De CASA a FCAS: Un breve análisis de Airbus y la industria aeroespacial y de defensa española.

Desde sus humildes comienzos y su aislamiento durante la época franquista, España se ha convertido en uno de los principales productores y exportadores de equipos aeroespaciales y de defensa de mundo y recientemente se ha unido al proyecto Future Combat Air System (FCAS), que incluye el desarrollo de un avión de combate de nueva generación para sustituir al Eurofighter Typhoon y al Dassault Rafale.

Según el estudio de Forecast International sobre los mercados militares internacionales, en las dos últimas décadas, la inversión española en defensa ha reflejado un destello impulsado por las realidades económicas. Cuando la economía española, y la de la eurozona, ha experimentado tramos saludables, el presupuesto nominal de defensa ha experimentado una trayectoria paralela. Durante los períodos de crecimiento lento o recesión total, el presupuesto de defensa ha sufrido. En 2019, se espera que el gasto en defensa de España haya aumentado en un 0,9% hasta los  8.500 millones de euros (9.700 millones de dólares).

Sin embargo, según las cifras de la OTAN, en términos de riqueza nacional, España está invirtiendo menos que muchos de sus socios en la alianza. Los miembros de la OTAN se han comprometido a gastar el 2% del PIB para 2024, sin embargo, España solo está en el 0,92% en 2019. En respuesta a los llamamientos de Estados Unidos y la OTAN, en diciembre de 2017, el Ministerio de Defensa español se comprometió a aumentar el gasto militar hasta el 1,53 % del PIB para 2024.

A finales de 2018, el gobierno español aprobó un paquete de inversión por valor de 7.300 millones de euros que cubre programas de defensa y seguridad en un período de varios años que culminará en 2032, incluyendo tres grandes proyectos de defensa que implican un pedido de cinco fragatas multimisión clase F110, así como nuevos vehículos blindados de ruedas 8 × 8 para el Ejército español, y una actualización y modernización de la flota de 73 aviones de combate multiusos Eurofighter Typhoon de la Fuerza Aérea.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), con exportaciones de armas en 2018 por valor de 1.200 millones de dólares, España es el tercer mayor exportador de armas de Europa y el quinto en el mundo. Durante el período de 2014 a 2018, los aviones representan la mayor parte de las exportaciones españolas, seguidos por los barcos y los sistemas de sensores. Las principales exportaciones del país fueron los aviones de transporte C295 y los aviones cisterna A330 MRTT, los destructores de la clase Álvaro de Bazán y los vehículos blindados de combate Ajax (Scout SV). Airbus, Navantia, General Dynamics European Land Systems, Indra Sistemas y la Sociedad Anónima de Electrónica Submarina (SAES) fueron los principales exportadores de armas españolas.

La Administración de Comercio Internacional (ITA), una agencia del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, estima que el valor de la producción española en el sector aeroespacial y de defensa será de 12.400 millones de dólares en 2019, frente a 11.800 millones y 11.2 millones de dólares en 2018 y 2017, respectivamente. Las exportaciones se estiman en 7.300 millones en 2019, en comparación con los 4.500 millones de dólares en importaciones, lo que resulta en un superávit comercial de 2.800 millones de dólares. La industria aeroespacial y de defensa española emplea a 56.000 personas, un 65% más que en el 2000.


Airbus en España

Airbus y sus filiales son, con mucho, la mayor empresa española de defensa y aeroespacial, y el principal impulsor del crecimiento aeroespacial. En el año 2000, el fabricante español de aviones Construcciones Aeronáuticas SA (CASA) pasó a formar parte de la recién creada EADS bajo el nombre de EADS CASA. Al mismo tiempo, los programas de producción de aviones comerciales de CASA fueron absorbidos por Airbus. En 2009, EADS CASA fue absorbida por Airbus Military y actualmente forma parte de Airbus Defence and Space. El estado español posee el 4,16% de Airbus SE a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y, por lo tanto, tiene una importante influencia política. Sin embargo, Airbus sigue estando dominada por Alemania y Francia, cada uno de los cuales posee un 11% de la propiedad, mientras que el 74% restante de la compañía está en manos de accionistas públicos.

De los 134.000 empleados de Airbus, 13.700 están ubicados en España. La mayoría de los empleados trabajan para Airbus Defence and Space y el resto apoya la producción de aviones comerciales y helicópteros de Airbus. Según Airbus, la compañía representa más de la mitad del total de las ventas y subcontratos del sector aeroespacial y de defensa español a aproximadamente 2.000 proveedores nacionales.

Las instalaciones de Airbus en la región de Sevilla sirven como piedra angular del Clúster Aeroespacial de Andalucía, que reúne a la compañía con los grupos de interés y actores del sector aeroespaciales de la región, incluyendo proveedores de primer nivel y de nivel inferior, universidades, centros tecnológicos, organizaciones empresariales, sindicatos y el gobierno regional.

Entre otros componentes, España produce los estabilizadores horizontales para toda la gama de aviones comerciales de Airbus en las instalaciones de Getafe, Illescas y Puerto Real. La planta de Getafe es responsable del diseño, ingeniería y fabricación de componentes para todos los aviones Airbus, incluido el estabilizador horizontal para el A380, el montaje y las pruebas de los estabilizadores horizontales del A350, A330 y la familia A320 de pasillo único. En la planta de Getafe también fabrican los conos de cola para los A350 y A380.

La planta de Illescas está especializa en compuestos de aviación y es responsable de la fabricación de componentes para el empenaje y el fuselaje de popa de todas las variantes de aviones Airbus. Toda la cubierta inferior del ala del A350 también se produce en la planta. La planta de Puerto Real produce cajas laterales estabilizadoras horizontales para los programas A350 y A330, así como elevadores para la familia A320. El montaje final y las pruebas funcionales del estabilizador horizontal A380 también se realizan en Puerto Real.

Airbus Helicopters cuenta con dos instalaciones en Albacete y Getafe, donde se diseñan, desarrollan, integran, prueban en vuelo y certifican los aviones de ala giratoria. El montaje final del helicóptero de ataque Tigre y el helicóptero multipropósito NH90 se realizan en España, junto con la producción de subconjuntos para las palas de cola del helicóptero de ataque Tigre y H135, y el fuselaje delantero del NH90.

Airbus Defence and Space emplea la mayor parte de la fuerza laboral española de la compañía en cinco instalaciones. Los centros de San Pablo y Tablada, situados en el área de Sevilla, forman el epicentro del negocio de transporte militar de Airbus y los trabajos incluyen el ensamblaje final tanto del avión de cuatro turbopropulsores Atlas A400M como de los aviones de doble turbohélice C295 y CN235. Sevilla también alberga el Centro Internacional de Formación y el Centro de Entrega de aviones militares de Airbus.

En las instalaciones de Getafe se encuentra el centro de conversión del A330 Multi Role Tanker Transport (MRTT), donde se instalan los sistemas de reabastecimiento de combustible y la aviónica militar. Getafe también es responsable de las pruebas de vuelo de certificación del avión cisterna A400M en colaboración con el Ejército del Aire español. Airbus también realiza los trabajos de fabricación y montaje de piezas del Eurofighter Typhoon en las instalaciones de Getafe. Además, en la planta de Illescas se fabrican componentes para el empenaje y el fuselaje de popa del Eurofighter Typhoon.

Los emplazamientos de Barajas y Tres Cantos, cerca de Madrid, dan apoyo a la mayoría de los programas de la Agencia Espacial Europea (ESA), incluidos los vehículos de lanzamiento comercial Ariane 5 y 6, las plataformas de observación de la tierra Copérnico y la constelación de navegación por satélite Galileo. Barajas también es el contratista principal de los satélites de observación de la tierra PAZ e Ingenio y de la nave espacial CHEOPS de la ESA.

Además, Airbus posee el 38% de la propiedad de Alestis Aerospace, uno de los principales proveedores de aeroestructuras de España.


Perspectivas de futuro

En el Salón Aeronáutico de París de 2019, los ministros de Defensa de Francia, Alemania y España firmaron un acuerdo que pone en marcha el marco trilateral de cooperación en materia de FCAS que, entre otros componentes, implica el desarrollo de un avión de combate de nueva generación operativo en 2040. Cuando se inicie la producción dirigida por Airbus y Dassault, el proyecto proporcionará importantes ingresos a la industria aeroespacial española durante muchos años.

Sin embargo, la Fuerza Aérea y la Armada españolas necesitan nuevos aviones ya en el plazo de 2025-2030 o, al menos, 10 años antes de que el FCAS disponga de un nuevo avión de combate. Por lo tanto, los dos servicios necesitan salvar la brecha con otros aviones y se encuentran en las primeras etapas de un análisis en el que el avión F-35 se perfila como un contendiente clave.

La Armada española considera que la variante del F-35B de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) es la única opción en el mercado para reemplazar sus 12 aviones Harrier EAV-8B (VA.2 Matador II).  Los Harrier de la Armada se lanzan desde el LPH Juan Carlos I, que cuenta con una cubierta corta de salto de esquí desde la cual solo el F-35B (y el viejo Harrier) pueden despegar y aterrizar.

Al mismo tiempo, los responsables de la Fuerza Aérea tienen varias opciones en su búsqueda de un avión de reemplazo para su flota de 84 Boeing F-18 Hornets. Según los últimos informes, 20 aviones de la variante “A”, estacionados en las Islas Canarias, deben ser reemplazados ya en 2025. Si bien es probable que estos aviones sean reemplazados por nuevos Eurofighter Typhoons, el resto de la flota F-18, todavía están en juego.

J. Kasper Oestergaard

One thought on “De CASA a FCAS: Un breve análisis de Airbus y la industria aeroespacial y de defensa española.

  • el 9 enero, 2020 a las 00:47
    Permalink

    Algunas preguntas:
    Si España está en la OTAN que cumpla sus objetivos de gasto. Pero en lo que a España le interesa; control del fronteras, etc.
    Si un país no OTAN atacase el resto debe reaccionar.
    Si compramos armamento que solo podemos usar con permiso. ¿no es mejor fabricarlo o comprarlo a quien no exija eso?. Me suena al Sahara.
    Para comprar solo necesitamos dinero, para defendernos solo cumplir y ser autónomos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com