Dos pilotos muertos después del accidente de un avión de la armada china.

Un avión de la marina china se ha estrellado esta mañana en la provincia de Hainan muriendo los dos miembros de la tripulación, ha informado el ejército.

Una breve declaración ha señalado que el accidente ha ocurrido durante un ejercicio de entrenamiento sobre una zona rural de Ledong en la provincia de Hainan.

Según informes, nadie más ha resultado herido después de que el avión se estrellara contra el suelo y se está investigando la causa del incidente.

Las imágenes que supuestamente fueron tomadas del lugar del accidente comenzaron a circular momentos después en las redes sociales tras el trágico suceso.

La grabación del teléfono móvil, que según el portal de noticias 163.com fueron tomadas en Hainan, mostraban humo saliendo de montones de escombros junto a una torre de agua dañada mientras los transeúntes se acercaban a los restos del avión.

La declaración oficial del EPL (Ejército Popular de Liberación) no ha especificado el tipo de avión que se ha estrellado, aunque el relato de un testigo señaló que se trataba de un Xian JH-7 de doble asiento “Flying Leopard”.

El JH-7, que entró en servicio con la marina y la fuerza aérea en la década de 1990, ha estado involucrado en varios accidentes mortales a lo largo de los años.

Comentaristas militares han dicho que el impulso de China para mejorar su preparación para el combate, que incluye la construcción de nuevos portaaviones y aviones de guerra, ha dado lugar a una grave escasez de pilotos cualificados.

Para cubrir las vacantes, el ejército chino ha iniciado una importante campaña de reclutamiento y un programa intensivo de entrenamiento para pilotos de combate.

Liu Zhen

3 comentarios sobre “Dos pilotos muertos después del accidente de un avión de la armada china.

  • el 12 marzo, 2019 a las 15:32
    Permalink

    Normal con esos cazas tan defectuosos, les queda años para aprender de EEUU Y de EUROPA!!

    Respuesta
  • el 26 marzo, 2019 a las 22:48
    Permalink

    Los accidentes operativos no necesariamente surgen por un defecto en el diseño del avión, si no que también está implicado el mantenimiento del mismo y el nivel de entrenamiento de sus tripulaciones. Existen algunas aeronaves con una historia operacional plagada de accidentes operacionales, entre ellos los F-104 G Starfighter: 292 aviones alemanes (32% de 916); 110 canadienses (46% de 238) y 137 italianos (38% de 360); los F-14 Tomcat y los F7U Cutlass también se inscriben en tal categoría. Asimismo, los Mig-23 rusos, y los Mig-21 y MiG-27 indios han sufrido una tasa de accidentes operacionales superiores a la media. El Xian JH-7 se caracterizó en sus inicios por una alta tasa de accidentes causadas principalmente por sus motores (RR Spey Mk.202 y su variante WS-9 fabricada bajo licencia). Las versiones recientes (JH-7A, B, etc.) están equipadas con sistemas de control de vuelo CAD computarizados y Fly by Wire cuadruplicados, haciéndolos más seguros al evitar las fallas hidráulicas; pero una falla electrónica en la central de vuelo sería igual de catastrófica, impidiendo reaccionar a la tripulación, dependiendo del perfil de vuelo. Por supuesto que un siniestro de ésta naturaleza en un despegue o aterrizaje tendría resultados fatales. Pueden hacerse algunas consideraciones acerca del Starfighter: los accidentes se vieron favorecidos, en una alta proporción, llevando a cabo misiones de entrenamiento de ataque e intredicción profunda a baja cota, así como despegues y aterrizajes dificultosos en climas de muy baja visibilidad por presencia de nubosidad, niebla y lluvias intensas y presencia de tormentas, en cercanías de cadenas montañosas y valles profundos, típicos de Europa Central. En climas más benignos y realizando misiones de interceptación, la tasa de accidentes operativos fue escasa o nula. Los casos más extremos fueron los de España, que no perdió ninguno de sus 21 aviones en 7 años de operaciones y 17000 hs de vuelo y Japón, que entre 1962 y 1986 sólo perdió 3 aeronaves de un total de 220, y dos de ellas por colisión aérea.

    Respuesta
    • el 27 marzo, 2019 a las 04:42
      Permalink

      Los accidentes operativos no necesariamente surgen por un defecto en el diseño del avión, si no que también está implicado el mantenimiento del mismo y el nivel de entrenamiento de sus tripulaciones. Existen algunas aeronaves con una historia operacional plagada de accidentes operacionales, entre ellos los F-104 G Starfighter: 292 aviones alemanes (32% de 916); 110 canadienses (46% de 238) y 137 italianos (38% de 360); los F-14 Tomcat y los F7U Cutlass también se inscriben en tal categoría. Asimismo, los Mig-23 rusos, y los Mig-21 y MiG-27 indios han sufrido una tasa de accidentes operacionales superiores a la media. El Xian JH-7 se caracterizó en sus inicios por una alta tasa de accidentes causadas principalmente por sus motores (RR Spey Mk.202 y su variante WS-9 fabricada bajo licencia). Las versiones recientes (JH-7A, B, etc.) están equipadas con sistemas de control de vuelo CAD computarizados y Fly by Wire cuadruplicados, haciéndolos más seguros al evitar las fallas hidráulicas; pero una falla electrónica en la central de vuelo sería igual de catastrófica, impidiendo reaccionar a la tripulación, dependiendo del perfil de vuelo. Por supuesto que un siniestro de ésta naturaleza en un despegue o aterrizaje tendría resultados fatales. Pueden hacerse algunas consideraciones acerca del Starfighter: los accidentes se vieron favorecidos, en una alta proporción, llevando a cabo misiones de entrenamiento de ataque e intredicción profunda a baja cota, así como despegues y aterrizajes dificultosos en climas de muy baja visibilidad por presencia de nubosidad, niebla y lluvias intensas y presencia de tormentas, en cercanías de cadenas montañosas y valles profundos, típicos de Europa Central. En climas más benignos y realizando misiones de interceptación, la tasa de accidentes operativos fue escasa o nula. Los casos más extremos fueron los de España, que no perdió ninguno de sus 21 aviones en 7 años de operaciones y 17000 hs de vuelo y Japón, que entre 1962 y 1986 sólo perdió 3 aeronaves de un total de 220, y dos de ellas por colisión aérea.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.