EE.UU. añade potencia aérea a las operaciones navales en el disputado Mar de China Meridional.

Expertos de la región afirman que los funcionarios estadounidenses están utilizando una serie de aviones para realizar controles rápidos pero exhaustivos de la expansión de China en un mar asiático en disputa.  

Los vuelos, sumados a los pasos más evidentes de los buques de la marina por el Mar de China Meridional, irritarán aún más a China, según los analistas, que añaden que los aviones ven más que los buques y completan sus misiones más rápidamente. 

Los aviones pueden inspeccionar fácilmente el mar y, debido a su altitud, ver “muchas cosas que un buque no puede” a “vista de pájaro”, afirma Alexander Vuving, profesor del Centro Daniel K. Inouye de Estudios de Seguridad en Asia-Pacífico, en Hawai. Los aviones van y vienen más rápido que los barcos. Los pasos de los buques de guerra estadounidenses en el Mar de China Meridional se duplicaron en 2019.

Los aviones estadounidenses vuelan a más de 22 kilómetros de la costa de China, indicó Vuving.  

Gama de aviones

Entre las aeronaves estadounidenses más visibles están los bombarderos B-52, que fueron avistados en 2018 y en julio del año pasado cuando volaron desde Guam para unirse a un ejercicio de portaaviones. El mes pasado despegaron aviones de grupos de ataque de portaaviones estadounidenses que se desplazaban por el mar. 

Washington envía regularmente aviones de reconocimiento al Mar de China Meridional, según fuentes chinas. Entre marzo y noviembre del año pasado, Estados Unidos envió tres aviones de vigilancia civiles contratados para “vigilar” el Mar de China Meridional, entre otras vías navegables, afirma el sitio web de investigación South China Sea Strategic Situation Probing Initiative. Los aviones civiles apoyan a ocho tipos de aviones de reconocimiento militar.

En febrero de este año los aviones de reconocimiento sobrevolaron el Mar de China Meridional en tres ocasiones, según el Global Times, controlado por el gobierno de Pekín.

En 2019, el Cuerpo de Marines de Estados Unidos envió sus aviones F-35B Lightning II para realizar ejercicios militares conjuntos en Filipinas, marcando un aumento de la capacidad militar “comprometida con una región Indo-Pacífica libre y abierta”, dice la Marina de Estados Unidos en su sitio web. 

Reacción de China

El espacio aéreo fuera de los 22 kilómetros normalmente no pertenece a ningún país, pero Pekín reclama el 90% del Mar de China Meridional y cita registros históricos que indican el uso chino de la vía de agua.  

 Brunéi, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam consideran suyos todos o parte de los mismos 3,5 millones de kilómetros cuadrados de mar, lo que provoca roces con China. Los estados reclamantes buscan en estas cálidas aguas reservas de pescado y combustible submarino.  

El sitio web de investigación chino califica de “frecuentes” las operaciones de reconocimiento de Estados Unidos y dice que “han dado un fuerte impulso a la construcción del campo de batalla y a la preparación para la guerra en todo el ejército de Estados Unidos”. Los funcionarios de Pekín dicen que las unidades militares estadounidenses perturban la paz y violan el derecho internacional.  

Estados Unidos, antiguo rival de China en la Guerra Fría y actual superpotencia, no reclama el mar. Ha intervenido cuando Pekín toma la iniciativa militar en la disputa marítima, amenazando a una red de gobiernos proestadounidenses como Taiwán y Filipinas.   

China, que está respaldada por un ejército cada vez mayor que se sitúa como el tercero más fuerte del mundo, tomaría “medidas enérgicas” si un avión estadounidense entrara en su espacio aéreo, dijo Araral. Los aviones y buques de guerra chinos ya realizan simulacros periódicos en el mar disputado.  

Esta foto tomada el 2 de enero de 2017 muestra una formación de la armada china durante ejercicios militares en el Mar de China Meridional.

Ambas potencias probablemente seguirán volando hasta que las relaciones bidireccionales mejoren, dijo Alexander Huang, profesor de estudios estratégicos de la Universidad Tamkang de Taiwán. Los dos países están enfrentados por el comercio y la tecnología, así como por la presión militar de China contra sus vecinos.  

“Lo cierto es que si los [lazos militares] entre Estados Unidos y China no vuelven a la normalidad, seguiremos viendo este tipo de informes (y) quejas”, dijo Huang.  

Acogida fuera de China

Los otros cinco reclamantes del Mar de China Meridional buscan el apoyo de Washington contra la expansión marítima de Pekín, ya que todos son militarmente más débiles que China. Les molesta que China reclame tierras en algunos de los diminutos islotes del mar, así como la circulación de barcos chinos cerca de reservas sensibles de gas natural y petróleo. En la actualidad, algunos islotes en manos de China están ocupados por infraestructuras militares, y en julio se han visto aviones de combate chinos en la isla de Woody, un lugar muy disputado por Vietnam. 

Los analistas creen que los reclamantes del sudeste asiático esperan que los vuelos de Estados Unidos disuadan a China de ampliar sus reclamaciones marítimas.  

Para Filipinas, “cuando Estados Unidos hace estas cosas, en cierto modo demuestra una especie de equilibrio de poder”, dijo Aaron Rabena, investigador de la Fundación Asia-Pacific Pathways to Progress en la ciudad filipina de Quezon.

Ralph Jennings

One thought on “EE.UU. añade potencia aérea a las operaciones navales en el disputado Mar de China Meridional.

  • el 24 marzo, 2021 a las 21:33
    Permalink

    Hay que parar de patas a los chinos comunistas.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.