Dos viejos guerreros de los 60 y 70, se resisten a ser retirados.

Funcionarios de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos han desmentido la retirada del servicio activo de los icónicos aviones Lockheed U-2 y Fairchild-Republic A-10C Thunderbolt II  

Los rumores sobre su posible retirada ha sido interpretado por analistas en materia de Defensa al no estar incluidos en las partidas presupuestarias para el año fiscal 2018 motivando dudas sobre su continuidad en las fuerzas aéreas.

Sin embargo, funcionarios de la USAF dijeron el pasado martes, que no hay planes para retirar ni al famoso A-10 Warthog ni el venerable avión espía U-2 y cualquier especulación carece de sentido.

“El mundo ha cambiado, por lo que estamos tratando de mantener la capacidad y la prestación”, dijo el mayor general James Martin, subdirector adjunto de la Fuerza Aérea para el presupuesto del 2018. “Con respecto al U-2, planeamos mantener esa plataforma en el futuro todavía durante mucho tiempo. No hay una fecha de jubilación fijada ni se contempla la retirada del U-2 en este presupuesto”. 

El RQ-4 Global Hawk, la aeronave no tripulada de larga duración planeada para reemplazar el U-2, también continuará experimentando mejoras de sensores. 

Igualmente se aseguró que el A10C se mantendrá por varios años más hasta encontrar otro avión que supere las prestaciones que ofrece el Thunderbolt. Los documentos generales del presupuesto muestran que la Fuerza Aérea tiene la intención de financiar totalmente la flota entera compuesta por 283 A-10C.

Cabina de vuelo del A10C Thunderbolt

La decisión de mantener estas dos plataformas en servicio, es una gran victoria para el Congreso, que repetidamente frustró los intentos de los partidarios de retirar el A-10 y el U-2, así como para los defensores de ambas plataformas en las comunidades veteranas de la Guardia Nacional Aérea y de la Fuerza Aérea. 
El portavoz de la USAF informó que cuando se dio a conocer el presupuesto del año fiscal 2015 en febrero de 2014, los límites presupuestarios habrían obligado a la Fuerza Aérea a abandonar algunos de sus viejos programas de armas para no sobrepasar la asignación concedida por el Senado; y como tal, la Fuerza Aérea pidió entonces la no inversión en su flota de U-2.

Por otro lado, el mando militar ha desistido de esta posibilidad y ha llegado a la conclusión de que no puede continuar su actual ritmo operacional sin el importante apoyo de los aviones espía U-2 y Global Hawk.
También el A-10C ha estado involucrado en una batalla presupuestaria similar desde los presupuestos del 2015. En febrero, el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general David Goldfein, dijo a los periodistas que hasta entonces se habían podido evitar los planes para comenzar a dar de baja los primeros A-10 pero que esto no lo podían mantener por mucho tiempo. 

Vamos a mantenerlos operativos hasta 2021, mientras llega esa fecha, nos reuniremos con el Secretario de Defensa James Mattis y revisaremos todos nuestros presupuestos hasta encontrarle una solución, eso es lo que determinará el camino a seguir”. 

¿Cómo es el U-2?

El Lockheed U-2, apodado “Dragon Lady”, es un avión de vigilancia a gran altitud, monomotor y monoplaza, usado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) y previamente por la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Realiza misiones de vigilancia todo tiempo a altitudes superiores a 21.000 m. El avión también hace tareas de investigación y desarrollo de sensores electrónicos, calibración de satélites y validación de datos de satélites.

Características generales

  • Tripulación:1 piloto
  • Longitud:19,2 m
  • Envergadura:31,4 m
  • Altura:4,88 m
  • Superficie alar:92,9 
  • Peso vacío:760 kg
  • Peso máximo al despegue:100 kg
  • Planta motriz:1× Turbofán General Electric F118-101.

 Rendimiento

  • Velocidad máxima operativa:805 km/h
  • Velocidad crucero:690 km/h
  • Alcance:300 km
  • Techo de vuelo:300+ m

Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II 

El Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II es un avión de ataque a tierra monoplaza, birreactor y de ala recta, desarrollado en Estados Unidos por la compañía Fairchild-Republic a principios de los años 1970. Fue diseñado a petición de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) para proporcionar apoyo aéreo cercano (CAS) a las tropas terrestres mediante el ataque a carros de combate, vehículos blindados y otros objetivos terrestres con una capacidad limitada de interdicción aérea. Es el primer avión de la USAF diseñado exclusivamente para misiones CAS.

El A-10 está diseñado en torno al GAU-8 Avenger, un potente cañón rotativo que forma el principal armamento del aparato. El fuselaje del avión incorpora unos 540 kg de blindaje y su diseño está pensado para dar prioridad a la supervivencia del avión, con las medidas de protección necesarias para permitir a la aeronave permanecer en el aire incluso después de sufrir daños significativos.

Su sobrenombre oficial, Thunderbolt II (‘trueno’ en inglés), viene del Republic P-47 Thunderbolt de la Segunda Guerra Mundial, un cazabombardero que fue especialmente efectivo en la misión de apoyo aéreo cercano.

Ha participado en operaciones de combate en la Guerra del Golfo, en los conflictos de Bosnia y Kosovo, en la Guerra de Afganistán y en la Guerra de Irak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *