Corea del Sur y Japón ampliarán el acuerdo de intercambio de inteligencia militar.

Corea del Sur extenderá un acuerdo crítico de intercambio de inteligencia militar con Japón, según han informado esta mañana medios japoneses, apenas unas horas antes de que expirara el pacto.

La emisora ​​nacional japonesa NHK y la agencia de noticias local Kyodo informaron que Seúl revocaba su decisión de permitir que el pacto caducara a media noche de hoy y así se lo ha comunicado a Tokio.

Kim You-geun, un oficial en la Casa Azul presidencial de Seúl (similar a la Casa Blanca de Washington), confirmó que el Acuerdo General de Seguridad Militar (GSOMIA) no podía expirar a medianoche.

“El gobierno japonés ha expresado su comprensión en este delicado asunto”, dijo.

El pacto quedaría invalidado a medianoche de no renovarse, debido a una polémica comercial provocada por disputas históricas entre ambos países que se ha convertido en una de las peores polémicas diplomáticas de los últimos años.

Seúl y Tokio son los principales aliados, democracias y economías de mercado de Estados Unidos que se enfrentan a una China dominante y a una Corea del Norte desviada y con armas nucleares.

Pero su relación está fuertemente influenciada por disputas territoriales e históricas derivadas de los 35 años de dominio colonial de Japón sobre la península, incluyendo el uso de esclavas sexuales en tiempos de guerra y trabajos forzados.

El pacto GSOMIA, firmado en 2016, permitió a ambos países compartir secretos militares, en particular sobre la capacidad nuclear y de misiles de Corea del Norte.

Estados Unidos ha instado con frecuencia a sus dos principales aliados en la región a enterrar el hacha de guerra, subrayando que los únicos países que se han beneficiado de la disputa son Corea del Norte y China.

Funcionarios estadounidenses han admitido en privado que las malas relaciones entre Seúl y Tokio están complicando la diplomacia en la región.

Corea del Sur había prometido continuar compartiendo secretos militares a través de los Estados Unidos como tercera parte, pero esto había suscitado preocupación sobre la eficacia en una situación de emergencia.

Seúl había renovado el pacto todos los años y su repentina decisión de rechazarlo había sido una sorpresa, ya que la mayoría pensaba que el país mantendría la cooperación en materia de seguridad con Japón a pesar de la disputa en curso.

The Defense Post

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com