Corea del Sur aumentará el gasto militar en un 7,1% anual hasta 2024

El progreso de la cumbre intercoreana de Panmunjon en abril de 2018 está lejos de ser alcanzado. Y las negociaciones sobre la desnuclearización de la península no han avanzado ni un ápice. Corea del Norte todavía sigue tratando de eludir las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas mientras se sospecha que continúa sus actividades nucleares.

Además, Pyongyang ha reanudado el lanzamiento de misiles balísticos como “advertencias solemnes” a Seúl y Washington de sus maniobras militares conjuntas.

En cuanto al diálogo entre las dos Coreas, al parecer, no está dispuesto a reanudarse. “No tenemos nada más que discutir con las autoridades de Corea del Sur y no tenemos intención de reunirnos nuevamente con ellas”, dijo el 16 de agosto la “Comisión para la Reunificación Pacífica de la Patria” creada por Pyongyang.

Las conclusiones de la cumbre de Panmunjon y las negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte no cambiaron la evaluación de la amenaza norcoreana realizada por el Ministerio de Defensa japonés”

“Esta amenaza no tiene precedentes y tiene un impacto negativo significativo en la paz y la seguridad de la región y de la comunidad internacional”, argumenta Tokio, subrayando que “no podemos ignorar el hecho de que, hasta la fecha Corea del Norte tiene varios cientos de misiles que ponen a su alcance casi todo el territorio de Japón”.

En Seúl, aunque el presidente Moon Jae-in ha afirmado una vez más su compromiso con el diálogo intercoreano, tampoco se trata de bajar la guardia. Esto se refleja en el plan presentado por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur el 14 de agosto.

Por lo tanto, este plan prevé un aumento del gasto militar del 7,1% anual, por término medio, durante el período 2020-24. Esto representa una inversión de 216.770 millones de euros [290,500 millones de wones]. Alrededor de un tercio de esta suma [es decir, 77.460 millones de euros, un 10,3% más] se utilizará a “reforzar las capacidades de defensa”.

“El ministerio ha decidido centrarse en fortalecer las capacidades de defensa para desempeñar un papel central en la respuesta a las amenazas a la seguridad en general, así como en la construcción y gestión adecuada de un ejército inteligente basado en tecnologías avanzadas”, explicó el Ministerio de Defensa de Corea del Sur.

Esto incluye el fortalecimiento de la defensa antimisiles de Corea del Sur a través del programa coreano de Defensa Aérea y Antimisiles (KAMD), con el desarrollo del sistema L-SAM, que se espera intercepte misiles que vuelen a una altitud de 40-60 kilómetros utilizando un radar de banda S. El plan incluye la puesta en servicio de dos radares de alerta avanzada adicionales y la modernización de los destructores AEGIS [así como la construcción de tres buques más].

“Al actualizar los sistemas de misiles Patriot y Cheolmae II, en paralelo con el desarrollo continuo de L-SAM, estableceremos una capacidad de defensa multicapa suficiente para interceptar más efectivamente nuevos tipos de misiles balísticos norcoreanos”, explicó el portavoz del Ministerio de Defensa de Corea del Sur.

Este esfuerzo presupuestario también debe permitir reforzar las capacidades de Corea del Sur en términos de “ataque a objetivos estratégicos”, con más misiles guiados que pueden lanzarse desde tierra, desde el mar [se construirán submarinos de 3.000 toneladas] y desde el aire. Esto es para destruir, si es necesario, los sitios de lanzamiento de misiles de Corea del Norte.

El documento también habla de desarrollar una “bomba de pulso electromagnético” sin más detalles. Este tipo de munición destruye dispositivos eléctricos y electrónicos conectados a la fuente de alimentación y no protegidos.

Se confirma el proyecto de construir al menos un portaaviones capaz de desplegar aviones de combate F-35B. Así como la actualización de los cazas F-15 y F-16 de sus fuerzas aéreas. Estos últimos contarán con aviones cisternas adicionales [recientemente ha recibido su primer A330 MRTT, de los 4 pedidos]. Y se han pedido otros dos aviones tipo Boeing 737 AEW & C de alerta temprana y control aerotransportado.

Por último, Seúl tiene previsto adquirir cinco satélites de inteligencia para 2023 y aumentar su flota de aviones teledirigidos de vigilancia posiblemente con RQ-4 Global Hawk.

Laurent Lagneau

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com