Con el sistema de control de fuego modificado, los aviones de combate Su-30 de China podrían ser la pesadilla de los portaaviones.

La pasada semana China dio a conocer un conjunto de fotografías del primer entrenamiento de los aviones de combate Su-30MKK de la Armada del Ejército Popular de China (EPL). Estas fotos “inadvertidamente” revelaron un detalle: uno de las cazas Su-30 MK2 que se preparaba para despegar tenía montado un misil aire-aire PL-12 chino.

Esto a primera vista no parece ser nada especial, pero indica que China ya ha sido capaz de modificar el sistema de control de fuego del Su-30MKK para darle la capacidad de utilizar las armas de fabricación propia de China. 

El Su-30MKK es conocido como el avión de combate más poderoso de la familia Su-30 que procede de una modificación del Su-27SK. Ha mejorado la estructura sobre la base de los antiguos combatientes del Su-30. Cuenta con dos puntos de suspensión internos de gran resistencia que han estado cerrados desde los cazas Su-27, lo que aumenta su carga útil total a 12 toneladas.

El Su-30MKK también ha aumentado su peso máximo de despegue. Su alcance máximo es de casi 4.000 kilómetros, por lo que puede patrullar todo el Mar de China Meridional con el apoyo de aviones cisterna. 

Desde 2004, el avión ha sido una importante fuerza aérea antibuque en el ejército chino. El avión de combate Su-30MKK, el bombardero estratégico H-6 y el bombardero de combate JH-7 asumen juntos la gran responsabilidad de la tarea de ataque antibuque de largo alcance de China. 

Sin embargo, hoy en día, más y más defectos del avión Su-30MKK han sido expuestos después de 15 años. Como producto ruso, originalmente solo puede transportar los misiles antibuque KH-31 y KH-41 de fabricación rusa. Estos dos misiles son demasiado viejos, y su rendimiento ha quedado muy por debajo de YJ-12 de China. 


Además, el KH-31 ha sido exportado a EE.UU. para ser utilizado como misil objetivo, y es probable que Estados Unidos haya encontrado la manera de lidiar con él.

Pero China ha adoptado su propio método, que es descifrar el sistema de control de fuego del Su-30MKK, y hacerlo compatible con las armas de fabricación propias de  China. 

El sistema de control de fuego es el sistema utilizado por los aviones de combate para manejar, apuntar y guiar las armas ofensivas, y es uno de los sistemas más importantes en cualquier avión de combate. El país de origen generalmente no prohíbe al usuario modificar el sistema de aviones de combate exportados, pero no proporcionará el descifrado (o cobrará una gran cantidad de dinero) para hacerlo. De esta manera, el usuario está solo cuando se trata de la modificación técnica del sistema. 

India chocó repetidamente contra ese muro cuando intentaba modificar el sistema de control de fuego del avión de combate multifunción Mirage 2000, y tuvo que pagar 800 millones de dólares a Dassault Aviation por su ayuda.

China ya tiene una experiencia bastante madura en la investigación y el desarrollo del sistema de control de fuego de aviones de combate y principalmente en los aviones rusos. Por lo tanto, China se entiende que ha modificado con éxito el sistema de control de fuego del Su-30MKK y ahora es compatible con las armas de fabricación propias de China o tal vez haya sido reemplazado por un sistema de control de fuego  doméstico. 

El Su-30MKK tiene tres puntos de suspensión ​de 2 toneladas de peso cada uno, mientras que el misil YJ-12 ya pesa por si mismo dos toneladas. Es decir, un avión de combate Su-30MKK puede montar tres misiles YJ-12 para atacar objetivos dentro de un radio de 1.500 km.

La súper alta velocidad del misil YJ-12 es una gran amenaza para el sistema Aegis. Es concebible que el avión de combate Su-30MKK montado con misiles YJ-12 se convierta en una de las armas más peligrosas contra las flotas de portaaviones  enemigas. 

China Military Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.