de que se convierta en una guerra nuclear.

Los bombarderos con bombas de gravedad o los obsoletos misiles de crucero con dudosa capacidad de penetración serían una forma mucho menos eficaz de señalar que Washington va en serio.

Si le parece increíble esta forma de pensar, tal vez quiera repasar las diversas crisis que se han producido anteriormente en la era nuclear y que podrían haber conducido a una guerra.

Esas crisis volverán a surgir en el futuro, y cuando lo hagan, tener un arma como la LRSO desalentará la agresión de una manera que las armas actuales no lo harán.

Loren Thompson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.