Dos cazas chinos Sukhoi Su-30 interceptan de forma ‘no profesional’ a un avión de EE.UU.

Dos aviones de combate chinos Su-30 (de fabricación rusa, código OTAN Flanquer C), interceptaron el pasado miércoles un avión militar estadounidense WC-135 Constant Phoenix sobre el mar de la China Oriental.

El aparato interceptado, sobrevolaba aguas internacionales en misión de recolectar muestras de la atmósfera con el fin de detectar e identificar algún tipo de radiación en el espacio, informaron dos altos militares estadounidenses a NBC News, “realizaba una misión rutinaria” en el momento del incidente, dijeron.

Fuentes de la CNN precisaron que los aparatos chinos – cazas de superioridad aérea todo tiempo-, se acercaron “de manera no profesional” al WC-135 Constant Phoenix a una distancia de 150 pies (unos 46 metros) y que uno de los aviones volaba boca abajo justo sobre la aeronave estadounidense.

Los militares no precisaron si se trató de una confrontación peligrosa, aunque han declarado que el avión de EEUU se comportaba conforme a las reglas internacionales y que los hechos, se abordarán con Pekín a través de canales diplomáticos y militares apropiados dijo la portavoz de la fuerza aérea teniente coronel Lori Hogde.

El aparato pertenece al 45 Escuadrón de Reconocimiento de la Base Aérea de Offutt en Nebraska, desplegado recientemente en la Base Aérea de Kadena, Okinawa, Japón,  en misiones rutinarias de patrulla sobre el Mar de la China recopilando pruebas de posibles ensayos nucleares por parte de Corea del Norte

Avión Sukhoi Su-30 en la exposición aeronáutica de Paris.

Mientras, la portavoz de la Cancillería china, Hua Chunying, señalo que “barcos y aviones de EEUU llevan mucho tiempo realizando una estrecha vigilancia de China, lo que en efecto puede fácilmente dar origen a malentendidos o juicios equivocados o causar incidentes inesperados en el mar o en el aire”.

No es la primera vez

Esta no es la primera vez que un piloto de caza chino o ruso realiza  maniobras agresivas cerca de un avión estadounidense.

En febrero de 2017, un avión KJ-200 del Ejército Popular de Liberación y un avión P-3 Orión de la Marina de Estados Unidos estuvieron involucrados en lo que los funcionarios estadounidenses definieron como un encuentro cercano “inseguro” sobre el Mar de China Meridional.

Avión chino KJ-200

El año pasado, el 29 de abril de 2016, un avión ruso Su-27 Flanker casi se posó sobre la parte superior de un avión de reconocimiento RC-135 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que operaba en el Mar Báltico. El avión ruso llegó a estar a sólo 25 pies por encima del avión estadounidense.

Unos días antes, otro Sukhoi Su-27 había llevado a cabo la misma maniobra peligrosa en otro Boeing RC-135  sobre el Báltico el 14 de abril de 2016.

El 23 de abril de 2015, un RC-135 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos realizando una misión de vigilancia de rutina en el espacio aéreo internacional sobre el Mar de Okhotsk, al norte de Japón,fue interceptado por un Flanker Su-27 ruso que cruzó la ruta de la aeronave estadounidense a escasos 100 pies del morro del avión.

En 2014, un Flanker chino hizo un barril sobre un avión de vigilancia marítima P-8 Poseidón de la marina de los Estados Unidos, a 135 millas al este de la isla de Hainan, un lugar peligroso donde el 1 de abril de 2001, un avión espía estadounidense EP-3E volando una misión ELINT (Inteligencia Electrónica) en el espacio aéreo internacional a 64 millas al sudeste de la isla de Hainan fue interceptado por dos JL-8 Hongdu. 

Uno de los aviones pilotado por el Teniente Wang Wei, hizo dos pasadas muy cerca del EP-3 antes de chocar con el avión estadounidense. Como consecuencia, el JL-8 se rompió en dos pedazos cayendo al mar causando la muerte del piloto chino, mientras el EP-3, con graves daños en su estructura, realizó un aterrizaje no autorizado en el campo de aviación de Lingshui en la isla de Hainan.

Las autoridades chinas detuvieron a los 24 miembros de la tripulación (21 hombres y tres mujeres) que destruyeron todo (o al menos la mayor parte) de los artículos y datos sensibles a bordo del avión.

El pentágono declaró que el “accidente” fue ocasionado por la actitud agresiva del piloto. La tripulación estuvo retenida en suelo chino durante 11 días antes de regresar a Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *