Corea y Japón no muestran signos de ansiedad por la retirada de EE. UU. de Afganistán.

Los acontecimientos de Kabul parecen haber fortalecido las creencias de Tokio y Seúl sobre la importancia de sus alianzas con Estados Unidos.

A mediados de abril de 1975, el líder norcoreano Kim Il Sung se apresuró a viajar a Pekín para reunirse con Mao Tse-tung y los dirigentes comunistas chinos. Phnom Penh acababa de caer en manos de los jemeres rojos, los norvietnamitas marchaban hacia la victoria en Saigón y Estados Unidos parecía estar en retirada en todo el mundo.

Ahora era el momento, dijo Kim a sus patrocinadores chinos, de liberar a Corea del Sur.

Los aliados de Estados Unidos en el noreste de Asia estaban sin duda sacudidos por los acontecimientos en Indochina, desde finales de los años sesenta. Estados Unidos había retirado la 7ª división de infantería de Corea y Nixon dijo a los aliados que confiaran más en sus propios recursos para defenderse.

Park Chung-hee, de Corea del Sur, se embarcó en un programa clandestino para desarrollar armas nucleares, al igual que Taiwán. Japón se planteó esta opción, pero optó por acercarse a China, normalizando rápidamente sus relaciones tras la sorprendente apertura de Nixon a Pekín.

Las comparaciones entre la caída de Saigón y el asombroso y rápido colapso del gobierno respaldado por Estados Unidos en Kabul son ahora el tema de las portadas desde Pekín hasta Washington. En Estados Unidos, los expertos afirman que los aliados de Estados Unidos en Europa y Asia vuelven a cuestionar la determinación y la fiabilidad estadounidenses, mientras que China y Rusia se apresuran a llenar el vacío estratégico.

La angustia europea es, en efecto, claramente visible, y no es de extrañar ya que los aliados de la OTAN comprometieron sus propias fuerzas militares en la guerra de Afganistán y tuvieron que apresurarse a retirar sus tropas, así como a los diplomáticos y al personal de apoyo afgano.

Por otro lado, en Corea del Sur y Japón -donde el poder militar de Estados Unidos en el exterior está ahora más concentrado, con casi 85.000 tropas navales, aéreas y terrestres estadounidenses presentes- no existe todavía el mismo nivel de ansiedad.

En las conversaciones que este redactor ha mantenido en los últimos días con antiguos funcionarios y asesores de alto nivel de Corea del Sur y Japón, los acontecimientos de Kabul parecen haber reforzado la creencia en la importancia de la alianza con Estados Unidos.

Esos responsables políticos del noreste de Asia se hacen eco del presidente Joe Biden al señalar el fracaso del gobierno y el ejército afganos a la hora de luchar en su propia defensa.

“Puede que la caída de Kabul no dañe nuestra alianza con Estados Unidos tanto como se imagina”, dice Kuni Miyake, un antiguo alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores que asesora al primer ministro Yoshihide Suga.

“El ex presidente afgano Ashraf Ghani y sus amigos no ayudaron a los afganos, y tuvieron que pagar el precio. Para Japón, si no tenemos la voluntad de luchar y defendernos, seremos como Afganistán”.

En cuanto a los caóticos acontecimientos en Afganistán y la decisión de la administración Biden de retirarse, Miyake y otros no ven una pérdida de credibilidad estadounidense en juego, sino la consecuencia de malas decisiones políticas tomadas hace tiempo.

“Estados Unidos debería haber sabido que Afganistán ha sido, y será, así para siempre y no debería haber permanecido allí durante 20 años, ni siquiera un año”, dice Miyake, que estuvo a cargo de Afganistán para el Ministerio de Asuntos Exteriores a finales de la década de 1990.

Kazuyoshi Umemoto, que se jubiló recientemente como alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores que dirigía las relaciones con Estados Unidos, ofrece un veredicto similar: “La caída del gobierno afgano se considera el fracaso del gobierno afgano, a pesar de 20 años de ayuda internacional, más que la pérdida de credibilidad del compromiso de Estados Unidos”.

Hasta ahora, los responsables políticos japoneses rechazan las comparaciones fáciles entre Afganistán y los posibles puntos conflictivos de su propia región, especialmente Taiwán y el territorio en disputa en el Mar de China Oriental.

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, y el presidente estadounidense, Joe Biden, asisten a una conferencia de prensa conjunta en Washington el 16 de abril. Suga se convirtió en el primer líder extranjero en reunirse con el nuevo presidente.

El peligro en caso de que EE.UU. no responda a la agresión china en cualquiera de esos lugares sería mucho mayor que el de un posible regreso a Afganistán de los terroristas, cuya presencia desencadenó la intervención estadounidense en ese país. “En el caso de Taiwán”, dice en privado un ex alto funcionario japonés, “afectaría al orden mundial de forma inmediata si EE.UU. no interviniera”.

La visión desde Seúl

En Corea del Sur, que se enfrenta a una posible escalada de un régimen norcoreano sometido a una creciente presión interna, la opinión es un poco más cauta, aunque todavía está lejos del pánico.

La confianza en el compromiso de EE.UU. todavía no se ha visto afectada, según coinciden los responsables políticos surcoreanos de todo el espectro. “Al contrario, este acontecimiento evocó para mucha gente la importancia de la alianza entre Corea y Estados Unidos”, dice Kim Sook, ex alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, que también fue subdirector del Servicio Nacional de Inteligencia.

A los surcoreanos les tranquilizó especialmente la declaración del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, de que la retirada de las tropas de Corea del Sur no estaba en la agenda de Biden. En los círculos conservadores de Seúl, donde se avecinan elecciones presidenciales el próximo mes de marzo, los acontecimientos afganos se han utilizado para reforzar las críticas al actual gobierno progresista de Moon Jae-In.

“La situación en Afganistán demuestra lo importante que es mantener un ejército fuerte”, sostiene el diario conservador JoongAng Ilbo. “Corea del Norte sigue aumentando su capacidad nuclear. En tales circunstancias, no se puede exagerar la alianza de décadas entre Corea y EE.UU.”.

Incluso entre los progresistas, la atención se ha centrado en el esfuerzo fallido por transformar Afganistán más que en la retirada estadounidense. La derrota no hace mucho por sacudir la confianza en el compromiso de seguridad de Estados Unidos con Corea del Sur, dice Paik Hak-soon, director ejecutivo del Foro de Paz Kim Dae-jung.

“Sabemos por qué Estados Unidos fue derrotado y decidió retirar sus fuerzas, y también por qué mantiene sus fuerzas en Corea, aunque nos recuerden que las fuerzas estadounidenses no pueden permanecer para siempre en tierras extranjeras”.

“Muchos coreanos entienden que hay más diferencias que similitudes entre ambos casos”, coincide un antiguo alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, el embajador Wi Sung-lac.

Aun así, el impacto corrosivo de las imágenes de Kabul pone los nervios a flor de piel en Corea del Sur, donde la dependencia de Estados Unidos todavía se siente profundamente.

“La idea de que EE.UU. pueda abandonar a un aliado dependiendo de las capacidades del socio aliado perdurará en la memoria de los coreanos”, añade Wi, que fue responsable de las relaciones con EE.UU. y dirigió la delegación surcoreana en las conversaciones a seis bandas con Corea del Norte que se iniciaron en 2003 y se desarrollaron de forma intermitente después.

“En ese sentido, la naturaleza desordenada de la retirada en Afganistán no será útil para reforzar el mensaje de EEUU sobre las alianzas”, advierte.

Un helicóptero militar estadounidense sobrevolaba la embajada estadounidense en Kabul el 15 de agosto de 2021.

¿Seguirá Kim Jong Un al abuelo?

La visión desde Pyongyang es mucho más difícil de discernir. El líder norcoreano Kim Jong Un está luchando para hacer frente a una grave crisis económica, provocada por las medidas de cierre de fronteras adoptadas para evitar la propagación de Covid-19 y agravada por las graves condiciones meteorológicas.

En lugar de aceptar las ofertas de ayuda humanitaria del gobierno de Moon en Corea del Sur, el régimen norcoreano se ha dedicado a proferir vagas amenazas de escalada de tensiones en respuesta a la decisión de seguir adelante con las maniobras militares conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur.

Kim Jong Un lleva mucho tiempo tomando como modelo a su abuelo, Kim Il Sung. Esto plantea la cuestión de si verá la retirada de Estados Unidos de Afganistán como otra oportunidad para socavar la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Kim podría, por ejemplo, poner a prueba la alianza llevando a cabo un ataque transfronterizo del tipo visto en 2010 cuando las fuerzas norcoreanas bombardearon una isla controlada por Corea del Sur frente a sus costas.

“No creo que Kim Jong Un haga nada en particular por lo que pasó en Afganistán”, dice Paik, que fue durante mucho tiempo experto del Instituto Sejong en Corea del Norte.

“En estos días, está totalmente centrado en la supervivencia económica doméstica, y no tiene ninguna razón para entrar en provocaciones cuando las administraciones de Moon y Biden no están provocando hacia Corea del Norte”.

Los analistas conservadores tienden a coincidir con esa valoración. “Pyongyang sabe que la situación en la península de Corea no es idéntica a la de Afganistán”, dice Wi. “Pyongyang no vería esto como una oportunidad para poner a prueba a Estados Unidos”.

Los expertos surcoreanos en el Norte se cuidan de no descartar la posibilidad de una escalada. Pero lo ven, en caso de que ocurra, no como una consecuencia de los acontecimientos en Afganistán, sino como un intento de reiniciar las negociaciones estancadas tras la ruptura de la cumbre entre Kim y Trump en Hanói en 2019.

El papel de China es también una gran incógnita. Cuando Kim Il Sung suplicó apoyo para sus sueños revolucionarios en 1975, los líderes comunistas chinos, según los relatos archivados de los diplomáticos de Europa del Este, lo rechazaron. A China no le interesaba en ese momento arriesgarse a un enfrentamiento con Estados Unidos y desencadenar una posible guerra en su frontera.

El líder chino Mao Zedong, a la izquierda, en una foto sin fecha de mediados de la década de 1970 saludando al presidente de Corea del Norte, Kim Il Sung, en Beijing durante una visita oficial en la que Kim se reunió con funcionarios chinos de alto rango.

Pekín se encuentra ahora en una competencia estratégica con Washington. ¿Estará China dispuesta a soltar a Pyongyang?

“Por un lado, saben que los estadounidenses se han cobrado su venganza en Afganistán: parecen ineptos y descuidados y eso puede animar a los chinos”, observa el académico de la Brookings Institution Jonathan Pollack, que ha escrito mucho sobre la relación entre China y Corea del Norte.

Pero, añade, “en estos momentos de cambio estratégico definitivo, los chinos tienden a pensar muy cuidadosamente dónde se encuentran”.

Es posible que China vea más ventajoso estar preparada para insertarse como mediadora entre las dos Coreas, tal vez a raíz de un intercambio de disparos al otro lado de la frontera, sugiere un ex alto funcionario del Departamento de Estado que participó en la gestión de la crisis de 2010.

Los acontecimientos afganos “abren oportunidades para China”, dice el ex funcionario. “Seguro que se lo están pensando”.

Daniel Sneider

7 thoughts on “Corea y Japón no muestran signos de ansiedad por la retirada de EE. UU. de Afganistán.

  • el 22 agosto, 2021 a las 16:09
    Permalink

    Sus ejércitos no son como el afgano. Ni el vietnamita. Esa es la cuestión.

    Respuesta
    • el 22 agosto, 2021 a las 22:30
      Permalink

      La pregunta porque USA tiene que estabilizar Afganistán, un vecino de China, Irán y Pakistán, este último un país algo esquivo en colobirar con USA en la lucha contra el terrorismo y aliado de China. Biden sabe que necesita concentrar sus recursos contra China.

      Respuesta
  • el 22 agosto, 2021 a las 17:12
    Permalink

    El caos no puede combatirse. Hay pueblos que son la definicion del caos y hay que dejarlos como estan.

    Respuesta
    • el 22 agosto, 2021 a las 21:49
      Permalink

      Ellos encantados, menos tropas en Afganistán equivale a poder enviar más tropas a Asia.

      Respuesta
  • el 22 agosto, 2021 a las 23:21
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con los dos comentarios anteriores. Afganistán es un auténtico disparate, donde vidas humanas y mucho dinero, no sirven para nada. Además, y para terminar de arreglarlo no tiene ningún mar que pueda bañar sus fronteras.
    Japón y Corea del Sur son casos totalmente diferentes, desde la población, su industria, su ejercito, su nivel de desarrollo, así como sus puertos marítimos. Nada que ver con los mahometanos del siglo quinto o sexto.

    Respuesta
  • el 23 agosto, 2021 a las 10:37
    Permalink

    Una cosa está clara, China y Rusia le están ganando la partida a EE. UU. y Europa, enfrascados en otras historias.

    Respuesta
  • el 24 agosto, 2021 a las 01:00
    Permalink

    Creo recordar que Rusia también salió por patas de Afganistán.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.