Dos ojivas nucleares continúan en el fondo marino 30 años después del desastre del Komsomolets.

El 7 de abril de 1989 el submarino nuclear soviético K-278 Komsomolets se hundía frente a las costas de Noruega como consecuencia de un incendio. 41 miembros de la tripulación murieron. La nave se hundía con dos torpedos nucleares a bordo con el peligro que hubiera derrame del material radioactivo.
Investigadores noruegos y rusos enviarán este verano un sumergible ROV (Remote Operated Vehicle) para medir posibles fugas radioactivas de los restos del naufragio.

El “Komsomolets” fue probablemente el submarino más singular jamás construido para la armada soviética. Con un casco de titanio, el submarino podía sumergirse a 1.200 metros de profundidad, varios cientos de metros más abajo que la profundidad operativa de otros submarinos de ataque.

Para el Kremlin, este submarino en particular era un orgullo. Construido en los años 80 en un momento en que el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, hablaba de la Guerra de las Galaxias y de cómo interceptar los misiles soviéticos entrantes con láser desde el espacio. En un momento en que el sistema SOSUS (Sound Surveillance System) –Sistema de Vigilancia Sónica- en el mar de Noruega tenía éxito en la detección y seguimiento de ruidosos submarinos soviéticos que navegaban hacia el Atlántico Norte desde sus bases en la península de Kola.

Con el K-278 – “Komosomolets” – los diseñadores de submarinos soviéticos creían que habían construido un arma que se sumergía más profundamente de lo que el SOSUS podía detectar, llevando una carga de mortíferas ojivas de plutonio cerca de la costa este de los Estados Unidos sin la posibilidad de ser detenidos.

En el astillero de Severodvinsk ya se estaba construyendo un buque hermano del Komosomolets. Podría haber sido un cambio de juego en la Guerra Fría, dando a la Unión Soviética una ventaja en la disuasión nuclear.

Todo terminó en catástrofe el 7 de abril de 1989.

Al sur de la isla del Oso

 

En la mañana de ese día, navegando a una profundidad de 160 metros, la tripulación esperaba volver a casa y reunirse con sus familias en la base de Zapadnaya Litsa, en la costa del mar de Barents, en la península de Kola. El Komsomolets había estado fuera durante una semana en un viaje probando las capacidades de buceo profundo del submarino. 

Al igual que hoy en día, estas pruebas de buceo se realizan en las aguas donde se juntan el Mar de Barents y el Mar de Noruega, las profundidades en esta zona van de 200 a varios miles de metros. Estas pruebas de buceo no se pueden hacer en la parte rusa del Mar de Barents porque es poco profundo.

A las 11.03 a.m. se activó la alarma de incendios a bordo. Se había producido un incendio en el séptimo compartimento del buque. Once minutos después el submarino había conseguido salir a la superficie. Los intentos de la tripulación de apagar las llamas fueron inútiles. Causando varios cortocircuitos en el sistema eléctrico, se activaron los sistemas de emergencia del reactor nuclear consiguiendo su apagado.

El submarino perdió potencia y comenzó a quedarse sin aire comprimido. A las 17.00 h se perdió la flotabilidad y la estabilidad y la tripulación comenzó a evacuar a balsas salvavidas de las que había muy pocas. Las balsas que fueron lanzadas al mar estaban demasiado lejos por el fuerte oleaje para que la tripulación las alcanzara. A las 17.08 el submarino se hundió hasta las profundidades.

41 murieron 

A las 18.29, el buque de carga soviético “Aleksandr Khloystsov ” que navegaba en las proximidades, llegó a rescatarlos. Sólo pudo rescatar a 25 de ellos congelados por las frías aguas de la balsa semihundida, los 41 marinos restantes no pudieron salir y fueron arrastrados a las profundidades con el submarino.

Por después del terrible accidente, el programa de los submarinos clase Mike (Proyecto 685) fue cancelado; el submarino número dos nunca se completó.

A día de hoy, el Komsomolets descansa en el fondo marino a una profundidad de 1.680 metros (5,512 pies) a unos 180 km de distancia al sur de la isla del Oso.

Plutonio

A bordo del buque hundido se encuentra el reactor con combustible de uranio y otros isótopos radiactivos como el cesio-137 y el estroncio-90. Lo más preocupante es que dos de los torpedos de la parte delantera del pecio están equipados con una ojiva de plutonio cada uno.

“Este es el único submarino nuclear en aguas noruegas y se miden periódicamente las fugas radioactivas de los restos”, ha declarado Inger Margrethe Eikelmann, jefa del departamento noruego de Radiación y Seguridad Nuclear.

A principios de la década de 1990 y en 2007, científicos rusos midieron pequeñas fugas radiactivas en el Komsomolets, incluyendo el isótopo Cesio-137 de una tubería cercana al compartimiento del reactor.

Las expediciones noruegas al lugar no han medido ninguna radiactividad, pero a diferencia de las expediciones rusas de principios de los 90, que bajaron con un mini-sub MIR, los noruegos nunca han estado cerca del submarino.

ROV noruego
El ROV “Ægir-6000”.

Este verano, una nueva expedición intentará encontrar respuestas a las preocupaciones sobre las fugas de radiación. El próximo mes de julio, el barco de investigación “G.O. Sars” navegará hacia el norte con el ROV “Ægir 6000“, un pequeño sumergible equipado con cámara y brazos de dirección para tomar muestras de la zona.

El viaje a los restos del naufragio de este verano, que se sumará a la Autoridad Noruega de Radiación y Seguridad Nuclear, contará con la participación de científicos rusos de la Asociación de Investigación del Instituto Kurchatov, así como de la Universidad de Bergen.

Submarino K-278 Komsomolets

El plutonio-239, utilizado en las ojivas, tiene una vida media de 24.000 años.

Thomas Nilsen

4 comentarios en “Dos ojivas nucleares continúan en el fondo marino 30 años después del desastre del Komsomolets.

  • el 6 abril, 2019 a las 22:42
    Permalink

    En total cuantos submarinos Soviéticos se hundieron en la GUERRA FRÍA??

    Respuesta
  • el 7 abril, 2019 a las 08:46
    Permalink

    Y americanos…también hay varios pecios…
    Ambos llevan lo suyo…

    Respuesta
  • el 7 abril, 2019 a las 18:03
    Permalink

    Si Noruega pilla las ojivas tendría armas nucleares ?

    Respuesta
  • el 5 junio, 2019 a las 14:06
    Permalink

    El submarino k8 soviético también está hundido en Galicia con 4 torpedos nucleares.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com