Según el Pentágono el coste del programa del F-35 se estabiliza en 406.000 millones de dólares.

El nuevo informe remitido al Congreso muestra un ligero descenso sobre el coste total que asciende hasta el momento a 345.400 millones.

El coste estimado del Pentágono para desarrollar y comprar el avión F-35 de Lockheed Martin Corp., el programa de armas más costoso de Estados Unidos, se ha estabilizado por ahora, según un nuevo informe al Congreso.

El coste total de adquisición del caza avanzado se proyecta en 406.100 millones de dólares, prácticamente sin cambios con respecto a los 406.500 millones estimados el año pasado, de acuerdo con el último Informe de Adquisiciones Seleccionadas del Departamento de Defensa, que se enviará al Congreso esta semana. Las proyecciones fueron obtenidas por adelantado por Bloomberg News.

Dentro del total, que incluye investigación, desarrollo y apoyo inicial, como piezas de repuesto y construcción militar, el coste estimado para adquirir 2.456 aviones estadounidenses se ha reducido de 346.100 millones de dólares a 345.400 millones, lo que representa una disminución del 0,2 por ciento.

Esta es una buena noticia para el F-35, que tiene un amplio apoyo en el Congreso, pero un pasado marcado por los excesos de costes. El año pasado, el informe anual de adquisición de las principales armas estimó que los costes aumentarían alrededor del 7 por ciento a 406.500 millones de dólares después de varios años de proyecciones decrecientes.

Actualizaciones de software

Pero el informe al Congreso no incluye los 11.000  millones de dólares que el gerente del programa F-35 del Pentágono le dijo a un grupo de la Cámara de Representantes el 7 de marzo que el Departamento de Defensa podría tener que  gastar en los próximos años para desarrollar importantes actualizaciones de software. Funcionarios del Pentágono planean reunirse en junio para revisar el plan de actualización, incluyendo  los costes adicionales para adquirir el software modificado. 

Las estimaciones de adquisiciones son independientes de una proyección de alrededor de 1.1 billones de dólares para operaciones a largo plazo y apoyo para mantener el avión en vuelo hasta 2070.

Esos costes han atraído la atención de los servicios militares y de Ellen Lord, la principal compradora de armas del Pentágono, que es responsable de esos gastos de “sostenimiento”.

Lockheed  Martin y sus subcontratistas están tratando de mejorar los procesos de producción a medida que el Pentágono planea importantes aumentos en el ritmo de las compras de F-35. La escasez de piezas, la falta de disponibilidad de aviones y los problemas técnicos aún no resueltos, también deben resolverse cuando el programa termine pronto su fase de desarrollo de 17 años. En septiembre, el F-35 debe comenzar hasta un año de rigurosas pruebas de combate que exige la ley.

Bloomberg Politics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com