Defendiendo los mares: la Segunda Flota de la Armada de EE.UU. y la seguridad del Atlántico.

El restablecimiento de la 2ª Flota demuestra la determinación de garantizar la disposición de la Marina de Estados Unidos para disuadir y vencer las aventuras rusas.

El restablecimiento de la 2ª Flota de la Armada de los Estados Unidos es una señal tangible de la seriedad con la que Estados Unidos consideran la creciente amenaza marítima rusa , en particular en el Atlántico Norte y aguas adyacentes, como el Mar de Noruega. También es una indicación del cambio en la estrategia de EE.UU. que pasó de centrarse en la lucha contra el terrorismo después del 11 de septiembre a hacer mayor énfasis en la disuasión en medio de una renovada rivalidad entre las grandes potencias.

La nueva flota, que se presentó formalmente el pasado 1 de julio tiene su cuartel general en Norfolk, Virginia, donde también se situará el nuevo Mando de Fuerzas Conjuntas de la OTAN para el Atlántico, ejercerá autoridades operativas y administrativas sobre los buques asignados, las aeronaves y las fuerzas de desembarco en la costa este y el norte del Océano Atlántico. También contribuirá a la planificación, el entrenamiento y el suministro de fuerzas marítimas para contingencias mundiales.

La amenaza marítima rusa

Rusia presenta una amenaza distinta y multifacética para la seguridad en el Atlántico Norte, que podría, en caso de conflicto, causar una perturbación significativa de las operaciones de los Aliados y del transporte marítimo transatlántico. La Armada rusa, y en particular sus fuerzas submarinas, aumentadas por bombarderos con misiles de largo alcance y aviones de ataque (Tupolev Tu-95MS Bear, Tu-160 Blackjack, Tu-22M3 Backfire, Sukhoi Su-34 Fullback, y el MiG-31 Foxhound con misiles Kinzal) puede perseguir objetivos en el mar y en tierra a través de la zona euroatlántica, incluso dentro de los Estados Unidos.

Además, la guerra ofensiva contra las minas y las operaciones de las fuerzas especiales, además de actividades no relacionadas, como los ataques cibernéticos, podrían emplearse para perturbar las comunicaciones marítimas en sentido amplio. Aunque el ritmo de la modernización naval rusa ha sido casi glacial, la Armada conserva un potente núcleo de antiguos buques de guerra soviéticos, nuevos buques (aunque principalmente de superficie más pequeños) están comenzando a entrar en servicio, y la fuerza submarina ha recibido y continúa recibiendo importantes inversiones.

Las flotas del Norte, el Báltico y Mar Negro operan 38 submarinos, de los cuales 15 son diesel-eléctricos (ocho clase Kilo, seis clase Kilo mejorados con misiles de crucero Kalibr y un Lada); cuatro con misiles nucleares teledirigidos (tres de clase Oscar II y uno clase Graney), 12 con propulsión nuclear (cuatro Víctor III, cuatro Akula, dos Akula II, un Sierra y un Sierra II) y siete con armas nucleares de misiles balísticos​​(seis Delta IV y un Borei).

Todos los submarinos nucleares son operados por la Flota del Norte, que también opera una serie de embarcaciones especiales para misiones. Cabe destacar que la Flota del Norte es la más poderosa de las cuatro flotas de la Armada rusa, y opera el portaaviones Almirante Kuznetsov, los cruceros de misiles guiados de la antigua clase Kirov Pyotr Velikiy (Pedro el Grande) y el almirante Nakhimov (su reentrada prevista para principios de la década de 2020), un crucero de clase Slava, y cinco destructores que comprenden un Udaloy II, un Sovremmeny y tres buques de clase Udaloy.

Enfrentando la amenaza

En caso de conflicto con la OTAN, el papel de la Armada rusa y de las fuerzas marítimas en general consistiría en garantizar un régimen operativo favorable (el equivalente ruso de control del mar) en aguas críticas (particularmente en los mares de Barents, Noruega, Báltico y Negro); garantizar el acceso a través de puntos clave como la brecha de Groenlandia-Islandia-Reino Unido (GIUK); realizar ataques contra buques y submarinos armados con misiles de crucero y grupos de ataque de portaaviones; apuntar al despliegue de refuerzos estadounidenses en tránsito por el Atlántico; y garantizar la seguridad de los vitales submarinos con misiles balísticos. Rusia también buscaría interrumpir la infraestructura crítica que sustenta la capacidad de los estados de la OTAN para hacer la guerra y sostener sus economías mediante ataques contra instalaciones clave y la interrupción del sistema de comercio marítimo.

Para la OTAN, contrarrestar los esfuerzos de Rusia para alcanzar esos objetivos sería de vital importancia. La defensa de Europa depende en última instancia del poder militar de los Estados Unidos. Los refuerzos de Estados Unidos serían esenciales para hacer frente a cualquier agresión rusa y negar o interrumpir el despliegue de esos refuerzos sería un objetivo principal para Moscú.

Aunque Rusia es muy consciente de que no puede igualar los recursos económicos de Occidente, ni prevalecer en un largo conflicto contra él, también percibe la naturaleza de la economía global como una vulnerabilidad. Esto se refiere especialmente a la interdependencia de las economías avanzadas en cuanto al funcionamiento eficiente e ininterrumpido de la economía mundial, en particular de sus sistemas de energía y transporte, y,  por lo tanto, a su vulnerabilidad a las perturbaciones del funcionamiento. Moscú puede percibir la lucha contra las alteraciones como un medio para contrarrestar la superioridad económica occidental, y reducir así la capacidad (o la voluntad) de Occidente de librar una guerra.

El crucero Piotr Veliki ( Pedro el Grande ) de la Marina rusa.
Paz a través de la disuasión

La decisión de restablecer la 2ª Flota y la formación del Comando Conjunto de la Fuerza para el Atlántico por parte de la OTAN permitirán la generación de fuerzas navales centradas en garantizar la seguridad del Atlántico. También demuestra la importancia que se concede a la lucha contra la amenaza marítima rusa, en particular cuando la Marina de los EE.UU. también se enfrenta a los desafíos de una mayor competencia en el Indo-Pacífico por parte de la creciente Armada del Ejército Popular de Liberación China y las amenazas regionales a la seguridad desde la Península de Corea hasta el Oriente Medio.

Para hacer frente al desafío ruso, Estados Unidos y la OTAN, en términos más generales, deberían tratar de aprovechar al máximo la ventaja asimétrica que proporciona la potencia marítima superior.

En la década de 1980, los ejercicios navales cada vez más avanzados dirigidos por Estados Unidos, particularmente en el Mar de Noruega, tuvieron un impacto significativo en la Unión Soviética. Garantizar una disuasión creíble es fundamental para el mantenimiento de la paz. Rusia ha demostrado su voluntad de utilizar la fuerza para lograr sus objetivos y, en última instancia, Moscú busca la revisión del acuerdo posterior a la Guerra Fría en Europa, por la fuerza si es necesario.

Esto debe ser contrarrestado, militar y políticamente. El restablecimiento de la 2ª Flota (y del Mando Conjunto de las Fuerzas de la OTAN para el Atlántico) demuestra la determinación de asegurar la preparación de la Marina de los EE.UU. -y de las fuerzas marítimas de la OTAN en general- para disuadir, y si es necesario, derrotar al aventurerismo ruso.

James Bosbotines

Un comentario sobre “Defendiendo los mares: la Segunda Flota de la Armada de EE.UU. y la seguridad del Atlántico.

  • el 1 octubre, 2018 a las 22:43
    Permalink

    Si son derribados no necesitara el rifle

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com