Crece la preocupación en Israel por la venta de armamento de EEUU a Arabia Saudita.

Mientras los helicópteros sobrevuelan Jerusalén en preparación para la llegada del presidente de Estados Unidos Donald Trump, muchos en el país judío se muestran cautelosos acerca del importante acuerdo de venta de armas firmado el pasado sábado con Arabia Saudita por un importe de 110.000 millones de dólares.

El acuerdo de venta de armas que eventualmente puede ampliarse hasta $ 350.000 millones en la próxima década tiene graves consecuencias para la seguridad de Israel, tanto positivos como negativos, según exponen aquí los expertos. 

“Este es un asunto que realmente debería preocuparnos”, dijo el ministro de Energía israelí Yuval Steinitz el domingo en la reunión semanal del gabinete. “Tenemos que asegurarnos,  que esos cientos de miles de millones de dólares en  armas vendidas a Arabia Saudita, de ninguna manera, van a erosionar la ventaja cualitativa de Israel sobre los países árabes. Arabia Saudita es un importante aliado para EEUU pero para Israel, sigue siendo un país hostil con el que no tenemos  relaciones diplomáticas, y nadie sabe en el futuro dónde estarán.” 

Por su parte, el Ministro de Inteligencia Yisrael Katz también expresó su cautela, diciendo que: “Una coalición regional debe ser construida bajo el liderazgo estadounidense para bloquear y hacer retroceder a Irán. Al mismo tiempo, la ventaja militar cualitativa de Israel debe mantenerse.” 

Históricamente, la reacción israelí a importantes acuerdos de armas de primera línea a los países de la región, siempre se ha visto con extremada preocupación en el gobierno, evitando hacerlo público. 

“en el pasado, cada vez que se dieron a conocer este tipo de acuerdos, Israel se ha opuesto fuertemente a ellos,” dice Eytan Gilboa, investigador asociado en el Centro BESA de Estudios estratégicos de la Universidad Bar Ilan, señalando a una parte de la venta de cinco aviones AWACS  que se hizo en 1980 siendo entonces inquilino de la Casa Blanca Ronald Reagan.  Gilboa sospecha que la respuesta silenciosa oficial israelí, se debe a que no quieren crear tensión con el mandatario americano antes de que llegue a territorio de Israel y a no sabotear cualquier tipo lazo de seguridad encubierta entre el estado judío y el Reino saudí. 

Sobre la base de lo que ha ocurrido en los últimos años, no es seguro que Arabia Saudita vaya  a controlar durante los próximos 10 años este armamento advirtió  Gilboa. ‘Las armas pueden encontrarse en manos de las fuerzas hostiles, y esto es un problema’ dijo subrayando cualquier levantamiento revolucionario que en el futuro pudiese eliminar al actual gobierno de Riad y esta hipótesis podría ser desastrosa para Israel. 

Sin embargo, la opinión del jefe de los reservistas israelíes comandante Yaakov Amidror es  más optimista, para él, los lazos entre Estados Unidos y Arabia Saudita son una oportunidad para profundizar y colaborar más estrechamente con Riad y otros Estados del Golfo, en un esfuerzo regional colectivo para contener las ambiciones nucleares de Irán. 

“Tal vez este acuerdo dará lugar a una situación diferente en el Medio Oriente, en la que esperamos cooperar con los estados árabes moderados para contener a los iraníes.
Estamos seguros de que la administración estadounidense valora la ventaja competitiva de Israel y es un momento de oportunidad que no debe perderse”.

“Se trata de una oferta y una oportunidad que Israel debe aprovechar”, dijeron, refiriéndose a un reciente informe del Wall Street Journal que dijo que había una propuesta oculta de normalizar las relaciones de Israel con Arabia Saudí.

“De hecho, los estados del Golfo están dando señales de su disposición a comenzar a normalizar las relaciones con Israel, y lo que están pidiendo a cambio es mucho menor que lo requerido por la Iniciativa de Paz Árabe en el que se piden algunas medidas de buena fe por parte de Israel  como terminar con la construcción de asentamientos en ciertas áreas del West Bank, y un comercio más libre en Gaza “, dijeron. 

Entre las solicitudes pedidas por Arabia Saudí en el contrato multimillonario firmado entre ambas naciones, la Casa Blanca matiza que estas ventas se enmarcan en cinco categorías: seguridad fronteriza y antiterrorismo, seguridad costera y marítima, modernización de las fuerzas aéreas, defensa aérea y de misiles y, por último, mejoras en ciberseguridad y comunicaciones.

Entre los acuerdos, también se incluyen 84 aviones F-15SA, la versión más moderna de este cazabombardero, 150 helicópteros Black Hawk MH-60K que serán ensamblados en tierras arábigas, sistemas de misiles THAAD, baterías de misiles y software de control y comunicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *