Corea del Norte lanza un nuevo misil balístico al Mar de Japón.

Estados Unidos sorprendido por este lanzamiento después de realizar una oferta al gobierno de Pyongyang para reanudar las conversaciones sobre el programa de armas nucleares del país.

Corea del Norte ha disparado en la madrugada de hoy martes al menos un misil balístico hacia el Mar de Japón, en una continuación de sus recientes pruebas armamentísticas, horas después de que Estados Unidos reafirmara su oferta de reanudar la diplomacia sobre el programa de armas nucleares del país.

El Estado Mayor Conjunto del Sur dijo que había detectado un misil balístico lanzado desde una zona cercana a su puerto oriental de Sinpo y que los ejércitos surcoreano y estadounidense estaban analizando detenidamente el lanzamiento.

El ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, dijo que el análisis inicial de su país sugería que el Norte había disparado dos misiles balísticos. Los guardacostas japoneses emitieron un aviso de seguridad marítima para los barcos, pero no supieron inmediatamente dónde cayeron los misiles.

El astillero de Sinpo es un importante centro de la industria de defensa donde Corea del Norte centra su producción de submarinos, y el país también ha utilizado esas instalaciones en los últimos años para desarrollar sistemas de armas balísticas diseñados para ser disparados desde submarinos.

Los militares surcoreanos y japoneses no dijeron inicialmente qué tipo de misil balístico había disparado el Norte.

Una prueba de un misil balístico lanzado desde un submarino, que sería la primera de Corea del Norte desde 2019, supondría la demostración militar más importante del país desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo y subrayaría cómo sigue ampliando sus capacidades de armas nucleares en medio de una pausa en la diplomacia. El Norte había desplegado al menos dos nuevos SLBM durante los desfiles militares de 2020 y 2021.

Funcionarios surcoreanos celebraron una reunión del consejo de seguridad nacional y expresaron su “profundo pesar” por el lanzamiento en medio de los esfuerzos por reactivar la diplomacia. Una respuesta contundente de Corea del Sur podría enfurecer a Corea del Norte, que ha estado acusando a Seúl de hipocresía por criticar las pruebas de armas del Norte mientras amplía sus capacidades militares convencionales.

El subsecretario del gabinete japonés, Yoshihiko Isozaki, dijo que Tokio había presentado una “enérgica protesta” a Corea del Norte a través de los “canales habituales”, es decir, sus embajadas en Pekín. Japón y Corea del Norte no tienen relaciones diplomáticas.

Tras una pausa de varios meses en septiembre, Corea del Norte ha intensificado sus pruebas de armamento al tiempo que hacía ofertas de paz condicionadas a Seúl, reavivando un patrón de presión sobre Corea del Sur para intentar conseguir lo que quiere de Estados Unidos.

“Pyongyang está haciendo recaer retóricamente en Seúl la carga de las tensas relaciones y en Washington la responsabilidad de reanudar la diplomacia”, dijo Leif-Eric Easley, profesor de estudios internacionales en la Universidad Ewha Womans de Seúl.

“Corea del Norte intenta coaccionar al mundo para que acepte sus violaciones de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU como si fueran actos normales de autodefensa”, continuó. “Esto forma parte de los esfuerzos del régimen de Kim para lograr el reconocimiento internacional de facto como potencia nuclear y recibir concesiones sólo por reanudar el contacto”.

Kim Dong-yub, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl, dijo que Corea del Norte probablemente probó un SLBM dado que el lanzamiento se realizó desde Sinpo. Dijo que el Norte puede haber probado un misil ya existente desde un submarino renovado o un misil recién desarrollado desde una plataforma de lanzamiento submarina.

El profesor dijo que los recientes lanzamientos estaban aparentemente dirigidos a mostrar los avances militares del Norte mientras intenta compensar la falta de progreso en el desarrollo económico en medio de los cierres fronterizos y las sanciones lideradas por Estados Unidos.

Dentro de unos días, el enviado especial de Biden para Corea del Norte, Sung Kim, tiene previsto mantener conversaciones con los aliados de EE.UU. en Seúl sobre las perspectivas de reactivar las conversaciones con Corea del Norte.

Las negociaciones nucleares entre Washington y Pyongyang se han estancado durante más de dos años por desacuerdos en el intercambio de la liberación de las paralizantes sanciones lideradas por EE.UU. contra Corea del Norte y los pasos de desnuclearización del Norte.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, ha prometido reforzar su capacidad de disuasión nuclear y su gobierno ha rechazado hasta ahora las ofertas de la administración Biden para reanudar el diálogo sin condiciones previas, alegando que Washington debe abandonar primero su “política hostil”, término que el Norte utiliza principalmente para referirse a las sanciones y a las maniobras militares entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Sin embargo, aunque Corea del Norte parece estar intentando utilizar el deseo de Corea del Sur de entablar un diálogo intercoreano para obtener concesiones de Washington, los analistas afirman que Seúl tiene poco margen de maniobra, ya que la administración de Biden está decidida a mantener las sanciones hasta que el Norte dé pasos concretos hacia la desnuclearización.

“Estados Unidos sigue tendiendo la mano a Pyongyang para reiniciar el diálogo. Nuestra intención sigue siendo la misma. No albergamos ninguna intención hostil hacia la RPDC, y estamos abiertos a reunirnos sin condiciones previas”, dijo Sung Kim a los periodistas el lunes, refiriéndose al nombre oficial del Norte, la República Popular Democrática de Corea.

“Aunque seguimos abiertos al diálogo, también tenemos la responsabilidad de aplicar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU relativas a la RPDC”, dijo.

La semana pasada, Kim Jong Un pasó revista a potentes misiles diseñados para lanzar ataques nucleares contra el territorio continental de EE.UU. durante una exhibición militar y prometió construir un ejército “invencible” para hacer frente a lo que calificó de persistente hostilidad estadounidense. Anteriormente, Kim desestimó las ofertas de Estados Unidos para reanudar las conversaciones sin condiciones previas como un intento “astuto” de ocultar su política hostil hacia el Norte.

El país ha probado varias armas en el último mes, entre ellas un nuevo misil de crucero que podría llevar ojivas nucleares, un sistema balístico lanzado por raíles, un misil hipersónico en desarrollo y un nuevo misil antiaéreo. La prueba del misil hipersónico del 28 de septiembre se produjo poco antes de que el embajador norcoreano Kim Song pidiera al gobierno de Biden que pusiera fin de forma permanente a las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur y al despliegue de medios militares estratégicos en la región, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

En las últimas semanas, el Norte también ha restablecido las líneas de comunicación con el Sur y ha dicho que podría dar más pasos para mejorar las relaciones bilaterales si Seúl abandona su “actitud de doble juego” y su “punto de vista hostil” sobre su desarrollo armamentístico.

Associated Press

One thought on “Corea del Norte lanza un nuevo misil balístico al Mar de Japón.

  • el 19 octubre, 2021 a las 15:05
    Permalink

    Muchas sorpresas se están llevando en sus evaluaciones los americanos. Hoy esto, el otro día el misil chino. Algo falla. En cualquier caso la respuesta es clara: la demostración de fuerza es para un diálogo como iguales. Puede ser una postura impostadas, o no. El tiempo lo dirá.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.